Ssa reforzará vacuna contra tos ferina

La dependencia apunta la necesidad de revacunar a población adolescente, al registrarse un sensible aumento de la enfermedad entre los 11 y 19 años.

20/04/2010 2:45
AA

Se incrementan los caso de tos ferina en México, principalmente entre los adolescentes y con un alto riesgo de contagio a bebés menores de dos meses; hasta el momento se ha establecido que este padecimiento se registra en el 7 por ciento de los males relacionados con la tos.

Así lo informó en entrevista la directora del Centro Nacional para la Salud de la Infancia y la Adolescencia, Vesta Richardson, al explicar que ante esta situación la Secretaría de Salud analiza incluir dentro de la Cartilla Nacional de Vacunación un refuerzo contra la tosferina, sin combinación con otros inmunológicos para su aplicación y focalizado directamente a la población adolescente.

Esto precisó, porque desde hace 10 años se previene la tos ferina, junto con la difteria y tétanos, en la vacuna DPT o Triple Viral, la cual se aplica a los seis meses de edad con un refuerzo a los 2 años; se calcula que la vigencia del inmunológico es de entre 7 y 14 años.

Sin embargo, ante el aumento del registro de la tos ferina en adolescentes, enfatizó la funcionaria, se hace necesario que se aplique para esta enfermedad una vacuna única, al igual que se hizo con la rubéola y el sarampíón, a los adolescentes pues se ha comprobado que entre los 11 y 19 años, debido al desarrollo, las defensas bajan considerablemente y este sector de la población es más susceptible a contraer este virus, con un alto riesgo para la población infantil, pues “nadie piensa en que si tosemos dos semanas puede haber tos ferina, entonces somos portadores y estamos contagiando a los bebitos menores de dos meses”.

Hace un año, en marzo de 2009, se registraron los primeros brotes de tos ferina en la población adolescente de Tamaulipas, Nuevo León, Coahuila, Chihuahua y Sonora, alertándose a las autoridades de la Secretaría de Salud al registrarse fallecimientos en bebés con menos de dos meses de edad, cuando aun no se aplica la vacuna; los primeros estudios determinaron que las principales transmisoras pudieron ser las mamás al amamantar a sus hijos, pues la vacuna pierde vigencia a partir de los 15 años de edad, por lo que aun sin desarrollar la enfermedad, pueden ser portadoras y transmisoras de la misma.

A partir de entonces la SSA comenzó la evaluación para establecer la conveniencia de revacunar a la población de entre 15 y 20 años de edad, en un esquema similar en que se realizó el refuerzo de vacunas de la rubéola y sarampión, en el que se instalaron módulos de vacunación incluso en los denominados antros.
 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: