Ser humano capaz de regenerar piel y tejidos

Equipo multidisciplinario trabaja en proyecto para ayudar al cuerpo a reparar huesos, dientes, tejido cardiaco y venas.

12/12/2014 11:13
AA
El ser humano tiene la ingeniería tisular para ayudar a su cuerpo a reparar tejidos y partes de órganos, y algún día, un corazón o riñón completo. En eso trabaja un equipo multidisciplinario de la Universidad Nacional Autónoma de México.
 
Biólogos, ingenieros, químicos, físicos, matemáticos y médicos desarrollan membranas para usos médicos, como una opción ante la limitada disponibilidad de tejidos y órganos para mejorar la salud o salvar vidas.
 
El grupo de Ricardo Vera Graziano, integrado por investigadores y estudiantes, crea membranas o andamios para crecimiento de células con biomateriales, que mimetizan las funciones de tejidos nativos (matriz extracelular).
 
Andamios celulares
En el catálogo de este científico del Instituto de Investigaciones en Materiales (IIM) figuran andamios celulares que, según pruebas experimentales en animales (ratas y conejos), podrían ayudar a pacientes mexicanos en la regeneración de piel, hueso, dientes, tejido cardiaco y venas.
 
Vera Graziano y una estudiante de la UNAM (IB, Lizeth Ávila Gutiérrez, con el tema de tesis de maestría Policarbonato-uretano para la ingeniería tisular de vasos sanguíneos) han creado, por ejemplo, andamios tubulares, hasta de cuatro milímetros de diámetro, para el desarrollo de venas endoteliales para niños.
 
Estas membranas porosas son biocompatibles. En ellas se siembran células endoteliales que se hacen crecer para formar “venitas”; luego se implantan en ratas Wistar para hacer pruebas biológicas. Una fase subsecuente será probarlas en humanos.
 
En riñones y aneurismas
De esta manera, añadió el universitario, se puede reconstruir una venita para infantes con deficiencia severa: son niños que tienen venas atrofiadas y hay que cambiarlas para que su riñón pueda ser irrigado adecuadamente y funcione mejor. En este proyecto se colabora con Atlántida Raya Rivera, del Hospital Infantil de México Federico Gómez. También, con la estudiante de maestría Andrómeda Monrroy Brera, se desarrollan andamios de poli(glicerol sebacato)-policaprolactona para la fabricación de venas y aorta, funcionales en el tratamiento de aneurismas.
 
Reparar el corazón
Con andamios de poliácido láctico-colágena, se podría reparar tejido del corazón dañado por un infarto al miocardio. Eso indican pruebas in vivo hechas por Vera Graziano, Mónica Castillo (Universidad Autónoma de Sonora), la estudiante de doctorado Alida Ospina Orejarena y un grupo de médicos.
 
A una rata Wistar se les indujo un infarto y en un área de la parte dañada se colocó un andamio con células de corazón especiales para la regeneración de tejido, y en otra zona del infarto no se implantó nada. Se dio un tratamiento con oxígeno hiperbárico y después de un tiempo “donde colocamos el andamio el infarto se redujo considerablemente”, y en el área que no lo tenía no hubo reducción de tejido infartado.
 
Nueva piel
Con Cristina Velasquillo, del Instituto Nacional de Rehabilitación, en donde tratan casos de personas quemadas, se colabora en el desarrollo de andamios para la regeneración de piel con copolímero de poli(ácido láctico)-quitosano-gelatina (el quitosano se puede obtener del exoesqueleto de crustáceos) y de poli(lactida-co-glicolida). La meta es “hacer piel artificial más eficiente que la que se aplica ahora”. En estos trabajos participan los estudiantes Rodolfo Romero Aragón y María Eugenia Trejo Caballero.
 
En dientes
Vera y colaboradores también han hecho andamios con nano fibras de poliácido láctico (el polímero más empleado en membranas para usos biomédicos) y nanopartículas de hidroxiapatita para aplicación en hueso y dientes. La biocompatibilidad de estos compuestos se analizó con la colaboración de José Manuel Cornejo Bravo y Luis Villarreal Gómez, de la Universidad Autónoma de Baja California.
 
¿Cuándo se podrá hacer un órgano completo? Es el sueño dorado, resaltó Vera Graziano. Se tiende, lógicamente, a la reconstrucción total. Con una impresora en 3D se puede hacer una oreja completa, ya se han hecho andamios donde es factible crecer una ex vivo para trasplantarla a un paciente.
 
Sin embargo, todavía estamos lejos de hacer un corazón o riñón. Mientras eso ocurre, aclaró que la impresora en 3D es complementaria a la técnica de electrohilado para hacer andamios con aplicaciones en ortopedia, neurología, dermatología, odontología y otras áreas de la salud. (Fuente:UNAM)

 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: