Ruido en gimnasios daña sistema auditivo

Dentro de un gimnasio se genera ruido que sobrepasa los 80 decibeles, siendo 50 el nivel máximo que tolera el oído humano.

16/09/2013 9:45
AA

La música a tan alto volumen, como se escucha durante las clases de spinning, zumba y demás rutinas de ejercicios desarrolladas en gimnasios, puede acarrear problemas auditivos para los deportistas, sobre todo si la exposición es prolongada.

Ante ello, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha marcado límites para el nivel decibélico dentro de espacios cerrados, tomando los 50 decibeles como el nivel máximo de volumen que no afecte a los deportistas.

Los gimnasios y espacios cerrados dedicados al deporte, llegan a superar los 85 decibeles, nivel que es provocado tanto por la música como por el ruido que se genera cuando la gente está utilizando las máquinas de pesas y se suma el de las clases de spinning, zumba, etcétera. De ahí que la gente que acude regularmente a este tipo de lugares comience a padecer problemas auditivos por la exposición.

Por otra parte, se ha comprobado que si se hace ejercicio mientras se escucha música, mejora la actitud y el trabajo se aprovecha completamente, sin importar el volumen al que se escuche.  Sin embargo, cuando sobrepasa los 100 decibeles llega a generar problemas en la audición.

Uno de los peores momentos son las clases de spinning, ya que la música combinada con el ruido que proviene de las bicicletas estáticas y las instrucciones del profesor, llega a superar los 100 decibeles.

El problema se acrecienta cuando la exposición al decibelaje es prolongada, ya que después de 1 a 2 horas de práctica, los deportistas llegan a sufrir tinnus o una sordera momentánea al terminar la clase. Eso quiere decir que la audición del sujeto en cuestión ha sido alterada.

Esto no cambia con la utilización de audífonos y aparatos de reproducción MP3, populares entre los deportistas, ya que aquellos generan un decibelaje de 80 a 120.

El doctor Javier Dibildox, miembro de la Federación Mexicana de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello, A.C. (FESORMEX), asegura que para los gimnasios se recomienda tener un nivel de sonido que no supere los 70 a 80 decibles durante las clases de fitness; así, como una estructura aislamiento con respecto al exterior para evitar que se emita o se reciba un ruido excesivo y un aislamiento acústico adecuado entre las salas. Esto con el fin de evitar un daño auditivo paulatino e irreversible a las personas que se ejercitan en dicho lugar”.

Una de las recomendaciones que dictan los especialistas es controlar el volumen de manera personal, utilizando tapones que pueden reducir hasta 30 decibeles. (Con información de El Financiero)

 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: