¿Por qué te levantas de mal humor?

Si no te levantas de buenas, tal vez se deba a alguna de estas causas

24/10/2016 11:10
AA

¿Cuántas veces te has despertado de mal humor que no quieres realizar tus actividades o no les pones la misma dedicación?

No despertar de buenas es algo común que a todos nos ha pasado, pero que si siempre ocurre, puede representar un problema mayor.

Amanda Santana, neuropsicóloga del Instituto Superior de Estudios Psicológicos, explica que despertar de mal humor puede ocurrir porque aún estamos en un estado de transición del sueño a la vigilia.

“Mientras dormimos, ciertas estructuras de nuestro cerebro dejan de funcionar y el despertar supone retomar la actividad de esas estructuras, que vuelven a ponerse en marcha. Ese proceso es progresivo y el periodo que tardamos en activar esas estructuras es lo que denominamos inercia del sueño”, dice.

Pero cuando la irritabilidad es frecuente, entonces es un síntoma de que algo no está bien en la vida de esa persona.

“Puede que detrás se esconda un trastorno del sueño, pero lo más normal es que se produzca porque duermen poco y a la hora de despertarse el cerebro se estresa porque quiere más sueño, lo que genera mal humor. No se trata de dormir las siete u ocho reglamentarias, sino de dormir bien”, menciona el Dr. Álex Ferré, médico especialista en trastornos del sueño.

No descansar afecta tu salud

Un estudio realizado por la Universidad de Surrey (Reino Unido) y Lieja (Bélgica), afirma que no dormir bien ocasiona dificultades de atención y otros problemas de salud.

Por su parte, Penelope Lewis, neurocientífica y profesora de la Universidad de Manchester (Reino Unido), menciona que también se pueden presentar otras consecuencias como los bajones de estado de ánimo por la mañana y la forma de ver al mundo.

“A las personas que se levantan sin haber descansado les cuesta adivinar los olores e incluso tienen dificultad para diferenciar los sabores ácidos. También pueden presentar pequeños problemas de audición y visión. La evidencia nos dice que el cansancio nos puede llevar a ver el mundo a través del filtro más pesimista”, dice en su libro The secret world of sleep.

La razón de esto, menciona, no está muy clara aunque de acuerdo a algunos estudios, podría deberse a la región específica del lóbulo frontal que normalmente filtra los sentimientos negativos, la cual se afecta por no dormir bien.

Despierta de buen humor

La inercia del sueño es cuando estamos en un estado de inconsciencia desconectados del exterior con nuestra reactividad  estímulos externos muy reducida

Cuando nos despertamos de golpe al estar en esta fase, todas las estructuras que no estaban funcionando se ponen en marcha provocando el mal humor, por lo que lo mejor en esos casos es despertar lentamente.

“La transición del sueño a la vigilia debe producirse de forma progresiva, pasando de la inconsciencia a la consciencia plena. En este proceso hay un intermedio en el que, siendo ya conscientes de nuestro entorno, nuestro cerebro aún sigue estando algo somnoliento, lento”, explica el doctor Fernando Ramos-Argüelles, neurofisiólogo de la Clínica Rotger.

Añade que la duración e intensidad dependerán de la fase de sueño desde la que se produce el despertar, del número de horas que hayamos dormido, de la parte de la noche en que nos despertemos y de la existencia o no de una patología del sueño.

Despertar en el sueño profundo también causa mal humor

Álex Ferré menciona que otra de las causas del mal humor es despertar en la etapa NREM (No Rem) del sueño, es decir, donde es más profundo.

“Un despertar desde el sueño profundo es muy duro, muy brusco, mientras que despertar desde la fase REM es siempre más placentero”, dice.

Ramos-Arguelles coincide que esta fase es la que más genera mal humo además de que “implica una gran desorientación y dificultad para recuperar el estado de alerta propio de la vigilia”.

Otros efectos que se pueden presentar, según Amanda Santana, son problemas de memoria y de concentración, lentitud en la planificación, en la velocidad de pensamiento, irritabilidad e incluso depresión.

La influencia del reloj biológico

El reloj biológico nos identifica como búhos o alondras, es decir, como matutinos o vespertinos.

Los búhos son los que tienen problemas para despertarse temprano pero que tienen mayor facilidad para trabajar o hacer sus deberes por las noches. Por ello, despertar de mal humor es más común en ellos.

En cambio, las alondras tienen un mejor estado de ánimo al despertar y la mañana es su etapa del día más productiva.

“En general, si una persona tiene una cronología de tipo matutina, la inercia del sueño tendrá un periodo corto frente a aquellas que son más nocturnas, que tendrán que emplear más tiempo y esfuerzo en activar aquellas estructuras previamente desenchufadas durante el sueño”, concluye Santana.

(Con información de El País)


1 comentario

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: