¿Sabes identificar un dolor?

Dependiendo de su temporalidad o intensidad, el médico podrá hacer un diagnóstico adecuado que permita encontrar el motivo del daño.

24/05/2010 12:18
AA

Apenas despierta, siente ese dolor terrible en la parte baja de la espalda, siente que se le va a romper la columna vertebral, América se ve obligada, literalmente, a arrastrase por la cama para poder ponerse en pie, finalmente lo logra y comienza sus tareas domésticas: llevar a los hijos a la escuela, limpiar la casa, preparar la comida, aun cuando persiste la molestia.

América tiene 45 años de edad, es cuidadosa con su persona y acude regularmente al doctor; sin embargo, las malas posturas han provocado lesiones en su espalda y esto es causa de su dolor.

Todos hemos sentido algún tipo de dolor, en mayor o menor intensidad, y la importancia de esto es que  nos alerta sobre un daño a nuestro cuerpo, de ahí la necesidad de acudir al médico para un diagnóstico acertado, es decir saber por qué duele y atacar la enfermedad causante, así como contar con los fármacos indicados para eliminar efectivamente la molestia.

Así se estableció en el seminario ¿Cuántos tipos de dolor hay?, donde la doctora Lilia Andrade Ortega, adscrita al Centro Médico Nacional “20 de Noviembre, del ISSTE, explicó que lo principal para saber de dónde proviene el dolor y cómo disminuirlo, es diagnosticar correctamente qué tipo de dolor es: nociceptivo, neuropático  o mixto.

El dolor nociceptivo puede ser provocado en automático cuando se produce alguna lesión, sea por quemadura, una cortadura grave o con una simple hoja de papel, porque se tuerce el tobillo, o se golpea un dedo, por esto puede ser muy intenso o leve, pero es temporal.

Así, el dolor aparece como algo subjetivo; estas lesiones provocan irritación en ciertas terminaciones nerviosas, llamadas nocireceptores que envían las señales al cerebro para alertar sobre el daño.

Para tratar el dolor nociceptivo, apuntó la especialista,  se usan tres tipos de medicamentos: analgésicos simples (paracetamol), opioides (dextropropoxifeno, tramadol y buprenorfina) y los antiinflamatorios no esteroideos, que son los más utilizados, “su aplicación en el tratamiento del dolor llega al grado que 30 millones de personas en el mundo consumen diariamente antiinflamatorios no esteroideos”

El dolor persistente

Respecto al dolor neuropático, la doctora Andrade Ortega explicó que este es crónico, es decir, se mantiene de manera constante por largo tiempo. Se transmite a través de los nervios periféricos, es decir, de toda la red nerviosa que corre por el cuerpo humano. Esto, porque las enfermedades o lesiones que lo producen hacen más sensibles a los nervios responsables de emitir al cerebro las señales de dolor.

El dolor neuropático puede provocarse por una intervención quirúrgica o lesiones mayores como una herida de bala, o bien por severas enfermedades, particularmente la diabetes.

Puede ser punzante, intenso, chocante o penetrante. También resulta ser muy persistente ya que no suele responder tan bien como el dolor nociceptivo a las terapias convencionales contra el dolor, tales como fármacos sin receta (por ejemplo aspirina o ibuprofeno) y fármacos recetados.

De estos dolores el más común es el derivado de la diabetes, llamado neuropatía diabética, el cual llega a ser tan serio que en ciertos casos se  registra lo que se llama el “miembro fantasma”, esto es, existen casos extremos en que se amputó una pierna o un brazo, pero   el paciente siente dolor como si aun contara con esa extremidad ya amputada, porque el antecedente quedó registrado en los nervios periféricos y éstos continúan mandando las señales de dolor al cerebro.

Otro dolor neuropático común es el denominado neuralgia postherpética, es aquel que se manifiesta en la piel aun después de que ha sido posible eliminar una infección severa.

Finalmente, la doctora Lilia Andrade Ortega refirió que el dolor mixto es una confluencia, una combinación del nociceptivo y del neuropático.

En determinados casos, como el cáncer, el dolor nociceptivo comienza por el crecimiento del tumor que provoca inflación del órgano afectado, pero después, por el mismo padecimiento, se hace crónico y  entra a la etapa de dolor neuropático.

 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: