Ritmo cardiaco acelerado causa muerte prematura

Estudio encontró que las personas que tienen una frecuencia cardiaca más elevada llegan a menos edad, aun cuando tengan buena condición física.

18/04/2013 4:55
AA

 La buena condición física, buena figura y una vida activa no ayudan a evitar la muerte prematura cuando la persona padece de frecuencia cardiaca alta, según reveló un estudio publicado en la revista Heart.

El hallazgo mencionó el peligro potencial que se oculta en los cuerpos tanto de los hombres como de las mujeres que tienen pulsos rápidos cuando no están haciendo ejercicio.

Magnus Thorsten Jensen, cardiólogo del Hospital Universitario de Copenhague, en Gentofte, y autor del estudio, “Una frecuencia cardiaca elevada no necesariamente significa enfermedad”, comentó. “Pero sabemos que hay una asociación muy firme y significativa entre una frecuencia cardiaca elevada y la esperanza de vida”.

Según una investigación  de Jensen y colegas, las personas con pulsos en reposo de 80 latidos por minuto mueren entre cuatro y cinco años antes que los que tienen pulsos de 65 latidos por minuto.

 “Para ponerlo en perspectiva, se trata de la misma diferencia en la esperanza de vida, en los mismos individuos, de tener un diagnóstico de cáncer en algún momento de la vida o no”, planteó.

La investigación no dio información de la relación que existe entre la frecuencia cardiaca y la esperanza de vida, pero saben que las personas en buena condición física tienen unas frecuencias cardiacas más bajas y las que no hacen mucho ejercicio tienen frecuencias cardiacas más altas. Esto plantea el tema de si unas frecuencias cardiacas más elevadas simplemente reflejan los estilos de vida malos para el corazón de las personas sedentarias.

Pero ¿qué pasaba con quienes a pesar de hacer ejercicio tenían frecuencias por encima de 70?, esa fue la respuesta que dio este hallazgo. Una frecuencia cardiaca más elevada en reposo provoca una muerte más temprana incluso entre las personas que están sanas y que hacen ejercicio con regularidad.

Y con este resultado el investigador descubrió que el ejercicio físico puede ayudar a disminuir el pulso cardiaco, pero no lo controla, la frecuencia cardiaca es una variable independiente.

Esta fue la conclusión luego de realizar un análisis durante 16 años a dos mil 800 hombres a partir de 1970.

Los investigadores ajustaron las estadísticas de tal manera que no se vieran afectadas por factores como unas cifras altas o bajas de hombres de cierta edad o con ciertos hábitos. Tras el ajuste, hallaron que el riesgo de muerte aumentaba en un 16% por cada aumento de 10 latidos por minuto en la frecuencia cardiaca en reposo.

La situación entre las mujeres probablemente no sea muy distinta, dado que investigaciones anteriores sobre la frecuencia cardiaca las han incluido y han tenido hallazgos similares, comentó Jensen. (Medline)


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: