Salud A-Z

Herpes genital

Definicón

Es una infección viral de transmisión sexual que afecta la piel de los genitales.
 

Causas, incidencia y factores de riesgo

El herpes es causado por dos virus:
Virus del herpes simple tipo 1 (VHS-1)

Virus del herpes simple tipo 2 (VHS-2)

El VHS-1, el virus responsable del herpes labial o boqueras o fuegos, se puede transmitir a través de las secreciones orales, y es responsable de algunos casos de herpes genital. El VHS se puede diseminar desde la boca a los genitales durante el sexo oral.

El VHS-2 causa la mayoría de los casos de herpes genital y se puede transmitir a través de secreciones orales o genitales.
 

El virus del herpes simple (VHS) se disemina de una persona a otra por contacto con la piel. El virus se propaga a partir de úlceras, ampollas o erupciones cutáneas visibles durante brotes, pero también se puede propagar desde el área afectada entre brotes de síntomas.

El VHS se transmite al área de la piel con la cual entra en contacto. También hay algunos casos por los cuales otros tipos de contacto pueden diseminar este virus. Por ejemplo, una variante del herpes, conocida como herpes gladiatorum, se puede transmitir durante la práctica de deportes de contacto corporal, como la lucha libre.

Dado que el virus se transmite a través de las secreciones de los tejidos de la boca o los genitales ( mucosa), los sitios comunes de infección en los hombres son: ano, cara interna de los muslos, escroto, cuerpo y cabeza del pene.

Los sitios comunes de infección en las mujeres son: ano, cuello uterino, cara interna de los muslos, labios, vagina.

La boca también puede ser un sitio de infección en ambos sexos.

Las investigaciones sugieren que la transmisión del virus puede ocurrir incluso en ausencia de síntomas; de modo tal que un compañero sexual sin lesiones obvias de herpes genital, incluso puede transmitir la enfermedad. En efecto, la diseminación asintomática en realidad puede contribuir más a la propagación del herpes genital que las úlceras activas.

Síntomas

Para personas sin ningún contacto previo con el VHS-1 o VHS- 2, la infección inicial involucra síntomas en todo el cuerpo ( sistémicos) y locales. Entre los síntomas generalizados se pueden mencionar: inapetencia, fiebre, malestar, dolores musculares.

Los síntomas locales comprenden erupciones cutáneas repetitivas de ampollas pequeñas y dolorosas, llenas de un líquido claro de color paja, en los genitales, alrededor del recto o cubriendo áreas cercanas de piel. Antes de la aparición de estas ampollas, la persona puede experimentar un aumento en la sensibilidad de la piel, hormigueo, ardor, prurito o dolor en el sitio donde aparecerán las ampollas.
 

Cuando las ampollas se rompen, dejan úlceras superficiales muy dolorosas, las cuales finalmente forman costra y sanan lentamente en 7 a 14 días.

El brote puede estar acompañado por aumento de tamaño y sensibilidad de los ganglios linfáticos en la ingle. Las mujeres también pueden desarrollar flujo vaginal y micción dolorosa.

Los hombres pueden desarrollan dolor al orinar si la lesión se encuentra cerca del orificio de la uretra.

Una vez que una persona está infectada, el virus se esconde dentro de las células nerviosas, dificultando al sistema inmunitario su detección y destrucción. Dentro de las células nerviosas, el virus puede permanecer latente durante un tiempo prolongado que se denomina "latencia".

La infección se puede reactivar en cualquier momento y en este punto el individuo desarrolla de nuevo ampollas dolorosas que cubren los genitales, el ano, la cara interior del muslo o la boca. Una variedad de hechos pueden desencadenar la activación de la infección latente, incluyendo: fatiga, irritación mecánica, menstruación, estrés.

Los ataques pueden ocurrir tan rara vez como uno al año o tan frecuentemente que los síntomas parecen continuos. Las infecciones recurrentes en los hombres generalmente son más leves o de duración más corta que las de las mujeres.
 

 

Signos y exámenes

La persona debe consultar con el médico si tiene cualquier síntoma de herpes genital o si presenta fiebre, dolor de cabeza, vómito o síntomas generalizados durante o después de un brote de herpes.

Si presenta alguno de los síntomas acuda con el médico para realizar las pruebas pertinentes.

El cultivo viral del líquido de la ampolla proveniente de la lesión es positivo para el virus del herpes simple. El virus del herpes simple puede multiplicarse en 2 a 3 días.

El PCR del líquido de la ampolla detecta pequeñas cantidades de ADN y puede mostrar si el virus del herpes está presente en dicha ampolla.

El examen de Tzanck de la lesión cutánea puede mostrar resultados congruentes con la infección por virus del herpes.

Este examen consiste en la tinción de células humanas dentro del líquido de la ampolla con una tintura. Si las células del líquido contienen partículas virales se vuelven visibles; sin embargo, el examen no puede determinar qué cepa del virus se encuentra en la ampolla.

Unas pruebas para anticuerpos recientemente desarrolladas pueden determinar si una persona tiene VHS-1 o VHS-2. Estas pruebas también pueden revelar si una persona alguna vez ha estado expuesta a cualquiera de estas cepas en el pasado (prueba IgG) o resultó expuesta recientemente a una de ellas (Prueba IgM).

 

 

Tratamiento

El herpes genital no se puede curar, sin embargo, el tratamiento antiviral puede mejorar los síntomas. Los medicamentos pueden disminuir rápidamente el dolor y la molestia durante un brote y también pueden acortar el tiempo de curación. Se ha demostrado que los medicamentos aceleran la curación y el alivio de los síntomas en los primeros ataques más que en los episodios recurrentes de infecciones genitales con VHS-1 y VHS-2.

Si es necesario, los pacientes pueden emplear una terapia inhibidora diariamente, la cual puede reducir la frecuencia de recurrencia en pacientes con brotes frecuentes de herpes genital.

Para un beneficio máximo durante las recurrencias, se debe iniciar la terapia tan pronto como el hormigueo, ardor, o prurito comiencen o tan pronto como se descubran las ampollas.

Una vez que la persona resulta infectada, el virus permanece en su cuerpo por el resto de su vida. Algunas personas nunca sufren otro episodio, mientras que otras sufren recurrencias frecuentes. En la mayoría de las recurrencias, no se identifica ningún desencadenante obvio. Muchas personas encuentran que los ataques de herpes genital ocurren con las siguientes condiciones: fatiga, enfermedad general (desde enfermedades leves hasta afecciones serias como operaciones, ataques cardíacos y neumonía), inmunodeficiencia debida a SIDA o medicamentos tales como quimioterapia o esteroides, menstruación, estrés físico o emocional, traumatismo en la zona afectada, incluyendo actividad sexual .
 

Los condones siguen siendo la mejor forma de protegerse contra la adquisición de la infección por herpes genital durante la actividad sexual. El uso correcto y continuado del condón ayudará a evitar la propagación de la enfermedad.
 

El uso de condones de LATEX es obligatorio; se deben evitar los condones de membranas animales, ya que el virus los puede penetrar. Se ha probado y demostrado que el condón femenino reduce con éxito también el riesgo de transmisión.
 

Datos recientes muestran que el uso de un fármaco antiherpético puede ayudar a prevenir la transmisión del virus a otros.
 

Por otra parte, la prevención es difícil debido al hecho de que el virus se puede diseminar a otros incluso cuando la persona infectada no tiene síntomas obvios (descamación asintomática). Las personas que padecen de herpes genital deben evitar el contacto sexual cuando presentan lesiones activas.
 

Además, los individuos que saben que tienen herpes genital, pero sin síntomas corrientes, deben informarle a su compañero que tienen la enfermedad. Esta precaución le permitirá a ambas partes usar una protección de barrera para prevenir la transmisión de la enfermedad.
 

A las mujeres embarazadas que sufren infección por herpes simple se les deben practicar cultivos virales del cuello uterino y de los genitales externos cada semana, a medida que se acerca la fecha del parto. Si el cultivo viral es positivo para herpes o si hay presencia de lesiones activas en el momento del parto, se recomienda parto por cesárea para prevenir la infección del recién nacido.
 

Se han desarrollado vacunas contra el herpes, pero aún se consideran medicamentos experimentales. Sin embargo, las vacunas no son una cura ni tratamiento para las personas que ya tienen herpes.
 

Nombres alternativos: Herpes en los genitales; Herpes simple genital; Herpesvirus 2; VHS-2
 

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: