¿Te muerdes las uñas? Puede ser un hábito compulsivo

Descubre cómo afectan a la salud los hábitos compulsivos

01/06/2017 2:00
AA

Si eres de los que constantemente se muerde los labios o se lleva los dedos a la boca, para morderte las uñas, eres de ese 25% de la población que lo hace. Y aunque parezca una práctica bastante común, puede llegar a convertirse en un hábito compulsivo y esto puede llegar a causar un gran daño a tu salud.

Tú vs. tus hábitos compulsivos

Rascarse la piel, tocarse el pelo, frotarse los ojos, morderte las uñas o morder la parte interna de tus mejillas. Los hábitos compulsivos pueden afectar a muchos ámbitos de la vida.

Un nuevo estudio del equipo de investigadores de la Universidad de Cambridge (Reino Unido), arroja una nueva explicación a todos nuestros hábitos. Según estos expertos se trata de un fallo en el sistema de control del cerebro, esto podría sentar las bases de las compulsiones en el  trastorno obsesivo compulsivo (TOC) dejando de fuera las teorías sobre que los hábitos los crea el sujeto.

Tu cerebro colapsa

Para los investigadores, estos hábitos son una condición que provoca el cerebro cuando colapsa. “El sistema de hábitos del cerebro se vuelve loco”, dicen. Para llegar a este resultado, los investigadores escanearon los cerebros de 37 pacientes con TOC y 33 sin este trastorno.

Sometieron a los voluntarios a una prueba repetitiva de respuesta conductual, descubrieron que los pacientes con TOC,  eran menos capaces de detener sus hábitos, mientras se observó una actividad cerebral excesiva en el núcleo caudado (parte importante del cerebro que controla las actividades diferentes, incluyendo las de aprendizaje).

Los científicos creen que los hábitos pueden estar causadas por una falla en el sistema del cerebro que controla los hábitos que son específicos para cualquier persona con un hábito de carácter repetitivo.

¿Qué es el TOC?

El trastorno obsesivo compulsivo suele ser heterogéneo, los pacientes presentan una variedad de síntomas entre los que destacan:

  • Orden y simetría: Búsqueda de la perfección, intensa tensión y malestar al ver o pensar que esos objetos pueden ser tocados y movidos en un orden distinto.
  • Contaminación: Sentimiento de una contaminación o suciedad, gérmenes o virus en la piel
  • Contadores: Necesidad de contar cualquier cosa, ventanas, carros, líneas del piso.

Ahora no solo es el TOC, hay una serie de comportamientos humanos que se consideran ejemplos de hábitos compulsivos, incluidos el abuso de drogas, el alcohol y los atracones de comida.

Lo que todos estos comportamientos tienen en común es la pérdida de control, tal vez debido a la falta de comunicación entre las regiones que controlan nuestro hábito.

Mientras que algunos hábitos nos ayudan a vivir un poco mejor, existen otros como el TOC que modifican nuestra vida.

Los hábitos y tu salud

En la intimidad, el hábito obsesivo de sufrir de alguna enfermedad o infección, hacen que tus encuentros no sean del todo placenteros. Mientras que en las relaciones sociales diarias, el comportamiento de las personas suele incomodar a las personas que padecen algún tipo de TOC.

Un adulto con la compulsión por lavarse las manos constantemente, podría visitar un dermatólogo debido a sus dedos que pueden estar lastimados al igual que su piel. Un padre podría acudir al doctor, cuando descubre que su hijo se baña 3 o 4 veces al día.


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: