Testimonio de un dependiente de internet

Israel Gasca tiene 22 años, pasar tiempo sin conectarse a la red le provoca ansiedad.

17/05/2011 8:51
AA

Israel Gasca tiene 22 años, actualmente trabaja como capturista de datos y dice ser dependiente de la red, aunque no se ha sometido a ningún tratamiento aún, pues todavía tiene una vida funcional aunque le causa mucho estrés y desesperación no estar conectado en todo momento. Testimonio en video

“En lo que siempre estoy es en messenger, Facebook, Twitter, y en páginas de videos para adultos”, dice Israel y afirma que cree ser dependiente de estas redes porque “comparto parte de mi vida en esas redes sociales y busco lo que necesito como amistad y alguna que otra charla interesante pero siento que en ocasiones hay mucho morbo de por medio, un dato curioso es que parte de mis amistades a las que conozco en persona han sido contactadas por internet”.
 
Pero no sólo amistades es lo que Israel ha encontrado en la red, también “mis últimos tres noviazgos han sido personas que conocí por Internet, mi novia actual la conocí por Facebook”, afirma Israel.
 
Sin embargo, a pesar de su amor a la red, el cibernauta indica que siempre hay que tomar precauciones y para él la regla de oro es “jamás subirse a una camioneta ni a un carro, pues una vez dentro no sabes lo que puede pasarte”.
 
Su reino por un Smartphone
 
Desde los cuatro años Israel inició con su gusto por las nuevas tecnologías con el Nintendo, y fue “ahí cuando empecé con una ligera adicción”, afirma, aunque fue a los 17 cuando se conecto a la PC para chatear, lo único que lamenta en el momento es no tener algún Smartphone que le permita estar conectado las 24 horas del día, “eso sería genial”, dice.
 
A Israel en cierto grado le molesta su dependencia porque “en fin de semana cuando estoy en mi casa en lugar de hacer algo productivo, estoy ahí perdiendo el tiempo hasta tres horas por estar viendo mi muro o estar chateando”, Israel agrega que se ha puesto el objetivo de no conectarse, pero al prender la PC para escuchar radio, “me entra la cosquilla y cuando veo ya llevo dos horas”.
 
Y si Israel se quedara sin Internet durante un mes: “los primeros días sí estaría desesperado algo similar viví cuando fuí a un pueblo allá por Río Frío cerca Puebla”, y recuerda que en aquella ocasión se aburría muchísimo sin saber que sucedía aparte que quería compartir lo que pensaba y lo que pasaba en su muro “y sólo fueron 3 días, un mes y no sé que me sucedería”.
 
No puedo estar en dos mundos
 
Para Israel es muy complicado estar en el mundo real y en el mundo virtual a la vez, incluso su mamá le ha reclamado que no le hace caso cuando está con ella, porque siempre está más pendiente de lo que pasa en su computadora.
 
Israel afirma que cuando no puede estar conectado, “me entra mucha ansiedad, me aburro y busco refugio en otra adicción que sería la televisión y eso me pasa cuando me cortan mi internet por falta de pago, ya he pasado un fin de semana sin internet y quiero correr a ver que sucede en mi muro, también en el trabajo son las 11 am y quiero saber que pasa en mis perfiles y siento que eso me ocasiona una distracción muy fuerte de mis actividades que realizo en mi oficina”.
 
Israel no se ha llevado malas experiencias, porque siempre tiene sus precauciones, lo que sí le ha pasado es “un cambio brusco de las letras a la realidad, pues muchas veces las personas son muy tímidas y retraídas, antes así era yo, pero después de tres años ya agarras confianza y ahora ya hablo con las personas como si ya la conociera desde hace mucho tiempo”.
 
Reglas básicas
 
Cuando me voy a encontrar con alguien, por lo general chicas, son lugares públicos como el metro porque sé que tienen seguridad, cámaras de vigilancia, trato de llegar puntualmente y ver si la persona es la de las fotos y si es ya me acerco, me dejo guiar por el instinto que si siento algo raro pues ya no voy.

“Me pasó una vez, una chica que iba a conocer por el metro Popotla, la vi platicando con otros chavos, me había dicho que íbamos a casa de su tía y no me dio buena espina, no me acerque y me fui, pero ella nunca me volvió a contactar ni para reclamarme”, recuerda el cibernauta.

“Siempre tenemos que prevenir las cosas antes de conocer a alguien, por eso sobre todo a las chicas les digo siempre tener mucho cuidado con la información que manejan, como a que se dedican los padres o que estilo de vida llevan, porque la situación esta pesada y deben cerciorarse si tienen buenas intenciones las personas con las que hablan y si son las personas que dicen ser porque hay muchos perfiles falsos, y yo les diría que verse por cámara web es lo mejor y mínimo hablar dos veces por celular y siempre quedarse de ver en un lagar concurrido como una plaza y no subirse a carros ni camionetas”, aconseja Israel.
 

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: