¿Sabes qué es la fobia escolar?

La padece sólo el 1% de la población infantil; tienen más predisposición a presentarla los niños que son sobreprotegidos por los padres.

26/12/2011 10:15
AA

¿Se acerca la hora de ir a la escuela y tu hijo presenta un miedo irracional, se muestra ansioso, le sudan las manos, tiembla, le duele la cabeza o el estómago y tiene náuseas o mareos?.

Debes poner atención al problema porque el niño podría presentar fobia escolar que puede ser desencadenada por dos motivos: la sobreprotección paterna o el maltrato por parte de maestros o compañeros.

De no atenderse a tiempo la fobia escolar, puede traerle problemas incluso en la edad adulta, señala Manuel Díaz Domínguez, médico adscrito a la Coordinación de Enseñanza e Investigación de los Servicios de Atención Psiquiátrica de la Secretaría de Salud.

El especialista refirió que esta alteración no es frecuente, se presenta en el 1% de la población infantil, pero cuando se diagnostica debe ser atendida de inmediato para evitar futuros problemas en la vida del niño.

Con la sobreprotección paterna, los padres suelen transmitir al niño inseguridad que se presenta cuando los padres se alejan de ellos.

“Los niños que tienen más predisposición a padecer este trastorno son aquellos que no han salido de casa, es decir, que no han asistido a estancias infantiles, y nunca se han separado de los padres”, puntualizó.

El otro motivo de la fobia escolar suele ser el maltrato de parte de compañeros o maestros o que el niño experimente sucesos negativos, cómo es el padecimiento de una enfermedad prolongada.

Cuando los padres noten una conducta retraída acompañada de síntomas físicos como dolor en alguna parte del cuerpo, náuseas, mareos y vómito, deben acudir al médico para que en primer lugar se descarte que tenga realmente una enfermedad orgánica y que el dolor que manifieste no sea una excusa para no acudir a clase.

Al descartarse el síntoma físico, se deben descubrir los motivos por los que el niño no quiere acudir a la escuela, se aconseja entonces hablar con el niño para descubrir el origen de sus temores por lo que será necesario acudir al psicólogo, quien trabajará en coordinación con los padres para establecer una rutina que permita lograr que todo se convierta en un hábito y se realice casi de forma automática, de modo que al niño apenas le dé tiempo para pensar en su miedo.

Otra estrategia consiste en acompañar al niño a la escuela y permanecer con él una media hora, después en la puerta del salón, luego permanecer un rato con él en la clase, con el fin de que se vaya familiarizando con ese ambiente.

También puede ser benéfico, en algunos casos y de acuerdo con los profesores, modificar el horario de la escuela para que el niño pase, al principio, menos tiempo en ella, hasta que poco a poco se vaya acostumbrando y consiga integrarse con los demás compañeros.

(Fuente:SSA) 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: