Técnicas para ser un mejor runner

Las 14 cosas que te convertirán en un runner experimentado

25/01/2017 4:02
AA

El running es uno de los deportes más efectivos para tener buena condición física y sobre todo un adecuado estado de salud, por lo que cada vez más personas se están animando a practicarlo.

Comenzar a ser runner no es sencillo, pues se requiere de mucha dedicación y compromiso para no sentir pesados los entrenamientos y no abandonar el poco tiempo. Sin embargo, esto no indica que sea imposible.

Todos los runners experimentados se caracterizan por llevar a cabo estrategias que los motivan a entrenar y que hacen del deporte un estilo de vida. ¿Qué hacen exactamente? Te lo decimos para que lo pongas en práctica inmediatamente.

Busca tu motivación

Es lo más importante para comenzar a entrenar.  Puede ser bajar de peso, ser más ágil, reducir tu estrés, etc, todo es válido.

“Las motivaciones, los retos que nos fijemos, nos van a ayudar a ser más constantes y nos van a estimular a la hora de salir a correr”, explica Javier Serrano, periodista, runner y autor del libro Manual del buen corredor.

Diseña un plan

“Tanto el sistema cardiovascular como tus músculos y tendones requieren una adaptación progresiva. Con la planificación, el rendimiento y el disfrute de este deporte aumenta espectacularmente en semanas”, dice el doctor Antonio Manzano, especialista en Medicina Deportiva de iQtra Medicina Avanzada.

Serrano menciona que para diseñar el plan, es fundamental considerar la experiencia y estado físico que tengamos. Asimismo, se debe fijar algo realista sin caer en los excesos.

Sé regular

Para que tu organismo se adapte al deporte, entrena de forma regular, es decir entre tres o cuatro veces por semana, no todos los días.

Así evitarás cansarte de más y cuidarás tus articulaciones.

No entrenes hasta el tope

“Eso quema a cualquiera, nos pasaremos de forma o nos lesionaremos, forzar demasiado es destructivo para nuestro cuerpo”, señala Javier Serrano.

Lo ideal es correr según lo indique nuestro plan y evitar sobrepasar nuestros límites.

“Si corremos con una zancada más larga, debemos ir con una menor frecuencia ya que conlleva una mayor sobrecarga cardiovascular y musculo-esquelética. Si nos decidimos por una frecuencia más alta, la zancada será más corta, de manera que las articulaciones y los músculos tengan una tensión muscular menor”, menciona Manzano.

Toma días de descanso

Respetar los días que te toque descansar, te ayudará a evitar sobrecargas y a mejorar tu rendimiento.

Elige un buen calzado y calcetines

No tener el calzado adecuado puede provocarte diversas lesiones, por ejemplo, en los tobillos, rodillas, cadera o espalda.

“La consecuencia de una mala elección de zapatillas casi siempre es la misma: lesiones. Necesitamos asesoramiento profesional, para adquirir zapatillas conviene recibir consejo especializado en tiendas específicas”, enfatiza Serrano.

Asimismo, utiliza un buen par de calcetines para que no te resbales ni tengas ampollas.

“Es el primer elemento que va en contacto con nuestro pie. La finalidad es un buen ajuste, sin costuras, que aporten una buena absorción de la humedad y el sudor de los pies”, dice Manzano.

Cuida la postura de tu cuerpo

Una buena postura ayudará a tener pisadas más eficientes y a evitar lesiones.

“Mira hacia el frente, Los hombros hacia detrás y la espada recta, los brazos relajados y cómodos, y la rodilla delante del pie al dar la zancada”, explica Manzano.

Aliméntate bien

Serrano aconseja no tomar nada dos o tres horas antes de entrenar para evitar la pesadez en el estómago.

“Después de correr comeremos a demanda”, dice.

Por su parte, Manzano indica que la mejor dieta al terminar el entrenamiento es la rica en carbohidratos, pero también en grasas vegetales y proteínas.

Duerme bien

Respeta tu tiempo de sueño. Para algunos ocho horas son las necesarias para descansar, pero para otros pueden ser cinco o seis, todo dependerá de tu organismo.

No descansar correctamente aumenta el riesgo de lesiones y genera problemas de rendimiento, indica Serrano.

 No te compares con los demás

Siempre habrá alguien más rápido que otro, pero eso no es motivo para sentirte inferior.

“Seguro que también hay otros que entrenan tanto o más que nosotros, pero luego no les luce. Cada uno tiene que tomarse como referencia a sí mismo, intentar mejorar sus propias marcas, y no comprarse con los demás”, dice Serrano.

El especialista añade que también debes evitar frustrarte cuando algo no te resulte como esperabas.

“Si no salen los resultados que esperábamos, no pasa nada. Eso no significa no intentarlo con todas nuestras ganas y no perseguir nuestros objetivos, pero debemos tener la madurez suficiente como para aceptarlo si las marcas no son las que esperábamos”.

Hidrátate

Toma agua antes y después de entrenar para no deshidratarte y prevenir la fatiga.

“Durante un entrenamiento corto o incluso durante una carrera de hasta 10 kilómetros, podemos no beber”, dice Serrano.

No olvides calentar

Mueve los tobillos, rodillas y caderas antes de entrenar. Esto te ayudará a que el cerebro tenga mejor control de la posición que mantiene cada articulación, lo que evitará lesiones.

Estira al terminar

Estira todo tu cuerpo unos 8 o 10 minutos después de tu entrenamiento.

Los estiramientos de los cuádriceps y lo que de cadena posterior (isquiotibiales, bíceps femoral y gemelos), son los más importantes, dice Manzano.

Vigila tu cuerpo

Mantente alerta ante cualquier molestia que sientas al correr o cuando hayas terminado.

“Debemos escuchar al cuerpo, si nos duele algo significa que tenemos un problema y no debemos ignorarlo. No se trata de ser alarmistas, hay pequeñas dolencias que no revisten importancia, pero que el ansia por entrenar no nos impida actuar con sentido común”, concluye Serrano.

(Con información de Buena Vida)


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: