¿Sabes qué es el síndrome del ciclista?

También afecta a quienes hayan sufrido un parto complejo o un golpe fuerte en la zona del coxis

17/07/2017 5:57
AA

Andar en bicicleta es uno de los ejercicios más divertidos y saludables que podemos practicar, sin embargo, cuando no lo hacemos con los cuidados correctos podemos afectar al nervio pudendo.

El síndrome de Atrapamiento del nervio pudendo, mejor conocido como ‘El Síndrome del ciclista’ es un padecimiento en el que el nervio pudendo queda atrapado, causando mucho dolor y molestia, especialmente al permanecer sentados.

Afecta principalmente a los amantes del ciclismo y a las personas que pasan mucho tiempo sentadas, aunque también afecta a quienes hayan sufrido un parto complejo, un golpe fuerte en la zona del coxis o por una sutura profunda.

¿Qué es el nervio pudendo?

Concretamente, este nervio nace de las raíces sacras y se dirige a la pelvis para dar sus tres ramas terminales: el nervio dorsal del pene o del clítoris, el nervio rectal inferior y el nervio perineal.

El Jefe clínico de Ginecología del Hospital Sant Pau de Barcelona, Oriol Porta, afirma que es un padecimiento de difícil diagnóstico debido al poco conocimiento en el tema y porque se manifiesta en forma de un dolor con características inespecíficas.

“Los médicos suelen tardar en diagnosticar. A esto hay que sumarle que cualquier dolor cuando se cronifica se desdibuja y va afectando a más áreas. Por lo que puede generarse un solapamiento de síntomas con otras vísceras de la pelvis que dificulta llegar a un diagnóstico claro” afirma Porta.

Características del Síndrome de nervio pudendo

El experto señala que el dolor se puede presentar desde el pene o clítoris hasta el ano, aunque puede propagarse hacia otras áreas como la vulva o el escroto.

Así mismo, advierte que la aparición de las molestias puede ser súbita y mantenerse constante hasta tener periodos en los que las molestias desaparecen por un tiempo.

El tipo de dolor que se presenta es neuropático y la postura que mantenemos al estar sentados o al andar en bicicleta es un factor determinante para que se manifieste.

“El nervio pudendo es un nervio que tiene un grado de movilidad muy reducido debido a su trayecto anatómico. Este hecho explica por qué los pacientes experimentan un aumento del dolor cuando están sentados, ya que en esta posición el nervio pierde movilidad y es comprimido por las estructuras que lo rodean”, señala Porta.

>> ¿Usar la bicicleta daña la salud sexual? 

¿Cómo distingo el dolor de este síndrome?

Porta describe algunas de las características específicas de este tipo de dolor:

  • Sensación de quemazón intensa
  • Descargas eléctricas
  • Sensación de agujas clavadas

Estas sensaciones se presentan en la parte más íntima del cuerpo, en el nervio pudendo que va desde el pene o clítoris hasta el ano.

Así mismo, el experto describe que los síntomas tienen características neuropáticas y pueden ser constantes pero con oscilaciones.

Además, advierte que hay posiciones que lo agravan, como el estar sentado en superficies duras. “Se asocia también a la sensación de tener una pelota de golf en el recto o en la vagina, a una sensación constante de pesadez”.

En algunos pacientes, la enfermedad no solo se manifiesta con dolor perineal sino que también puede presentarse con dolencias a nivel urinario, sexual o digestivo.

El experto explica que esto sucede porque la compresión del nervio provoca una contractura de la musculatura pélvica, lo que puede derivar en problemas de estreñimiento, dificultad para orinar o dolor durante las relaciones sexuales.

También puede presentarse un aumento en la sensibilidad de la piel, de mucosas o de órganos vecinos como la vejiga, el recto o el útero.

Diagnóstico y tratamiento

Oriol Porta sugiere que debido a las características neuropáticas del padecimiento, el tratamiento debe ser con antidepresivos o antiepilépticos, ya que estos disminuyen la excitabilidad de las células del sistema nervioso.

Así mismo, sugiere que se eviten los analgésicos porque son poco eficaces.

Por último, recomienda la fisioterapia para relajar los músculos afectados, la electroestimulación y la terapia cognitivo-conductual o la meditación. Solo en casos concretos se puede recurrir a la cirugía.

No todos los dolores crónicos en el área pélvica sugieren que el nervio pudendo quedó atrapado pero, si presentas alguno de estos síntomas debes acudir al médico, él te dará el mejor diagnóstico.

(Con información de Infosalus)


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: