Taurina para restaurar neuronas

Científicos de la UNAM investigan si la taurina aumenta la proliferación y diferenciación de células troncales.

15/08/2011 9:16
AA

Investigadores del Instituto de Fisiología Celular de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) estudian el papel de la taurina para generar células troncales que regeneren neuronas dañadas por enfermedades con Parkinson, Alzheimer o por el envejecimiento.

“La taurina (aminoácido que se encuentra en los tejidos de muchos animales, incluidos los seres humanos) desempeñará un papel decisivo para que esas células proliferen y se trasladen eficientemente a los sitios donde sean requeridas”, dijo Herminia Pasantes, investigadora del Instituto de Fisiología Celular.
 
Después de analizar durante treinta años el comportamiento de la taurina, los científicos estudian su efecto en la proliferación y diferenciación de células troncales.
 
“Al estudiar las troncales pudimos ver que la taurina aumenta su proliferación; después veremos si es necesaria para su migración y buscaremos el mecanismo mediante el cual realiza estas acciones. Con ese esquema explicaremos por qué es importante en la maduración correcta del cerebro”, comentó la investigadora.
 
De acuerdo con un descubrimiento reciente, en el cerebro adulto hay células de ese tipo que originan nuevas neuronas. Hallazgo en el que contribuyó Arturo Álvarez Buylla, formado en la UNAM y ganador del Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica por sus estudios en neurogénesis e hizo a un lado el mito de que las neuronas perdidas nos e podían recuperar.
 
Ahora los investigadores buscan averiguar si la taurina participa en los mecanismos en los que las células troncales generan otras que podrían trasladarse a lugares donde murieron otras células.
 
“Nuestras investigaciones nos dan una razonable certeza de que la taurina será un factor que facilite ese proceso, y de que, al igual que lo hace en el cerebro en desarrollo, favorecerá la proliferación y la migración de las células troncales adultas para dirigirlas a los sitios donde sean requeridas”, reiteró.
 
Aunque en el caso de las células cerebrales el proceso se complica debido a que la célula debe llegar al sitio donde ocurrió la pérdida y establecer todos los contactos funcionales que tenía.
 
“Supongamos que la troncal ya se diferenció en una neurona que liberará el neurotransmisor que hace falta, dopamina para el Parkinson, por ejemplo; entonces, hay que colocarla en el lugar donde murió la original y esperar a que haga el contacto adecuado con las otras, para que les dé la orden y se restablezca el control motor perdido en el paciente”, explicó Pasantes.
 
(Con información del Universal)
 

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: