¿Cómo se debe tomar una muestra de sangre?

Una correcta muestra no lastima al paciente ni a los flebotomistas

20/04/2017 1:36
AA

Cuando acudimos con el médico por algún malestar, lo primero que nos pedirá son estudios sanguíneos para analizar si tenemos alguna alteración en el organismo o una enfermedad. Los resultados que se obtengan, influirán en el 70% en las decisiones del médico para indicar un tratamiento o estudios posteriores.

A diario se toman millones de muestras de sangre en los hospitales y laboratorios; sin embargo, miles de ellas son tomadas erróneamente, sufren alguna alteración o no son de calidad para analizarlas.

La Mtra. Gloria Leticia Arellano, Química Farmacéutica Bióloga de la Facultad de Estudios Superiores Cuautitlán UNAM (FESC-UNAM), indica que entre un 20 y 40% de las muestras recolectadas, son rechazadas porque no son aptas para el estudio o se cometen errores durante la recolección.

“Puede que no se tome la cantidad adecuada, en los frascos se tengan coágulos, los tubos estén mal aforados o incluso mal rotulados. También las solicitudes de análisis pueden estar mal llenadas o los pacientes no recibieron las indicaciones correctas para realizarse los estudios”, indicó.

Mal manejo cuesta millones de pesos

Por su parte el Ing. Juan Pablo Solís, egresado del Tecnológico de Monterrey, mencionó que tomar mal las muestras de sangre, implica varios riesgos como tener un mal diagnóstico o tratamiento, así como un gran gasto económico.

“Si nosotros reducimos estos errores, lo que vamos a lograr es una mejor utilización de los recursos económicos. Cada vez que se requiere usar un equipo médico para tomar una muestra por un error previo, se gastan muchos recursos. Muchos países, no sólo México, gastan millones de dólares al año en el tratamiento de diagnósticos erróneos”, indica.

En promedio, repetir una prueba sanguínea por haber tenido errores, cuesta 7,000 pesos, lo que representa millones de pesos si al día se tienen varios procedimientos.

Lineamientos para tomar la muestra

Para evitarlo, Arellano indica que los profesionales de la salud (flebotomistas), deben tomar en cuenta los siguientes aspectos:

  • Contar con un personal capacitado
  • Utilizar material esterilizado y de calidad
  • Considerar si se trabaja con niños, adultos o personas de la tercera edad
  • Conocer la anatomía de los vasos sanguíneos
  • Saber que estudios se están solicitando para saber qué cantidad de sangre se debe extraer
  • Elegir el lugar donde se insertará la aguja
  • Saber cómo manipular las muestras
  • Saber cómo disponer de los residuos generados de la muestra
  • Optar por los “sistemas cerrados”

“Anteriormente cuando se requieran sacar grandes cantidades de sangre se tenían que utilizar varias agujas, lo que aumentaba un riesgo de infección, Esto se puede evitar con los sistemas cerrados, que son dispositivos como el adaptador Holder que contiene una aguja doble: una que entra a la vena y la otra que conduce a una goma para transportar la sangre sin que ésta escurra. Con este adaptador, se pueden cambiar los tubos sin tener que cambiar las agujas”, indica.

¿Cómo prepararse para las muestras de sangre?

Para que el flebotomista pueda obtener una buena muestra de sangre, el paciente también debe poner de su parte y sobre todo no estar nervioso, por lo que es recomendable que haga lo siguiente:

  • Informarse de las condiciones en que debe acudir al estudio
  • Llegar a la hora y lugar indicado
  • Evitar movimientos brucos con la mano y brazo mientras se realiza el procedimiento
  • Sentirse confiados
  • Hablar con el flebotomista
  • En caso de hematomas o “venas ponchadas”, no aplicar nada para quitar el dolor, pues el organismo lo resuelve solo

“La actitud que tenga el flebotomista es muy importante. Si el flebotomista tiene confianza y está seguro de lo que va a hacer, el paciente se sentirá más confiado. Hay que platicar con los pacientes y relajarlos. Un paciente confiado va a estar más dispuesto y sus venas serán más visibles”, dice.

Asimismo, el flebotomista debe:

  • Mostrar que el equipo es totalmente nuevo, vigente, estéril y desechable
  • Dar información sobre la condición clínica del paciente
  • Corroborar que la solicitud sea correcta
  • Mantener las manos, guantes y bata limpios
  • Confirmar que los tubos tenga el nombre del paciente
  • Dar indicaciones sobre el cuidado del sitio.

En caso de que se tenga mucho dolor o se tengan hematomas, no hay que sobarse, hacer ejercicio o hacer mucho esfuerzo con esa mano. A veces se recomiendan paños de agua fría y caliente, pero no es necesario.

“Una extracción de sangre segura es aquella que no afecta al receptor, quien debe ser muy hábil para no lastimar al paciente, no debe existir riesgo para el personal de salud, no se producen desechos que puedan ser peligrosos, las muestras deben servir para los análisis y apoyar al médico para dar un diagnóstico y tratamiento adecuado. Finalmente quien lo agradecerá será el paciente porque tendrán un buen trato, un buen análisis y un diagnóstico oportuno”, concluye.


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: