Susan Boyle sufrió acoso escolar

La gente se apresura a juzgar a los demás por su apariencia o por las rarezas de su comportamiento, dice la cantante británica.

14/10/2010 3:38
AA

Susan Boyle, la cantante escocesa que sin ganar un concurso de canto de reality show se convirtió de la noche a la mañana en una celebridad mundial, confesó que de pequeña sufrió acoso escolar por su comportamiento y su apariencia física.

Boyle, quien sorprendió al mundo con su interpretación del tema “I dreamed a dream” en el programa de concurso “Britain’s got talent”, señaló que en la escuela le decían que era “diferente”, siendo presa del llamado bullyng o acoso escolar.

La cantante de 49 años presentó problemas de aprendizaje, debido a que cuando nació, le faltó oxígeno, pero sus aptitudes con el cantó le dieron la paz.

De esa época infantil, Boyle recuerda que hubo varios abusos por parte de sus compañeros, pero hubo un episodio que la dejó marcada, cuando la atacó una pandilla de hombres y mujeres.

Según escribió en su libro biográfico The woman I was born to be, una tarde la pandilla la persiguió y aunque intentó huir, la alcanzaron, tomaron su bolso, la empujaron y cayó rodando hacia un arroyo, lastimándose la cara con unas ortigas.

“Mi canto silenció a los acosadores pero, aún mejor, silenció los demonios de mi interior. Cuando te han abucheado, te han mandado a callar, te han hecho sentarte y estarte quieta, te han dicho que no hagas el ridículo, hay muchas cosas que te rondan la cabeza.

Una vez en el suelo, el líder del grupo se acercó y le apagó un cigarrillo en la espalda de su chaqueta. “El agujero redondo, perfecto, parecía resumir lo que yo valía para los demás. Sólo servía para apagar cigarros. Para nada más”.

Dice Susan que el canto le dio una nueva identidad, porque ahora sus ex compañeros no la recuerdan como “la que era medio tonta en la escuela”, sino como Susan Boyle, la que “canta de maravilla”.
Susan Boyle reconoce que todavía pasa por momentos de inseguridad como consecuencia de los episodios tristes que vivió en su niñez.

“Todavía tengo mis momentos de duda, como todo el mundo, ¿no? Si debo buscarle la moraleja a mi historia, es que la gente se apresura a juzgar a los demás por su apariencia o por las rarezas de su comportamiento”, advirtió
 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: