Son niños pero tienen corazón de grande

A causa de la obesidad, los pequeños sufren enfermedades propias de los adultos, tales como hipertensión, artritis o diabetes.

07/06/2010 1:04
AA

Recientemente, un trabajo publicado por la revista “Journal of the American Dietetic Association”, advertía que elaborar la dieta a partir de los productos que se publicitan en la televisión es una apuesta segura para una mala nutrición.

Ahí explicaban que “los alimentos que se promocionan en los anuncios de televisión tienden a proporcionar un exceso de los nutrientes asociados con los trastornos crónicos (como la grasa saturada, el colesterol y el sodio) y una carencia de los componentes que protegen contra la enfermedad (como la fibra, las vitaminas A, E y D, el calcio y el potasio)”.

Ahora en España se advierte que la obesidad en los niños hace que sumen 30 años a su salud vascular y sufran enfermedades típicas de adultos como enfermedades coronarias, diabetes, hipertensión arterial, infarto cerebral, apnea del sueño u osteoartritis.

La obesidad en los niños hace que sumen 30 años a su salud vascular y sufran enfermedades típicas de adultos como enfermedades coronarias, diabetes, hipertensión arterial, infarto cerebral, apnea del sueño u osteoartritis.

Según han indicado los expertos, “el hecho de que la prevalencia de la obesidad se haya triplicado en los últimos 15 años hace que ésta sea considerada ya como la epidemia del siglo XXI”.

El doctor Sánchez Franco, jefe de Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Carlos III de Madrid y coordinador de Nutrición de la FEC, ha explicado que actualmente “muchos niños españoles son alimentados con dietas desequilibradas y descomunalmente calóricas”.

Más pescado y verduras
Según ha afirmado el especialista, las comidas de los más pequeños deberían “priorizar los vegetales, las frutas y las legumbres y aún así, la dieta de edad joven debería contener más proteína animal que la de los adultos, priorizando el pescado, la carne de ave y los huevos y dejando en segundo lugar la carne roja”.

Igualmente, ha recomendado un mayor consumo de lácteos en edad joven que en edad adulta y ha advertido del “error generalizado de omitir el desayuno, una de las comidas más importantes del día, directamente implicada en la regulación del peso”.

A esto, “hay que sumar la obvia reducción de ejercicio físico de los niños, acostumbrados a vidas sedentarias delante del televisor, el ordenador o los videojuegos”, ha señalado.

Recientemente en México, con el propósito de combatir eficazmente la obesidad infantil, las secretarías de Salud y Educación acordaron someter a consulta social el anteproyecto del  control de la venta de alimentos y bebidas bajos en calorías en las escuelas, a fin de que el texto  pueda ser enriquecido con propuestas de organizaciones relacionadas con el tema y por los mismos padres de familia.(Con información de El Mundo)
 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: