¿Sabes qué es el Blefaroespasmo?

Un movimiento inconsciente y excesivo del párpado puede afectar la visibilidad de un paciente, incapacitándolo y restando calidad de vida.

09/08/2012 8:52
AA

Un parpadeo excesivo, intenso, frecuente e involuntario que puede incapacitar al paciente, es la definición de blefaroespasmo, dijo a SUMEDICO la doctora Ana Luisa Velasco Monroy (*), neuróloga por la UNAM.

Esta enfermedad puede afectar de forma gradual al paciente, manifestándose al principio como un tic nervioso, y no como el parpadeo normal con el que la persona busca lubricar el ojo y sacar impurezas.

“Al principio la incomodidad es puramente estética, pero conforme va avanzando el problema dificulta la visibilidad de la persona, porque el parpadeo puede ser cada segundo, impidiendo que la persona pueda manejar o caminar sola”, explicó la doctora.

Origen desconocido y secundario
La doctora explicó que hay ocasiones en que el problema puede ser secundario, como resultado de un traumatismo craneoencefálico, o bien, ser consecuencia de una arteria que, al aumentar la presión arterial, cabalga al nervio; aunque existe la posibilidad de que se le relacione con el desarrollo de un tumor, “pero frecuentemente no tiene razón anatómica, es solamente un movimiento involuntario que aparece de forma involuntaria”.

El blefaroespasmo es una enfermedad cuya incidencia es mayor en mujeres que han sobrepasado los 30 años de edad, pero a pesar de no ser tan común sí es un padecimiento que se observa constantemente en la consulta, de acuerdo con la especialista, tanto en mujeres en ese rango de edad como en niños que tienen 10 años y hasta personas mayores.

“El especialista que debe hacerse cargo de esta enfermedad es el neurólogo, porque no se trata de un problema muscular ni del ojo, sino de los nervios”, refirió la doctora.

Respecto a los tratamientos, la doctora Velasco Monroy advirtió que el que se utiliza con mayor frecuencia en la actualidad es el bótox, o toxina botulínica.

“Anteriormente se realizaba el tratamiento con fármacos, pero éstos provocaban una extrema somnolencia, incapacitando al paciente. Otra opción era la quirúrgica, pero el riesgo de una neurocirugía es muy alto”, explicó.

Lo que el botox realiza, como tratamiento contra el blefaroespasmo, es que disminuye la contracción muscular, permitiendo que el parpadeo continúe de forma natural, sin movimientos involuntarios y sin efectos colaterales, “siempre y cuando el producto y la aplicación de la toxina botulínica sean los adecuados”.

Finalmente, la doctora señaló que aun cuando la toxina botulínica debe aplicarse cada tres meses, un diagnóstico oportuno ayuda al paciente a mantener la enfermedad bajo control con la menor cantidad de medicamentos.

(*) Dra. Ana Luisa Velasco Monroy
Médico Neurólogo. Profesora e investigadora de la Facultad de Medicina de la UNAM.
analuisav@yahoo.com 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: