Sadomasoquismo, un trastorno o una conducta

Aunque muchos se han atrevido a combatir la rutina sexual, algunos llegan a los extremos como adoptar roles de amo o sumiso.

11/02/2015 3:58
AA

Catálogado por el escritor Stephen King comoporno para mamás“, el fenomeno de la trilogía erótica de la escritora E.L. James,  “50 sombras de Grey”, crece alimentado por el estreno de la película, protagonizada por Dakota Johnson y Jamie Dornan en exhibición en una fecha ideal: la víspera del Día del Amor y la Amistad.

El libro es la historia de una universitaria recién egresada y un joven millonario, quienes mantienen una relación centrada en una serie de prácticas sexuales, entre ellas el sadomasoquismo. ¿Pero qué es, se trata de una conducta o es un trastorno?

El sadomasoquismo es una palabra que deriva de los términos “sadismo” y “masoquismo” y el primero en utilizarlo fue el Marqués de Sade, escritor y filósofo francés del siglo XVIII.

Muchas parejas se han atrevido a combatir la rutina sexual con nuevas formas de avivar la pasión, pero algunos han llegado a extremos como adoptar los roles de amo o sumiso. 
 
José Bustamante Bellmunt, secretario general de la Asociación Española de Especialistas en Sexología, explicó que el sadomasoquismo se utilizaba para hablar de una patología relacionada con personas que necesitan ejercer la dominación, la violencia o la agresividad para sentir excitación, o aquellos que necesitan lo contrario, es decir, sentirse humilladas  o recibir dolor para conseguir placer sexual.
 
Algunas personas no lo convierten en enfermedad, sino que se aficionan a este tipo de prácticas en mayor o menor medida, algunas veces no es un trastorno y sólo se trata de una conducta sexual gratificante, añadió.
 
La necesidad es el límite, dijo Bustamante Bellmunt. Quienes necesitan incluir estos juegos y no son capaces de disfrutar una relación sexual sin dominación y sumisión, pueden padecer este trastorno. 
 
Incorporar en los rituales sexuales este tipo de prácticas no  es un problema, siempre y cuando las dos partes estén de acuerdo. El problema es cuando, el que tiene la actitud masoquista, busca satisfacer la necesidad sádica fuera de su relación de pareja. Ahí llega la ayuda en terapia o la ruptura de la pareja.
De acuerdo con el especialista, los pensamientos como “Disfruto cuando me someten” o “me siento bien cuando tengo una actitud de dominación” son los que las personas masoquistas o sádicas tienen en la mente a la hora de enfrentarse a su vida íntima.
El sadomasoquismo se convierte en un juego de interpretación de roles, pero el dolor sigue siendo la fuente de placer
Dolor físico: En las prácticas se realizan quemaduras con velas, pellizcos, ataduras fuertes, golpes y bofetadas durante el acto sexual, además de mordiscos en la zona genital y en la del pecho.

Dominación:
Se trata de la obediencia. El bondage requiere ataduras en las manos y en los pies, vendas en los ojos o mordazas en la boca.
 
No hay un perfil del sadomasoquista, pero cuando una persona debe tomar decisiones y llevar las riendas, pasa a ser sumiso en la parte sexual, así descargan la responsabilidad, no son juzgados y se dejan llevar; mientras que aquellos que se frustran y no tienen dónde ejercer la dominación, desea tener un poder de control y lo saca a relucir en la vida íntima (Con información de EFE Salud).
 

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: