Salud A-Z

Apnea obstructiva del sueño

Se llaman trastornos respiratorios del sueño a todas las alteraciones en la cantidad de sueño o en la calidad del mismo. Las alteraciones durante el sueño disminuyen el bienestar físico y mental de las personas.

La Apnea Obstructiva del Sueño es el más frecuente de los trastornos respiratorios que se producen al dormir. Afecta a niños y a adultos. En condiciones normales, los músculos de la parte superior de la garganta permiten el paso del aire hacia los pulmones. Estos músculos se relajan durante el sueño, pero el paso permanece abierto. En algunas personas este pasaje es más estrecho y, durante el sueño, la relajación de estos músculos hace que el pasaje se cierre y el aire no puede llegar a los pulmones. Una de las primeras manifestaciones de esta dificultad del aire para pasar son los ronquidos fuertes y al presentar una obstrucción total, hay dificultad para respirar.
 

Las razones aún no están muy claras, pero durante el sueño profundo, la respiración puede detenerse por algunos segundos, estos períodos de falta de respiración se conocen como apneas. Después de una apnea el paciente hará intentos desesperados por volver a respirar, incluso puede despertarse agitado. Los pacientes no duermen bien pues su sueño es fragmentado, no descansan lo suficiente y por la mañana pueden sentirse adormilados, esto se conoce como somnolencia diurna. Esta somnolencia es peligrosa, sobretodo si la persona maneja automóvil o maquinaria, algunos pacientes pueden quedarse dormidos por un momento y causar un accidente.

Según estudios recientes las personas con obesidad y del género masculino, tienen un riesgo más alto de padecer trastornos del sueño. También se documenta que personas con obstrucción nasal, vía respiratoria estrecha y deformaciones en el paladar y maxilar también pueden padecer apnea del sueño. Hay otros factores externos como el consumo de alcohol o sedantes antes de dormir. Otros factores son: Alergias, pólipos, amígdalas crecidas, hipotiroidismo, presión alta o enfermedades cardiacas.
 

Existen 3 tipos de apnea del sueño:

-Apnea del sueño obstructiva:  causada por un bloqueo temporal, parcial o completo en las vías respiratorias

-Apnea del sueño central: causada por la incapacidad cerebral de enviar señales a los músculos que controlan la respiración
 

-Apnea del sueño mixta:  combinación de ambos
 

Los principales síntomas son:
 

-Ronquido fuerte

-Períodos sin respiración

-Despertarse repetidamente durante la noche

 -Cansancio y somnolencia anormal durante el día (incluyendo quedarse dormido a horas no adecuadas)

Dolores de cabeza  por la mañana

-Los pacientes no pueden poner atención a sus labores ni pueden concentrarse

-Pérdida de la memoria

-Cambios de humor inusuales, por ejemplo irritabilidad, poca paciencia, depresión y disminución de la libido

 

Para estudiar los trastornos respiratorios del sueño, es necesario que el paciente acuda a un Laboratorio de Sueño, una sala donde interactúan varios especialistas que se enfocan en el diagnóstico y tratamiento de los pacientes.

 

 

 

Para obtener un diagnóstico certero es necesario que se lleve a cabo una prueba llamada polisomnografía o registro poligráfico durante el sueño. Esta prueba mide el comportamiento de frecuencia cardiaca, frecuencia respiratoria, movimiento de extremidades, actividad eléctrica del cerebro y si hay o no presencia de ronquidos. Medidas que se toman mientras el paciente duerme.

El paciente deberá dormir en el Laboratorio toda la noche. Al llegar se le colocarán electrodos en la piel para medir las variables, esta prueba no duele y no es incómoda.
 

Para tratar la enfermedad, su médico le recomendará en primer lugar que pierda peso si su peso es excesivo, no se recomienda el uso de sedantes, píldoras para dormir, consumir alcohol antes de dormir o fumar.

Coloque las almohadas de manera que se sienta más cómodo. Si siente sueño durante el día, no maneje, ni opere equipos sin permiso de su médico. La terapia mecánica incluye el dispositivo de presión positiva y continua a las vías respiratorias, que consiste en una máscara que cubre la nariz mientras duerme. Un ventilador inyecta suficiente aire a través de sus conductos nasales para evitar el colapso de las vías respiratorias. El uso de este dispositivo llamado CPAP debe ser evaluado por el médico .
 

Existen otros tratamientos quirúrgicos que incluyen la extracción de amígdalas y adenoides crecidas o bien la uvulopalatoplastía. Estas cirugías solo deben ser decididas por un médico después de valorar y analizar cada caso. 
 

La mejor manera de prevenir este padecimiento es tratar de mantener un peso normal y no ingerir bebidas alcohólicas o sedantes antes de dormir. Haga ejercicio y evite fumar.

*Fuente Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias
 

Actualizado el 9 de marzo de 2010

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: