Toda la grasa es mala para el corazón

Estudios revelan que no sólo la “cintura grande” advierte sobre riesgos al corazón, todo exceso de colesterol causa de infartos y derrames cerebrales.

15/03/2011 8:05
AA

Medir la cintura o considerar el Indice de Masa Corporal (IMC) son las herramientas médicas  más frecuentes para determinar los riesgos de padecer males cardiovasculares, en especial infartos y derrames cerebrales; sin embargo una reciente investigación demuestra que toda la grasa corporal, sin importar donde esté acumulada, es perjudicial para el corazón, por lo que es necesario considerar también los niveles de colesterol.

Este estudio internacional, en el que participaron instituciones de 17 países coordinadas por la Universidad de Cambridge, Inglaterra, refiere que no sólo las  personas con “cuerpo de manzana” (con los depósitos de grasa concentrados en la cintura), tienen más riesgo de sufrir un infarto o derrame que aquellos con una distribución más general de grasa, sino también las personas con “cuerpo de pera” (con caderas anchas).

La nueva investigación expresa que el sobrepeso es uno de los riesgos más importantes de enfermedad cardiovascular, pero de igual importancia son los niveles de colesterol en la sangre y la medición de la presión arterial.
 
Necesario medir colesterol
Hay especialistas que hablan de “obesidad central” (o cuerpo de manzana), basada en la medición de la proporción entre las circunferencias de cintura y cadera, mientras que la “obesidad general” se mide en función del Índice de Masa Corporal (IMC), que es la proporción entre peso y altura. Pero otros expertos sugieren que sólo debe centrarse en la medición de la cintura.
 
Según los investigadores ingleses, todos esos estudios tienen “grandes limitaciones en su diseño”, pues el hecho es que ninguna de las mediciones corporales, ya sean utilizadas solas o combinadas, mejora la predicción de riesgo de enfermedad cardiovascular, especialmente cuando se tiene información adicional disponible como la presión arterial sistólica o su historia de diabetes o lípidos.
 
Los científicos descubrieron que los datos confirmaban que la obesidad era uno de los principales determinantes de la enfermedad cardiovascular, estableciéndose que ya sea con la medición del Indice de Masa Corporal,  la circunferencia de la cintura, o la proporción de cintura a cadera, tienen un  impacto similar en el riesgo de subsecuentes infartos o derrames cerebrales.
 
El titular de la investigación, John Danesh, estableció que “ninguna de las mediciones corporales, ya sean utilizadas solas o combinadas, mejora la predicción de riesgo de enfermedad cardiovascular, especialmente cuando se tiene información adicional disponible como la presión arterial sistólica o su historia de diabetes o lípidos”.
 
En resumen, no sólo se debe medir la  obesidad, es necesario considerar los niveles de presión arterial y de colesterol en la sangre para determinar los riesgos de infartos y/o derrames cerebrales. 
 
Sin embargo, acotó el científico, “este hallazgo, por supuesto, no disminuye la importancia de la adiposidad como uno de los principales determinantes, que pueden modificarse, de la enfermedad cardiovascular”. (Con información de bbc.mundo)

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: