¿Por qué te quieres casar?

Anhelos y para resolver crisis de pareja son algunos de los motivos

23/09/2016 1:00
AA

Anteriormente el matrimonio era considerado una parte fundamental en una persona, pues si llevabas muchos tiempo con en una relación pero no te querías casar o eras soltero, no eras bien visto por la sociedad.

Actualmente el índice de matrimonios ha disminuido, mientras que el de divorcios se ha incrementado, entonces, ¿por qué la gente se quiere casar si muchos al final deciden separarse?

Eva Hidalgo, psicóloga y coach, explica que para quienes deciden casarse, la celebración del matrimonio es un ritual para formalizar su compromiso y amor, en el que trasmiten el mensaje de que su pareja es importante y es con quien desean desarrollar su proyecto de vida.

Por su parte, Silvia Pérez Manjavacas, psicóloga en la agencia matrimonial Alter Ego, en Madrid, menciona que otro motivo es porque la persona desea compartir su futuro y las cosas tantos buenas como malas, pero sobre todo porque sabe que puede contar son su pareja en momentos difíciles.

“En ocasiones no es necesario que llegue a darse la situación adversa en la que nuestra esposa o nuestro marido nos muestre su apoyo, sino que es suficiente con saber que llegado el caso lo haría”, subraya.

Como solución de crisis en la relación

La psicóloga Hidalgo, indica que el matrimonio también es utilizado para resolver crisis que amenazan la relación.

“Cuando la pareja se siente estancada, tiene conflictos o no logra alcanzar un estado óptimo de bienestar, opta por el matrimonio con la expectativa utópica de que ese gran paso va a afianzar su amor casi por arte de magia, disolver los malentendidos y volatilizar todos sus problemas”, dice.

Sin embargo, aclara, que esto no es bueno porque una vez que pasa la boda y la euforia, la pareja vuelve a su rutina de apatía y conflictos.

¿Matrimonio es igual a felicidad?

Fernando Monge, profesor del Departamento de Antropología Social y Cultural de la UNED, señala que para muchos casarse significa felicidad eterna, pero la realidad es que no hay una relación directa.

Hidalgo concuerda con el profesor y añade que la firma en un documento que avale la unión, no tiene que ver con la felicidad, pues ésta se da por la suma de diversos ingredientes.

“Es el resultado de sumar la aceptación y estima de uno mismo y del otro, la comprensión y apoyo mutuo, la creación de proyectos en común, el humor, la capacidad de resiliencia para afrontar cualquier crisis, el respeto, la atracción sexual y/o el cariño, tener inquietudes compartidas, etcétera”, detalla.

Anhelos al casarte

Silvia Pérez indica que cuando una pareja se quiere casar, tiene dos anhelos: que la relación será más fácil después de la boda y que el entendimiento será mucho más claro y fluido.

“Son objetivos poco realistas. Estas metas inalcanzables suelen convertirse en uno de los principales motivos que conducen al divorcio”, dice.

En este sentido, la abogada Lorena Benito, afirma que otro anhelo es que las parejas creen que su amor será eterno, lo cual no siempre es así.

“Ninguna pareja en el momento de contraer matrimonio tiene presente la posibilidad de la disolución de su unión, puesto que los cónyuges se casan en la creencia de que su amor será eterno y que nada ni nadie podrá conseguir que se fracture lo que hay entre ambos”, menciona

Entre las principales razones por las que se surge un divorcio, la abogada menciona que son el desvanecimiento del seno familiar, desenamoramiento y presencia de terceras personas.

“La explicación reside en que las parejas se crean unas expectativas iniciales que identifican el matrimonio con un salvoconducto hacia un porvenir perfecto y, poco a poco, la realidad y el paso del tiempo destruyen esas esperanzas”,  concluye Pérez.

(Con información de El País)


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: