Rockreros que estuvieron a un paso de morir

Sobredosis, accidentes y cirugías, les causaron la muerte por segundos y minutos

22/01/2017 3:13
AA

Por diversas circunstancias relacionadas con su estilo de vida, algunos representantes de la música rock han enfrentado experiencias muy cercanas con la muerte, al grado que fueron reportados clínicamente muertos por segundos y hasta minutos, tiempo en el que algunos aseguran vivieron cosas que jamás olvidarán, ¿quiénes son? A continuación te lo decimos.

Ozzy Osbourne

En 2003, el rockero vio de cerca la muerte cuando sufrió un accidente en un quad (vehículo de cuatro ruedas similar a una moto)

“Me dijeron los médicos que estuve muerto por algún tiempo”, dijo el cantante.

Al caer, el quad le cayó encima y le rompió el cuello, la clavícula y ocho costillas. Los pulmones se encharcaron y estuvo sin respirar y sin pulso por más de un minuto. Su guardaespaldas fue quien lo reanimó, indicó su esposa Sharon en una ocasión.

“Tengo un vago recuerdo de mi guardaespaldas montándome en su moto y llevándome a través de los campos. Luego recuerdo estar en una ambulancia y un montón de médicos examinándome. Además, al romperse, la clavícula había seccionado la arteria principal del brazo, de modo que no circulaba la sangre y por un tiempo pensaron que tendrían que amputármelo. Después me sumieron en un coma inducido químicamente para soportar el dolor”, dijo Osbourne en su autobiografía I am Ozzy.

Dave Gahan

El vocalista de la banda Depeche Mode, estuvo dos minutos clínicamente muerto por una sobredosis en 1996.

“Me encontraba flotando justo debajo del techo y pude observar lo que ocurría debajo de mí, con el equipo médico corriendo alrededor de mi cuerpo para intentar salvarme”, declaró al diario alemán Bild am Sonntag en 2013.

“Grité que no estaba ahí abajo sino arriba. Creo que fue mi alma la que gritó tras haber abandonado el cuerpo y la que fue testigo de lo que sucedía con mi cuerpo. Los segundos me parecieron horas y el miedo y la oscuridad me rodearon de repente, como si alguien hubiera apagado la luz”, añadió

Los médicos estaban rindiéndose, pero al final lograron salvar a Gahan.

Slash

En 2012, el guitarrista de Guns N’Roses, festejó después de un concierto en el Oakland Stadium, junto con una amiga y su novio; sin embargo, no creyó que ese día pudo haber muerto.

“Nos pusimos a ello y le dimos con ganas hasta quedar colocadísimos. Me levanto, me tiemblan las rodillas, la cabeza me da vueltas… Salgo de la habitación, arrastro los pies por la moqueta, dándome cuenta de que estoy mareado y no puedo hablar. Abro la puerta, no controlo nada. Veo a una señora de la limpieza y pregunto por el ascensor, pero escucho mi voz muy lejana. Caí al suelo del pasillo como un muñeco. Perdí el conocimiento y mi corazón se detuvo durante ocho minutos… Me desperté cuando los desfibriladores me golpearon el pecho y recargaron mi corazón para que pudiera latir. Recuerdo la luz intensa en mis ojos y un círculo de gente a mi alrededor”, cuenta en su autobiografía.

Nikki Sixx

El 23 de diciembre de 1987, el bajista de rock de Mötley Crüe, estuvo de fiesta con amigos como Robbin Crosby, Slash y algunos de Megadeth, cuando por seguir disfrutando, se le pasó la mano y casi pierde la vida. De echo estuvo muerto por dos minutos.

“Cuando abrí los ojos, estaba de espaldas y alguien me llevaba por una especie de pasillo. ‘¡Lo estamos perdiendo!’, dijo una voz. Para mi sorpresa, me puse en pie sin esfuerzo, como si no pesara nada. Sentí como si una fuerza sumamente amable me estuviera agarrando la cabeza y tirando hacia arriba. Sobre mí, todo era de un blanco brillante. Miré hacia abajo y me di cuenta de que había abandonado mi cuerpo”, narró en la autobiografía coral de su banda.

Afortunadamente, un enfermero lo trajo de vuelta con dos inyecciones de adrenalina cuando era trasladado en ambulancia al hospital.

“Tenía una clavada (inyección) en el lado derecho del pecho y la otra sobresalía del izquierdo”, recuerda.

Phil Anselmo

El vocalista de Pantera, sufrió una sobredosis el 13 de julio de 1996 que le provocó un paro cardiorespiratorio y posteriormente la muerte por cinco minutos.

“Yo, Philip H. Anselmo, me inyecté una dosis letal de heroína en mi brazo y fallecí durante cuatro o cinco minutos. Me lo tomo como una señal de que no puedo ser irresponsable nunca más. No puedo regresar a esa etapa infantil en la que la gente tiene que cuidar de mí. Tengo mucho trabajo que hacer como para desperdiciar todo el tiempo”, declaró cuatro días después del incidente y pidió perdón en diversas revistas.

Josh Homme

El líder de Queens of the Stone Age, casi pierde la vida no por una sobredosis, sino por una intervención quirúrgica en una rodilla.

Fue en 2010 cuando Homme se sometió a la cirugía, pero durante el procedimiento, se presentaron problemas con la anestesia que le causaron la muerte por unos instantes.

“Me desperté y ahí estaba el médico diciendo: ‘Mierda, te habíamos perdido’. No pude levantarme de la cama en meses y los dos siguientes años fueron de frustración y angustia”, dijo en 2013 al periódico The Independent.

Asimismo, dijo que esa experiencia le enseñó a valorar las cosas realmente importantes de la vida.

Al Jourgensen

El líder de la banda de metal Ministry, ha muerto tres veces durante unos instantes debido a sus brutales excesos.

“He estado muerto tres veces. Una de ellas reconozco que me cambió desde un punto espiritual en el que sabes que hay vida después de la muerte. En las otras dos, creo que sencillamente estaba demasiado jodido como para saber que estaba muerto”, dijo.

Don Powell

El baterista del grupo inglés de glam rock Slade, salió de una fiesta ebrio y tuvo sufrió un accidente en su Bentley en 1973, donde perdió la vida su novia.

Él fue trasladado al hospital en donde estuvo seis días en coma, tiempo en que el su corazón dejó de latir dos veces.

Para aliviar la presión del cerebro, los médicos perforaron su cerebro. Sus piernas, brazos y costillas también estaban destrozados.

“Cuando desperté había tubos por todas partes y entré en pánico. No sabía dónde estaba, así que me quité los tubos y salí de la cama. Pero las enfermeras me volvieron a acostar mientras yo preguntaba: ‘¿Qué estoy haciendo aquí?”, reveló en su autobiografía What I Dun: My Life In Slade, donde asegura que la pérdida de memoria le impide saber si era él quien manejaba o había una tercera persona.

Aaron Lazar

El líder de The Giraffes, sufrió una muerte cardíaca súbita mientras conducía por el Manhattan Bridge en 2005.

Su cuerpo quedó tirado sobre el volante y su novia fue quien llamó a la ambulancia, en donde se pudo salvar por primera vez gracias a un desfibrilador.

Pese a ello, en el hospital su corazón se volvió a detener y los médicos dijeron que probablemente no pasaría la noche.

Taylor Hawkins

El baterista de los Foo Fighters, estuvo en coma dos semanas en 2012, debido a sus excesos y una sobredosis.

Durante ese tiempo, su compañero y amigo Dave Grohl, lo acompañó en su cama hasta que despertó.

Eminem

Aunque no pertenece al mundo del rock, el rapero también se enfrentó a la muerte en 2009, durante una recaída que le provocó sobredosis por píldoras que un amigo le consiguió.

“Resultó que estas pastillas eran metadona. Si lo hubiera sabido, probablemente no las hubiera tomado, pero tampoco estoy seguro de eso. Mi médico me dijo que la cantidad de metadona que había tomado era el equivalente a cuatro bolsas de heroína. Tuve una sobredosis y estuve muerto unos minutos”, declaró a Vibe Magazine.

(Con información de El País)


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: