Selfies aumentan visitas al quirófano

Las visitas a los quirofanos por implantes de labios o bótox, se han incrementado por los selfies

17/05/2016 11:18
AA

Tomarse una selfie y subirla a las redes sociales, es algo muy común en los jóvenes quienes con ello, esperan ser reconocidos por su belleza; sin embargo, esta moda, según el presidente de la Sociedad Estadounidense de Cirujanos Plásticos, David Song, ha provocado que muchas personas se pongan en manos de cirujanos plásticos para hacerse algún retoque.

El presidente indicó que un ejemplo de estos cambios son los implantes de labios, los cuales en 2015, se registró un incremento de 27 mil 400 casos en el país, lo que representa un aumento del 48% desde el año 2000.

“Vivimos en la época de la selfie y dado que vemos imágenes de nosotros mismos casi constantemente en los medios sociales, somos mucha más conscientes de la apariencia de nuestros labios”, explicó.

Añadió que la razón de los labios, se debe principalmente a la “duck face”, que es la simulación de mandar un beso o la boca de apertura de pez, la cual se logra aspirando ligeramente las mejillas mientras se separan los labios.

Por su parte, Lina Triana, presidenta de la Sociedad Colombiana de Cirugía, indicó que si bien están aumentando las visitas al quirófano, muchos jóvenes están optando por procedimientos más naturales, es decir, no quirúrgicos como el ácido hialurónico y bótox, algo que antes era reservado para eliminar las arrugas en personas mayores.

En el caso de los labios, la especialista señala que ya no se busca tener labios grandes, sino perfilados para hacerlos armoniosos y sutiles.

Además de estas peticiones, el dermatólogo Campo Elías Páez, señala que también la gente está solicitando relleno de los “surcos nasogenianos”, que son las arrugas que se producen desde el final de la nariz y que descienden por ambos extremos de la boca.

“Estas intervenciones no son discapacitantes; generalmente, una semana después se hace un retoque para que el cambio no sea tan evidente. El procedimiento debe durar dos años”, dice.

Los especialistas coinciden en que a pesar de que los procedimientos más solicitados son relativamente sencillos, se deben realizar bajo estrictos estándares de calidad y con personas calificadas.

“Con los inyectables hay muchos peligros, porque existe gente que irresponsablemente inyecta biopolímeros, parafina, silicona líquida, vaselina y hasta vitamina E, con altos riesgos de infecciones y deformidades faciales”, alertan.

Sobre esta conducta, Sandra Herrera, máster en psicología de la Universidad de Salamandra, señala la búsqueda de  la perfección por la presión de quedar bien en una foto, se debe a un patrón generacional que posiblemente ve afectado su concepto de autoestima.

Añade que por ejemplo, hay personas que a lo largo de su vida, les pusieron muchos “peros”, por lo que conforme van creciendo, sienten la presión de los demás por lucir perfecto y buscan ser populares así como llamar la atención.

Asimismo, reconoce que cuando las personas están conscientes que no tienen cara bonita pero sí algún rasgo destacable, es lo que deciden mostrar en sus fotografías, teniendo como resultado poses con un componente sexual o con sólo alguna parte del cuerpo como labios u ojos.

Por ello, Herrera hace un llamado a los padres para ser cuidadosos con los deseos de sus hijas, pues muchas veces, con el deseo de complacerlas, les dan regalos estéticos a cortas edades.

“Las decisiones que tomemos deben satisfacernos a nosotros mismos y no deben estar enfocadas en la búsqueda de aceptación. Está el riesgo de que una cosa es lo que queremos y otra muy distinta, el resultado que consigamos con una cirugía”, subrayó.

(Con información de El Universal)

 

 


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: