Tóxina botulínica, terapia de relajación muscular

La toxina botulínica es un veneno más mortífero que el de la bamba negra, la serpiente más venenosa del mundo.

26/08/2011 9:32
AA

Usualmente se asocia el uso de toxinas botulínicas para tratamientos de belleza como el desvanecer arrugas, sin embargo, este producto está recomendado para procesos terapéuticos de personas que tienen parálisis o contracciones musculares por lesiones cerebrales congénitas o por otras causas, incluyendo la parálisis facial.

Se trata de una toxina aún más venenosa que la emitida por la bamba negra, la serpiente con el veneno más mortífero del mundo, según explicó el doctor Adán Viveros, especialista en medicina física y rehabilitación.

Después de haber encontrado esta toxina, en el laboratorio se cristaliza y al aplicarla en “cantidades sumamente pequeñas y a nivel muscular y no en el torrente sanguíneo, se logra que las personas con enfermedades neuro-cerebrales logren relajar sus músculos y tener una rehabilitación mucho más rápida”.

El especialista añadió que es de vital importancia que la sustancia se encuentre en una temperatura fría, de lo contrario lo único que se estaría inyectando es agua.

Al respecto la doctora Marlene comentó que estos tratamientos pueden utilizarse también para problemas urológicos, neurológicos, oftalmológicos, dermatológicos, odontológicos, gastroenterológicos y proctológicos  y ortopédicos, como los que el viernes pasado se dieron en el DIF de Tlaltizapan, Morelos, y donde SUMEDICO estuvo presente.

Los especialistas mencionaron que la toxina en general no causa ninguna reacción, aunque podría producir nauseas, fatiga, síntomas de gripe o salpullido, y si es mal aplicada, puede hacer que un músculo se caiga por híperelajamiento, si es que se aplicó en una cantidad mayor a la requerida.

¿Cómo debe aplicarse?

No cualquier persona está capacitada para aplicar la toxina botulínica, de lo contrario podría haber efectos no deseados, al respecto la también especialista en rehabilitación del DIF Tlaltizapan, comentó que es básico basarse en el peso corporal del paciente para dar la dosis adecuada.

Posteriormente la doctora indicó que “no es a ojo de buen cubero, sino hay que palpar el músculo para identificar en donde está más concentrado y ahí aplicarlas unidades necesarias de botox para que el músculo se relaje y se logre facilitar la terapia de rehabilitación.

La especialista hizo énfasis en que la toxina debe aplicarse a nivel muscular y evitar a toda costa que entre a torrente sanguíneo, pues no debe combinarse con la sangre que lo regará por todo el cuerpo relajando órganos e impidiendo que realicen su función correctamente para mantenernos vivos.

La especialista concluyó diciendo que antes de aplicar la toxina, es preciso que al introducir la aguja al músculo hay que verificar que no “regrese sangre, así verificamos que ningún vasito se atravesó y nos pueda llevar la toxina por todo el cuerpo”.


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: