Se necesitan nuevas políticas contra obesidad

El libro “Obesidad, ¿qué hacer? Políticas al vapor, problemas de peso” propone una visión más general del problema del sobrepeso en México.

21/09/2012 10:43
AA

“El desarrollo engordó a México”, asegura con contundencia el profesor Jorge Javier Romero en el primer enunciado de su libro Obesidad, ¿qué hacer? Políticas al vapor, problemas de peso. 2 (Edit. La Hydra, 2012), al referirse a uno de los principales factores que detonaron un incremento en la incidencia de obesidad en el país.

De acuerdo con el autor, también investigador del departamento de Política y Cultura de la Universidad Autónoma Metropolitana y Doctor por la Universidad Complutense de Madrid, los niveles de obesidad se elevaron poco después de la firma del Tratado de Libre Comercio entre México, Canadá y Estados Unidos, gracias al cual, además de la entrada de productos procesados, se adoptaron costumbres alimenticias provenientes principalmente de la sociedad estadounidense.

“Nuevos sabores y nuevos productos entraron a la cultura nacional, y con ellos también cantidades hasta entonces desconocidas de carbohidratos y grasas”, señala en el texto el profesor Romero.

El investigador, en charla con SUMEDICO, señaló la importancia de abordar el problema de la obesidad desde ópticas que abarquen áreas sociales, económicas, educativas y de salud para, a partir de ese análisis, poder proyectar políticas públicas que, de otra forma, serían poco efectivas, y señaló que ahí radica la diferencia entre este nuevo libro y su predecesor Obesidad, ¿qué hacer? Políticas al vapor, problemas de peso. 1 (Edit. La Hydra, 2010), es precisamente la importancia social y ya no tanto la médica.

En ese sentido, el doctor Mario Rodarte, ecónomo por la Universidad Texas A&M, quien participó en el libro con un ensayo titulado “Obesidad: El padecimiento del siglo XXI”, señaló a SUMEDICO lo importante que es la intervención de los gobiernos para solucionar el problema de la obesidad, siempre y cuando se realice un estudio exhaustivo.

“La primera estrategia que debería llevarse a cabo es realizar un análisis a profundidad sobre el problema de la obesidad, una investigación que hasta el momento no existe”, afirmó, e hizo hincapié en la importancia de investigar los factores que detonan la obesidad por regiones, ya que el ecónomo considera que los resultados deben variar de acuerdo a variables como la educación, la cultura y el nivel socioeconómico.

Señaló también que un factor determinante es la composición familiar, ya que los efectos varían si se trata de familias funcionales o disfuncionales, ya que “eso incide en el comportamiento de los hijos, los cuales son los más afectados”, dijo el especialista.

En ese sentido, manifestó que los efectos de la obesidad pueden afectar a las personas, desde la niñez, en muchos aspectos, desde lo social hasta lo educativo y laboral, además de psicológicamente.

“La sociedad tiende a rechazar a las personas con obesidad y sobrepeso, desde los amigos hasta la familia y los compañeros de trabajo”, señaló.

Dentro del aspecto laboral, el especialista refirió también que estudios realizados en el extranjero han demostrado que las personas con sobrepeso son menos productivas que sus contrapartes y “tienen un índice de faltas mayor al de las personas no obesas. Además, la incidencia de la obesidad afecta económicamente tanto a las familias como a los sistemas de salud”, y enfatizó que para poder revertir esta clase de problemas es necesario diseñar nuevas políticas públicas efectivas “y no soluciones al vapor”.

Preocupación personal
Señaló también que, aun cuando no es tarde, la persona que padece obesidad se entera de ello hasta que tiene el primer síntoma de alguna enfermedad derivada del sobrepeso, “por eso lo ideal es que, de manera personal, lo ideal es poner atención en nuestra salud y checar nuestro peso regularmente, además de hacer un análisis de conciencia para saber qué es lo que se ha comido últimamente y si eso ha afectado el peso, además de poder balancear la dieta y realizar actividad física”.

Finalmente, el doctor Rodarte hizo hincapié en lo importante que es la presencia de la familia, ya que es necesario que los padres tengan mayor supervisión sobre lo que los hijos comen y sus actividades, además de hablar con ellos directamente sobre los problemas derivados de la obesidad, para crear conciencia y comenzar a desarrollar buenos hábitos en general.

Necesario educar para la salud
El capítulo que cierra el libro, a cargo de la nutrióloga Irma Karina Manzanares, fundadora de la Asociación Mexicana de Diabetes en Los Mochis A.C., se enfoca en un aspecto importante, que es lograr una participación activa de los individuos para lograr cambios de actitud que permitan tener a las personas una mejor calidad de vida.

Los dos volúmenes de “Obesidad, ¿qué hacer? Políticas al vapor, problemas de peso”, se encuentran a la venta en la página de internet politicasalvapor.com y en la librería de Casa Lamm, Álvaro Obregón 99, Colonia Roma.


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: