Síndrome de Hellp un riesgo latente durante el embarazo

La presión arterial alta puso en riesgo a la madre y al bebé

19/07/2017 4:15
AA

Las mujeres que han experimentado el embarazo, saben que no se trata sólo de cuidarse al equilibrar la comida, hacer ejercicio moderado y las visitas periódicas con el ginecólogo, para  prevenir o detectar a tiempo algunas enfermedades que pueden dañar al bebé.

Probablemente el tiempo de espera se hace eterno, ya que imaginas sus manos, sus pies, incluso piensas a quien de los dos se parecerá. Sin embargo eso es lo de menos pensando en su salud y evitar que algo malo le pase o que se complique el parto.

Empezó con un dolor de cabeza

Miriam Margarita Martínez López de apenas 20 años de edad, desarrolló una de las más riesgosas complicaciones del embarazo al no cuidar su estilo de vida, pero con atención médica oportuna salvó su vida y la de su hijo.

Ella iba a consulta y todo era normal, pero a los siete meses y medio de embarazo comenzó con dolor de cabeza, “se me subió mucho la presión  y empecé a ver oscuro, con lucecitas, después no veía nada”. Fue entonces cuando su esposo la llevo al hospital.

Una colvulsión y al quirófano

“Empecé a convulsionar y me pasaron a quirófano, varios médicos me dijeron que me tenían que ‘aliviar’ inmediatamente, sino, nos íbamos a morir mi bebé y yo”, dijo Miriam Margarita, al recordar este episodio.

Indicó que no cuidó su alimentación y desarrolló una de las más riesgosas complicaciones del embarazo, la eclampsia y, con mayor precisión, el Síndrome de Hellp, causante, muchas veces, de ruptura hepática e, incluso, hemorragia cerebral y muerte.

Luego de tener a su primer hijo la paciente estuvo una semana en Terapia Intensiva del Hospital General Regional (HGR) 110 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco, donde se le estabilizó, hasta que pudo volver a su hogar.

La mala alimentación dejó secuelas

Gracias a la rápida intervención médica, su cerebro no tuvo daños y su hijo nació completamente sano, sin embargo, las deficiencias en el estilo de vida de Miriam dejaron secuelas que ha afrontado, en conjunto con el personal de salud.

“Para ella fue muy difícil aceptar que tenía insuficiencia renal” dijo Sandra María Gómez Barajas, enfermera especialista adscrita a la Unidad de Medicina Familiar (UMF) No. 48, a donde pertenece la paciente.

“Además de darle seguimiento al bebé, en el cual se contemplan vacunas, nutrición, estimulación temprana, higiene, peso y talla, también se le orienta a ella sobre cómo mejorar su estilo de vida y así pueda darle un mejor futuro a su hijo al permanecer a su lado”, mencionó la enfermera.

La insuficiencia renal no es una limitante

La joven madre acude con frecuencia al Módulo de Medicina de Familia No. 1, para apoyarse de Sandra María, quien se ha encargado de animarla y llevarla con especialistas en Nefrología y Nutrición, como explicarle cuán importante es que practique el autocuidado, pues la insuficiencia renal no es una limitante para coartar sus proyectos personales, ni de familia.

“Yo no me cuidaba y creo que por eso me dio presión alta”, confesó Martínez por lo que recomienda que se alimenten bien y que en cuanto se sientan mal, inmediatamente vayan al médico, “no lo dejen pasar, porque yo lo dejé pasar”.

(Con información de Notimex)


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: