¿Te cuesta concentrarte? Estas pueden ser las razones

La falta de concentración o atención es uno de los problemas más frecuentes que impiden concretar las metas

29/03/2017 12:39
AA

Para algunas personas es muy fácil concentrarse, pero para otros es una tarea muy difícil. ¿Cuántas veces te presentas en tu escuela o trabajo, dispuesto a poner todo el empeño posible? Y tu cerebro simplemente se rehúsa a cooperar contigo, olvidas las cosas importantes, no escuchas cuando te llaman y tu memoria de retención ese día no funcionó para nada. Si alguna o más veces te paso algo así puede que sufras de falta de concentración.

La falta de concentración o atención es uno de los problemas más frecuentes en este tiempo en el que la sociedad está atada a la tecnología.

Es un problema cuando necesitamos o queremos terminar alguna actividad, cuando queremos terminar una actividad, conseguir mejores resultados, irnos antes de donde estemos, dar lo mejor de nosotros mismos o por la falta de tiempo. Sucede casi día con día y por lo regular no se puede hacer nada.

Una buena solución para reducir la falta de concentración es identificar los motivos que la causan. Luego será más sencillo buscar una técnica o tratamiento que lo contrarreste.

Posibles causas

Te falta descansar

Todas esas ocasiones en que te decían ¡necesitas descansar! Te lo decían por algo, tu cuerpo y cerebro necesitan descansar. Las actividades extra como el estudio, el trabajo, el ejercicio, las relaciones personales, los quehaceres domésticos, se acumulan día a día, pero  ¿cuándo te das el tiempo de dormir y descansar?

Aunque depende de cada persona, el tiempo ideal de sueño es de ocho horas o más cada noche, pero si descansas menos, este puede ser el origen de tu falta de atención y concentración. El cerebro está demasiado dormido para centrarse en una tarea, no solo deberías dormir lo suficiente, necesitas una rutina de sueño: irse a la cama todos los días a la misma hora y programar el reloj para que despertar a la misma hora cada mañana.

Sobre carga en el trabajo

Nos exigimos tanto y ajustamos nuestro tiempo de tal manera que no te das tiempo para respirar o para cumplir con todos tus propósitos.

Cuando sobre cargas tu trabajo es más complicado concentrarse en algo en particular, si te concentras en las tareas que te falta no vas a prestar atención a la que estás haciendo en ese momento.

Si tu jornada laboral es de más de 8 horas puede ser contraproducente, son muchas las empresas que manejan este sistema, pero hoy en día son muchas las empresas que contratan empleados a medio tiempo para que rindan más y tengan tiempo adicional, porque al parecer esta técnica funciona ya que se comprobó que daban mejores resultados los empleados que descansaban un poco más

Falta de motivación

Cuando algo no te gusta, dedicar tiempo a esas actividades no es nada placentero, no contar con una meta puntual o no recibir incentivos, agradecimientos por aquellos que realizas, son causas muy frecuentes de tus problemas de concentración, la mente necesita algo que la lleve a actuar y que día con día la mantenga ocupada, para que así le exija cambiar todo lo que hace de memoria.

Cuando nada nos llama la atención en la oficina o cada día es igual al anterior, es más probable que el cerebro desee librarse de esa situación y active otra parte del cerebro como la imaginación y te haga imaginar cosas como estar lejos de ese lugar.

Trabajos repetitivos

Al igual que el anterior el trabajo se ve afectado, si tu trabajo día con día es igual puede que sea muy monótono y termines aburriéndote de eso, al principio era fácil pero con el paso de los días ya no te llena lo suficiente, te recomendamos que busques maneras para cambiar ligeramente los resultado o intentes hacer las cosas diferentes.

Dependiente de la tecnología

Si te la pasas pegado a tu celular y las redes sociales es probable que sea difícil para ti concentrarte en tu trabajo. Todos los aparatos tecnológicos que nos rodean son una fuente de distracción, cuantos más dispositivos de trabajo tenemos menos trabajamos, incluso si los utilizamos para mejorar el desempeño.

Deja cualquier aparato lejos de tu vista, no dejes las redes sociales abiertas en tu computadora y determina horarios específicos para revisar tus correos o mensajes. De esta forma tendrás menos ganas de estarlos revisando cada minuto y realizaras tus tareas de manera más eficiente, pero sobre todo concentrado.

No eres ordenado

El mantener tu espacio ordenado y libre de hojas y documentos por todos lados es esencial para que tu trabajo sea productivo, si tu escritorio está sucio o repleto de cosas te será más difícil prestar atención, tu mente y vista se posarán en cualquier objeto menos en aquello que debes hacer.

Además, no organizar tu lugar de trabajo crea un esfuerzo adicional para encontrar papeles, carpetas o herramientas necesarias, por eso realiza periódicamente una limpieza en el área, quita todo lo que pueda llamar tu atención y deja únicamente lo que necesites para cumplir con tus tareas.

Ansiedad

Tu ansiedad por otras cosas que no están relacionadas con el trabajo te impiden pensar más en lo importante. No dejes que  tus planes para el fin de semana o la cita que tendrás al salir del trabajo te distraigan. Pensar en esas cosas solo roba tu atención a lo que estás haciendo.

Ahora que ya leíste todas las causas, puedes empezar a buscar maneras de alejarte de ellas, en cualquier caso es mejor prestar total atención a lo que te encuentras elaborando y si te encuentras pasando por alguno de estos, relájate y respira, podrías escuchar alguna música de fondo para concentrarte siempre que ésta no te distraiga de tu trabajo.


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: