Test detecta síndromes desde la gestación

Expertos del Cinvestav desarrollaron una prueba molecular capaz de detectar anomalías en el desarrollo fetal, a partir de las ocho semanas.

28/02/2013 9:23
AA

La salud genómica de un bebé ya puede saberse desde la octava semana del embarazo gracias a un desarrollo realizado por científicos del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav).

Los investigadores crearon una prueba molecular que permite conocer la presencia de síndromes como el de Down, de Turner y de Klinefelter, además de aneuploidías severas (defectos en los cromosomas) relacionados con amenaza de aborto.

Con esta prueba, los médicos pueden conocer el panorama de los 46 cromosomas que forman a un ser humano y detectar cualquier anomalía o malformación desde una etapa muy temprana, según señaló Esther López Bayghen, investigadora del Departamento de Genética  y Biología Molecular del Cinvestav y líder de este proyecto.

Para realizar el análisis, estudian los genomas en varios escenarios, y es el proceso que ya se conoce, pero en bebés que aún están en periodo de gestación solo se hace en el Cinvestav, y los resultados dan una certeza superior al 95%, que es muy superior a los que ofrecen las pruebas en el amnio.

La investigadora especificó que  la prueba se realiza en los 46 cromosomas de forma individual, incluyendo a los sexuales, y con esto a la octava semana también se puede saber si será un niño o una niña, que con un ultrasonido se puede conocer hasta la semana 12.

López dijo que con el método del ultrasonido las pruebas de riesgo se aplican hasta las 12 semanas, y que no son tan certeras, porque para los resultados más exactos se requieren ultrasonidos muy modernos y especialistas muy capacitados para detectar posibles malformaciones o síndromes.

Y la prueba genómica también puede hacerse en mujeres embarazadas mayores de 35 años, o que hayan estado expuestas a algún tóxico o medicamento agresivo, a radioactividad, que hayan sufrido  dos o más abortos previos, o que hayan tenido un hijo o familiares con alteraciones genéticas.

Las muestras deben tomarse entre la semana ocho y 12 porque es cuando hay mayor concentración de células fetales y el procedimiento es simple y similar a un papanicolau.

Para la investigadora del Cinvestav, al diagnosticar si el bebé cuenta con el material genético completo, descartando alteraciones en términos genómicos, el resultado más positivo que se puede tener es generar seguridad y tranquilidad en los padres, para que vivan un embarazo sin incertidumbre.

La experta señaló que actualmente la prueba, que tarda dos semanas en tener resultados, está subsidiada y por ello tiene un costo de cuatro mil 600 pesos, pero posteriormente incrementará su costo.


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: