Terapias blanco contra células cancerosas

Este proceso de gran apoyo para mujeres con cáncer de mama, es eficaz y menos doloroso.

18/02/2010 11:00
AA

En México se aplican ya con éxito las “terapias blanco”, que consisten en el suministro de medicamentos que atacan directamente a las células cancerosas, sin lastimar a aquellas que se encuentran sanas; este tratamiento concede mayor y mejor calidad de vida, aseguró la doctora Laura Torrecillas, jefa de Quimioterapia del Hospital 20 de Noviembre del ISSSTE.

En entrevista con sumedico, la especialista explicó que este tipo de terapias es de mayor utilidad en casos de cáncer de mama en fase terminal.

Es decir, precisó, no se trata de que la paciente esté al borde de la muerte, sino que su cáncer ya no tiene cura y sí representa un riesgo de que afecte otros órganos.

En estos casos se utiliza tradicionalmente la quimioterapia y  radioterapia como paliativos, con la finalidad de aminorar síntomas de la enfermedad como son dolor de hueso o hígado, inflamación abdominal, etcétera.

Sin embargo, la quimioterapia provoca también síntomas desagradables, como la caída del cabello, náuseas, debilidad, baja defensas del organismo, diarreas, entre otros, que le impiden a la mujer convivir con su pareja, hijos, familiares y amigos, e incluso es discapacitante.

Ante esta situación, enfatizó la especialista, tanto en el ISSSTE como en el IMSS se han buscado tratamientos más eficaces y con efectos menos dañinos, que no atacan a las células en general, como lo hace la radioterapia al aplicarse vía intravenosa.

“Los nuevos tratamientos se conocen como terapias blanco o terapias dirigidas, su aplicación es oral y el medicamento sólo se adhiere a las células cancerosas, a través de una especie de antenas que estas tienen. Esto se traduce en menos molestias, es la nueva era de los tratamientos en cáncer de mama”, apuntó la doctora Laura Torrecillas.

La manera más lógica de saber cómo combatir a las células cancerosas, expuso, es saber qué las hace diferente al resto de las del organismo sano, “a través de investigaciones se han identificado estos  cambios moleculares que se multiplican por cientos de miles de veces, en exceso y provoca la formación de metástasis, esa marca molecular se puede identificar como ErbB2 + (HER2), una de cada cuatro o cinco mujeres con ese cáncer de mama tiene esa marca positiva”.

La especialista aclaró que este nuevo tratamiento no se aplica a todas las pacientes: “La nueva terapia oral anti ErbB2+ de GSK recibió la aprobación para su uso, en combinación con Capecitabine, para el tratamiento de pacientes con cáncer de mama localmente avanzado o metastásico cuyos tumores sobreexpresan al receptor ErbB2 (HER2+) y quienes han recibido tratamiento previo con el medicamento Trastuzumab”.

Este novedoso medicamento se llama Lapatinib, puntualizó, es una pequeña molécula de inhibición dual de los receptores ErbB1 (EGFR) y ErbB2 la cual trabaja en el interior de las células bloqueando los receptores de la tirosin cinasa que son los responsables de crecimiento del tumor. Este innovador mecanismo de acción es una nueva manera de tratar el cáncer de mama y es diferente de las actuales terapias para ErbB2 positivo.

Más tiempo de vida, con mejor calidad

La doctora Laura Torrecillas hizo hincapié en que la importancia de este novedoso tratamiento es que concede mayor tiempo de vida, al retardar el progreso del cáncer de cuatro a ocho años, pero con una mucho mayor calidad de vida.

“Un aspecto importante es que no tiene por qué ir al hospital, las mujeres pueden tomarlo en casa porque es vía oral, lo cual les  da la oportunidad de pasar tiempo de calidad con familia y amigos, pues tiene un muy buen perfil de seguridad y pocos efectos adversos”.

Aseguró que Lapatinib es generalmente bien tolerado, la mayoría de los efectos secundarios fueron de leves a moderados. Los más comunes fueron gastrointestinales, principalmente diarrea, y toxicidad cutánea. Los eventos secundarios cardiacos fueron poco frecuentes y de carácter reversible.

Por separado, Patricia Cortés Esteban, también oncóloga del Hospital 20 de Noviembre, apuntó que el tratamiento se puede aplicar en diversos tipos de cáncer, destacándose los casos de mama porque se  ha logrado que haya menos posibilidades de que aparezca nuevamente el tumor.

Las esperanzas de vida son muy importantes, por ejemplo, en cáncer de mama, así como de hígado o riñón se alcanza una sobrevida de por lo menos cinco años, aproximadamente; en pulmón se ha alcanzado el año y medio promedio.

Pero, enfatizó la especialista, existen casos en que, después de haber pasado por un tratamiento con Trastuzumab, la sobrevida llega a ser de hasta 10 años.

La doctora Cortés Esteban indicó que los tratamientos blanco o dirigidos no se pueden aplicar en todos los linfomas, pues se requiere tenga la marca ErbB2 + (HER2); además, los especialistas se ven obligados a ser muy selectivos, pues son terapias muy caras, con un costo de 30 mil a 50 mil pesos al mes, por lo que se deben aplicar a pacientes que realmente vayan a ser beneficiados.
 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: