¿Cómo saber que un bebé tiene alergia a la proteína de la leche de vaca?

Entre 2% y 7.5% de bebés menores de un año de edad padecen o pueden llegar a padecer esta alergia

18/07/2017 8:28
AA

La leche es fundamental en la alimentación de los bebés durante los primeros meses de vida, sin embargo, poco se sabe sobre una peligrosa alergia que ésta puede provocar.

El Dr. Jorge Higuera Benítez, pediatra gastroenterólogo(*), explica que entre 2% y 7.5% de bebés menores de un año de edad sufren alergia a la proteína de la leche de vaca, que es la alergia más frecuente en los bebés.

¿Qué es la alergia a la proteína de la leche de vaca?

El pediatra Higuera explica que es una enfermedad del sistema inmunológico que causa una susceptibilidad exagerada a la proteína de la leche de vaca.

Puede presentarse en los primeros 6 meses de vida y los síntomas que la manifiestan suelen confundirse con otros padecimientos.

El experto explica que los bebés ingieren esta proteína de las fórmulas infantiles o directamente del pecho de la madre, ya que si las mamás ingieren leche de vaca le transmiten esta proteína al bebé.

Esta alergia puede manifestarse de diversas formas, pero los síntomas más comunes son los siguientes:

  • Aparición de problemas en la piel como ronchas o dermatitis
  • Cólicos
  • Reflujo
  • Diarreas con moco y sangre

“Es una mezcla de síntomas, pero el principal son los problemas en la piel, lo que complica el diagnóstico y puede confundirse con alergias a cremas o shampoos”, advierte el especialista.

De igual forma, Higuera recalca que los bebés que tienen antecedentes de alergias son más susceptibles a desarrollar este problema.

Si tu bebé presenta estos síntomas por más de dos semanas, debes llevarlo de inmediato con un pediatra, ya que no atender este problema tiene graves consecuencias como desnutrición, bajo peso, anemia e incluso, la muerte.

Tratamientos

Cuando el bebé es diagnosticado con alergia a la proteína de la leche de vaca, lo primero que el pediatra debe hacer es quitar de la dieta de la madre la leche de vaca y sus derivados, para evitar que la transmita por el pecho al pequeño.

De igual forma, es importante que en el primer año del bebé se evite por completo la alimentación a base de leche entera de vaca.

Si el bebé toma leche de fórmula de proteína normal, debe cambiarse por una con proteína extensamente digerida o hidrolizada.

El experto advierte que este tipo de fórmulas solo debe cambiarse bajo la supervisión y prescripción de un pediatra.

Checa qué hacer en caso de alergia a la leche

Probiótico LGG

El Dr. Higuera explica que una de las formas más recientes y exitosas para combatir esta alergia es mediante el probiótico Lactobacilius rhamnosus GG (LGG).

Estudios han demostrado que este probiótico reduce el tiempo de tratamiento y acorta el tiempo de la enfermedad, que regularmente dura entre 12 y 24 meses.

El probiótico LGG puede encontrarse incluido en algunas fórmulas infantiles que solo el pediatra puede recetar.

Es importante que no sustituyas las fórmulas o la leche materna por otro tipo de alimentos como la leche de almendras o de soya, ya que podrías afectar gravemente la salud de tu bebé.

“Está contraindicado, no se debe dar ninguna fórmula de esta naturaleza antes del primer año de edad, porque no están diseñadas para las necesidades nutricionales de un bebé”, advierte el pediatra.

¿Es igual la alergia a la proteína de la leche y la intolerancia a la lactosa?

Higuera sugiere que no debes confundir la alergia a la proteína de la leche con la intolerancia a la lactosa, ya que esta última no tiene ninguna reacción en el sistema inmunológico.

La intolerancia a la lactosa causa problemas digestivos debido a una azúcar en la leche, pero no causa una reacción alérgica y se soluciona suspendiendo el consumo de la lactosa.

La alergia a la proteína de leche, en cambio, puede durar hasta un año y es una respuesta alérgica del sistema inmunológico a la proteína de la leche.

Para concluir, el pediatra asegura que con un tratamiento correcto, esta alergia puede curarse y se pueden eliminar las probabilidades de desarrollar otras alergias en la edad adulta como el asma.

(*) Dr. Jorge Higuera Benítez,  médico pediatra con subespecialidad en Gastroenterología y Nutrición Pediátrica por el Hospital de Pediatría del Centro Médico Nacional Siglo XXI


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: