Tengo diabetes, ahora ¿cómo me cuido?

Especialista da una guía a seguir que van desde la ayuda emocional, hasta el tipo de dieta y la rutina para medir la glucosa.

07/09/2011 8:51
AA

Enfrentar una enfermedad como la diabetes no es fácil, implica todo un cambio en las costumbres de alimentación y actividades; sin embargo esto no debe verse como el acabose, por el contrario, representa la oportunidad de adquirir hábitos que permitirán mantener una alta calidad de vida en lo individual e incluso en lo familiar.

Esta es la óptica que comparte con SUMEDICO el endocrinólogo Adolfo Cortés Morales (*) integrante de la Sociedad Mexicana de Nutrición y Endocrinología.

Una persona diagnosticada con glucosa alta en sangre, apuntó, no sólo debe de acudir con el médico, “debe de asumir una conducta positiva, estar dispuesto a seguir las recomendaciones que se le indiquen y no dejarse llevar sólo por opiniones familiares o de amistades. Es más, si percibe que las consultas convencionales no resultan suficientes para el control de la enfermedad, es necesario que acuda con un endocrinólogo, que es el experto en diabetes”.

En este contexto, el doctor Cortés Morales enlistó los pasos necesarios para que los pacientes con “exceso de dulce en la sangre” –como se dice coloquialmente-, se cuiden y eviten crisis, como el coma diabético:

Busque apoyo emocional.- Cuando se recibe el diagnóstico de diabetes, el paciente de inmediato lo asocia con la cercanía de riesgos como mutilaciones del cuerpo, como el pie; pérdida de la vista a causa de glaucoma, entre otros. Esto lo puede llevar a un estado de depresión que puede tornarse severo; ante ello lo recomendable es canalizarlo al servicio de psicología, pero si el estado depresivo es muy grande entonces se debe ir con el psiquiatra.

Alimentación.- Hay mucho mito en relación a las recomendaciones nutricionales, apuntó el especialista del IMSS, lo cierto es que lejos de establecer un sistema estricto de prohibición, las personas diabéticas deben aprender a balancear y tener una mejor modulación de combinación de alimentos.
En lugar de “eliminar” se debe de “restringir” el consumo de grasas y azúcares, pues también son necesarias para el cuerpo, pero con moderación.

Por ejemplo, es recomendable comer una porción de fruta en cada alimento, pero no un jugo porque en éste se llegan a concentrar por lo menos tres porciones o más, entonces hay una saturación de azúcares que no es recomendable ni siquiera para las personas sanas. Si hay un gusto especial por los jugos, estos pueden ser con una pieza de frutas combinados con vegetales.

En cuanto al pan, reconoció el doctor Cortés Morales, el problema es que incluso en los integrales se mantiene una alta concentración de harinas y con estas de carbohidratos, favoreciéndose aun más la concentración la elevación de la glucosa, por ello lo mejor es sustituirlos con otros alimentos con alto contenido de fibras y eliminar por completo el pan.

Ejercicio.- No se trata de que el paciente se convierta en un experto en el gimnasio o en un maratonista; la rutina de ejercicio debe de aplicarse acorde a las características individuales. Debe considerarse además que si no se tiene tiempo suficiente, como ocurre generalmente, pueden adaptarse los tiempos, por ejemplo, si va en auto, estacionarlo dos o tres cuadra antes de llegar a su trabajo o si se va en transporte público igual descender unas calles antes.

Medición de glucosa.- Anteriormente se consideraba que la medición en ayunas era correcto, explicó el doctor Cortés Morales, sin embargo recientemente se ha comprobado que hay variantes en los niveles de glucosa en el día, sobre todo después de ingerir alimentos, que deben atenderse para un buen seguimiento. Así, lo ideal es hacerlo en distintos horarios en un mismo día, pero esto tiene inconvenientes: resulta costoso porque el paciente requeriría utilizar varias cintas reactivas y lancetas, además de que es sumamente agresivo el tenerse que pinchar a cada momento el dedo.

Por ello lo aconsejable es medirse a diario la glucosa, pero en distintos horarios, es decir, si el lunes la mido antes del desayuno, el martes quizás lo haga antes de la cena y el miércoles después de comer, etcétera, y así el médico contará con mejores parámetros para la dosis de los medicamentos.

Evite infecciones.- En este aspecto el cuidado de la piel es sumamente importante, porque la diabetes es causa de gran resequedad y esta da pauta a infecciones, lo cual se convierte en un círculo vicioso que merma en mucho la calidad de vida del paciente.

Al haber una infección, el cuerpo requiere de mayor energía para combatirla y aumentan las necesidades de insulina, si las dosis no cumplen con el propósito entonces los valores de azúcar se descontrolan, el paciente se debilita más y aumentan las infecciones, pudiéndose llegar al punto de la amputación.

Es por ello que se cuida tanto el pie diabético y se recomienda el uso de calzado de material natural, es decir de piel de animal, pues el sintético causa sudor y esto favorece las infecciones.

La horma debe ser amplia para evitar presiones que den lugar a lesiones ulcerosas o callosidades; deben utilizar un espejo para revisar la planta de los pies, secarse bien después del baño incluso entre los dedos; en las uñas debe evitar el corte en redondo porque predispone a uñas enterradas o encarnadas, preferentemente se deben limar en ángulo recto.

Para lubricar la piel de todo el cuerpo, se recomienda eliminar jabones y cremas perfumados, porque estos eliminan la acidez cutánea que es una protección natural. Lo deseable es utilizar productos neutros.

A fin de mantener bien hidratado todo el organismo, se debe de tomar suficiente líquido durante todo el día.

(*) Dr. Adolfo Cortés Morales, clínica de diabetes del Centro Médico Nacional la Raza, especialidades, Sociedad Mexicana de Nutrición y Endocrinología, famcogo@hotmial.com 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: