Tamaño de pupila podría decir si estás concentrado

Hacia dónde van los ojos y la información visual que obtienen pueden decir mucho de lo que pasa dentro del cerebro.

04/02/2015 3:49
AA

 Cuando una persona realiza cualquier actividad, su capacidad para no prestar atención a sonidos y señales irrelevantes o sí hacerlo ante posibles peligros, pueden ser decisiones importantes para obtener éxito o sobrevivir. Sin embargo, se descubrió que los cambios en el tamaño de la pupila podrían predecir cómo el cerebro se centra en un objetivo.

 
A través de un estudio de la Universidad de Duke, los investigadores descubrieron que hacia dónde van los ojos y la información visual que obtienen pueden decir mucho acerca de lo que está pasando dentro del cerebro.
 
Michael Platt, uno de los autores del estudio, explicó que se entrenaron a unos monos para cambiar su mirada hacia un objetivo visual para obtener una recompensa. Mientras se realizaba la tarea, los científicos disparaban rápidas imágenes de rostros de otros monos en la orilla de la pantalla.
 
Los monos, añadió el autor, suelen encontrar a sus semejantes muy interesantes, imposibles de ignorar, por lo que en el estudio los monos fracasaban seguido en la tarea y se quedaban sin recompensa, porque se fijaban en los otros, especialmente si los rostros tenían alguna emoción.
 
Cuando los seres humanos se debaten entre prestar atención a dos cosas diferentes, se tiene un conflicto en una región del cerebro llamada corteza cingulada anterior dorsal (CCAD), parte de una estructura cerebral mayor en la que se controla el pensamiento racional y las emociones.
 
El grupo de Platt utilizó un pequeño sensor implantado en el CCAD de los monos, con el que fue capaz de medir la actividad eléctrica de las neuronas individuales y encontró un conjunto de neuronas que estaban activas sólo cuando los monos estaban completando la tarea y trataban de anular las caras distractoras, pero no cuando se enfrentaban a uno de los estímulos por sí solos.
 
De acuerdo con el autor principal, R. Becket Evitz, experimentar un conflicto o cometer un error es algo que normalmente nos irrita, tal vez por la activación de la respuesta de lucha o huida, que  puede interferir con la habilidad de concentrarse en una tarea. Esta respuesta provoca una liberación de la hormona del estrés noradrenalina, amplía las pupilas y permite a una persona obtener más información acerca de su entorno.
 
Durante la prueba, las pupilas de los monos parecían cambiar de tamaño para compensar lo difícil que era la tarea y se estrechaban cuando las caras se volvían más difíciles de ignorar, y entre más pequeñas, mejores eran los monos para realizar los ensayos siguientes.
 
Los resultados podrían ayudar a comprender mejor el trastorno de hiperactividad con déficit de atención, donde los mecanismos para mantener la atención no funcionan correctamente, así como a podrían inspirar nuevas formas de mejorar el desempeño en la escuela o en el trabajo.
 
Además, la ciencia ha estudiado los movimientos oculares, tanto que una nueva generación de automóviles puede leer los ojos para detectar signos de distracción o somnolencia; algunas clínicas estudian las pupilas, que pueden ayudar a diagnosticar o identificar a personas en riesgo de sufrir una enfermedad mental como la ansiedad o la eficacia de terapias potenciales (Con información de ABC).
 

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: