¿Te gusta la comida grasosa? Tus genes son los culpables

Un gen aumenta el deseo de consumir alimentos ricos en grasa

06/10/2016 2:02
AA

Para muchas personas, el sabor de la comida grasosa es mucho mejor que la de otros alimentos, lo que pone en riesgo la salud, pues ocasiona obesidad, sobrepeso, enfermedades del corazón y otros padecimientos.

Aunque se saben los riesgos, muchos no pueden dejar de comerla, ¿por qué? Al parecer la respuesta podría estar en un gen.

Gen MC4R

Investigadores de la Universidad de Cambridge descubrieron que la mutación del gen MC4R, que controla el hambre, el apetito y la quema que calorías, ocasiona que se elija la comida grasosa y que por consiguiente surja la obesidad.

Para este descubrimiento, se analizaron a 54 personas en quienes se observó la relación de sus genes con su forma de comer y la obesidad.

De acuerdo con los investigadores, tiene sentido comer y almacenar más grasa cuando el alimento es escaso, pero si el gen en cuestión ha sufrido esa mutación una persona podría llegar a comer de manera insaciable.

El experimento

Los científicos ofrecieron a los voluntarios porciones ilimitadas de pollo y un postre, ambos en tres versiones de apariencia idéntica y sabor muy parecido, pero que variaban en la cantidad de grasa y azúcares que contenían, desde saturadas a ligeras.

A los voluntarios se les ofreció una pequeña muestra de cada una de las versiones y luego les dejaron comer con libertad del plato que más les gustara. Enseguida, se les convidó un flan de fresas, merengue y crema como postre, esta vez variando el contenido de azúcar.

Aquellos que tenían un gen relacionado con la obesidad mostraron una preferencia por la comida alta en grasas, además de que comieron en mayor cantidad, según los resultados del estudio, publicados en la revista científica Nature Communications.

Las conclusiones

Se estima que aproximadamente una de cada mil personas lleva una versión defectuosa de este gen.

El autor principal, Sadaf Farooqi, del Instituto de Investigación Médica del Consejo Wellcome Trust de Ciencia Metabólica de la Universidad de Cambridge, afirma que esto sugiere que al menos parte de nuestras preferencias alimentarias se han reducido a la biología.

“Incluso si se controla bien la apariencia y sabor de los alimentos, nuestro cerebro puede detectar el contenido de nutrientes”, indica y agrega que el MC4R hace que la gente valore la grasa sobre el azúcar, lo cual tiene sentido si el fin es acumularla para tener energía.

(Con información de Notimex)


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: