Tengo diabetes, ¿cómo cuido mi dentadura?

Pacientes con diabetes que tienen controlada su enfermedad requieren los mismos cuidados dentales, explica odontólogo a SUMEDICO.

29/09/2011 8:44
AA

Si tienes diabetes y estás controlado, el cuidado de tu salud bucal no tiene porque preocuparte, pues estarás en las mismas condiciones que una persona sin resistencia a la glucosa.

 De acuerdo con el doctor Alberto Wintergerst (*), especialista en salud dental, un paciente con Diabetes Mellitus que se encuentra controlado medicamente no requiere ningún tipo de cuidado especial, sin embargo, al igual que cualquier otro paciente debe cepillarse diariamente los dientes después de comer y ayudarse con hilo dental.

 El especialista señala que mientras no se padezca ninguna alteración en dientes o encías la limpieza profiláctica y revisión de rutina debe hacerse cada seis meses, ahora que si ya se ha detectado algún problema, el chequeo debe ser cada tres meses. 

Se puede detectar que hay problemas de salud bucal cuando:

  • Hay sangrado de encías
  • Se observa que la encía migra hacia la raíz
  • Hay pérdida ósea
  • Hay movilidad de dental
  • Presencia de xerostomía (resequedad bucal)
  • Procesos infecciosos como caries
  • Acumulación de cálculo dental o sarro
  • Cambios de coloración en encías o mucosas de carrillos o lengua
  • Cualquier cambio en boca

De acuerdo con el doctor Wintergerst, si existen esas señales en la boca es momento de atenderse, pues son anomalías y seamos pacientes con tolerancia o no a la glucosa, nos está indicando que tenemos un problema oral.

La atención dental sí es diferente

Aunque en general se trata igual a un paciente con diabetes que a uno que no la presenta, cuando se realizan “tratamientos invasivos como cirugías o curetajes profundos se deberá manejar antibióticos profilácticos en aquellos con diabetes mellitus”, pues de esta manera se previene cualquier problema de infección que pudiese llegar a ocurrir.

Cuando un paciente tiene una mucosa controlada en realidad no hay ningún problema según indica el especialista, pero cuando no es así “sí existen riegos de infecciones severas o de aumento de la glucosa por el procedimiento o por la infección”, señala.

Las hemorragias bucales se llaman gingivorragia o sangrado de encías, rara vez son abundantes, y solo se presenta cuando las encías están inflamadas a causa de placa dentobacteriana por una mala técnica de cepillado, de otro modo no tendría porque ocurrir indica el doctor.

Para prevenir estos problemas los pacientes deben acudir cada seis meses a su limpieza, pues cualquier formación de placa se elimina por completo en estas sesiones de rutina, pero si llegase a ocurrir, no se preocupe pues cesará por sí solo, a menos que tenga problemas de coagulación y en este caso sí tendría que acudir al consultorio para que le apliquen materiales hemostáticos, concluye el especialista.

(*) Dr. Alberto Wintergerst
Especialista en salud dental
agerst@dimplantmexico.com
consultoriocdi@hotmail.com
 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: