Tips para un viaje seguro

Si viajas al extranjero no olvides las vacunas; un botiquín de emergencia no debe faltar en la maleta, señala especialista.

14/04/2014 5:27
AA

Durante las dos semanas de vacaciones de Semana Santa, cerca de 52 millones de personas realizan viajes a centros turísticos de México. Esto significa que prácticamente uno de cada dos mexicanos sale de su hogar y cambia rutinas.

Además de quienes deciden explorar las rutas de México hay quienes planean con anticipación el visitar algunos de los destinos más espectaculares del mundo, que también son zonas donde pueden aquirirse algunas infecciones o contagios para los cuales su organismo no estaba preparado. Fiebre amarilla, el paludismo y la poliomielitis incluso pueden atacar a los viajeros internacionales.

Vacunas preventivas

Algunas de las infecciones más comunes que se adquieren durante un viaje se pueden prevenir con vacunas. Existen ocho vacunas que están relacionadas con enfermedades que afectan con frecuencia a los viajeros: Polio-virus, para quienes vistarán África y Asia; Fiebre amarilla si se internarán en la zona selvática del Amazonas; Fiebre tifoidea para África, Asia y América del SurTétanos para quienes realizarán deportes extremos y pudieran estar expuestos a cortadas; Hepatitis A y B para evitar infecciones dañinas al hígado, adquiridas a través de alimentos; Rabia, en caso de que se visite lugares con animales silvestres en el entorno, e influenza, en el sureste asiático y, durante la primavera y verano, en Australia.

En el caso de lugares donde abundan los mosquitos existe la posibilidad de que alguno pudiera transmitir enfermedades como el dengue o la malaria, lo cual puede prevenirse durmiendo en camas rodeadas de un pabellón de mosquitero, así como mediante el uso de lociones repelentes para los mosquitos.

Las diarreas e infecciones estomacales graves pueden prevenirse bebiendo agua hervida, clorada o embotellada, así como evitando el consumo de productos que se descomponen rápidamente, principalmente en climas calurosos, como los lácteos y los mariscos.

Botiquín de emergencias

Independientemente de que en las vacaciones se elija visitar un destino de playa, un sitio arqueológico, una reserva natural, una ciudad colonial o un pueblo mágico, siempre es conveniente llevar consigo un botiquín de primeros auxilios. Aunque nadie desea pensar en que tendrá un accidente durante un viaje, tampoco se está exento de sufrir problemas que pongan en riesgo la vida propia o de las personas que nos acompañan.

Felipe Hernández Jiménez, director general de la organización no gubernamental Salvando Vidas, subraya que un botiquín de primeros auxilios no es como un botiquín de medicinas. De hecho, son pocos los medicamentos que se recomienda llevar para un viaje, se necesita pensar más en otras herramientas.

En un botiquín de primeros auxilios para viaje se debe incluir un termómetro para detectar elevaciones graves de temperatura y también una pequeña lámpara para ver las pupilas. Con una lámpara se puede verificar, por ejemplo, si un niño tiene las pupilas totalmente dilatadas después de tener mucha diarrea o vómito, lo cual anuncia que está gravemente deshidratado y que puede tener alguna complicación mayor.

Si en el viaje participan familiares de edad mayor es conveniente que el botiquín incluya medidores de presión y de glucosa.

Una cosa más que el director de Salvando Vidas sugiere llevar en un botiquín de primeros auxilios para salir de viaje es material antiséptico o material para limpiar alguna zona herida, como uno llamado Aqua septic, que no arde y sirve para limpiar una herida.

Otra sugerencia es contar con unas tijeras para poder cortar ropa en caso de que se presenten fracturas o quemaduras. Hay que aclarar que cuando se presenta una quemadura y queda adherida la ropa no hay que jalarla porque puede desprenderse piel.

Respuesta ante accidentes

Lo primero que se tiene que revisar cuando una persona tiene un accidente es que pueda respirar pues dejar de respirar más de 40 segundos ya provoca sufrimiento y más de 3 minutos comienza a provocar daño neuronal. Es por ello que las primeras herramientas de un botiquín deben ser para mantener abierta la vía aérea.

“Uno de los elementos indispensables en un botiquín para viajeros es una perilla de succión. En una persona inconsciente, las secreciones podrían obstruir la vía respiratoria: una perilla o una perita puede servir perfectamente para sacar secreciones tanto de la boca como de la nariz. También se puede llevar una mascarilla de RCP, que es un aditamento que nos serviría para dar respiración de boca a boca, pero evitando el contacto directo con los labios. Posiblemente si es una persona muy cercana no considerarías el rechazar dar respiración de boca a boca, pero si la persona se hubiera impregnado de una sustancia corrosiva entonces va a ser difícil hacerlo de boca a boca y entonces la mascarilla va a darte esa protección” , explicó a SUMÉDICO Felipe Hernández, de Salvando Vidas. 

Es muy importante, en cualquier accidente, verificar que la persona respira porque si el corazón sigue trabajando y no respira, va a evolucionar a un paro cardiaco.

La siguiente prioridad en un accidente, después de abrir la vía aérea y asegurar la ventilación, es ocuparse de la circulación de la sangre. Para lo anterior hay que detener las hemorragias y para ello hay que llevar paquetes de gasas esterilizadas, de preferencia llevar grupos de 20 a 30 gasas en el botiquín, aunque se pueden comprar paquetes de hasta 200.

También hay que evitar que el herido pierda calor, para lo cual existen materiales de apoyo que deben estar incluidos en el botiquín de primeros auxilios.

“Siguiendo con el equipo, entraría una sábana térmica, que es una sábana de aluminio, muy delgada que se doble hasta unos diez centímetros pero que te cubre perfectamente a un adulto o a un niño y el aluminio evita que la temperatura se evapore y hace que la persona eleve su temperatura corporal. En una persona lesionada es importante que no se pierda temperatura”, indica Felipe Hernández.

Otra cosa que se debe incluir en un botiquín de viajes es un abatelenguas de plástico por si una persona empieza a convulsionar y así se evita que se fracturen los dientes o se muerda y sangre la lengua. El meter una cuchara o lápiz no es correcto, es preferible un abatelenguas de plástico.

Felipe Hernández, director general de Salvando Vidas, indica que cuando se presenta una fractura se puede obtener una gran ayuda con un material llamado férula semirígida, que es aluminio con neopreno para poder cubrir e inmovilizar un brazo o una pierna.
 
“Una fractura, cuando se inmoviliza correctamente, calma el dolor. Al calmar el dolor vamos a evitar lo que se llama ‘estado de shock’, que es lo que puede poner en peligro la vida de una persona que tiene una fractura, por eso es importante inmovilizarla y en las películas vemos que se utilizan tablillas o cartón. Eso lo haríamos si no tuviéramos este material, pero una férula semirígida se enreda y te cabe perfectamente en una mochila o botiquín.”, concluyó el especialista en primeros auxilios. 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: