Trabajan en la creación de un hígado artificial

Basados en el proceso de estudiosos que crearon un corazón de laboratorio, el equipo de científicos logró hacer trabajar, en ratas, un hígado creado.

14/06/2010 8:12
AA

El primer paso hacia la creación de un hígado artificial que pueda ser trasplantado a un enfermo la acaba de dar un equipo de investigadores de Estados Unidos.

De acuerdo con el artículo de la revista Nature Medicine, en el que describen su avance, apenas se trata de una prueba de concepto, el inicio del proyecto de elaboración de un hígado de laboratorio que sea funcional para el ser humano.

En la nota que publica el diario español El Mundo, el grupo de científicos señala que basaron su trabajo en el método utilizado por Doris Taylor del Centro de Reparación Cardiaca de la Universidad de Minessota y Francisco Fernández-Avilés, jefe del servicio de Cardiologia del Hospital Gregorio Marañón; quienes lograron crear un corazón artificial.

“Será necesario trabajar mucho más […] pero es un excelente comienzo”, señala Korkut Uygun, del Centro de Ingeniería Médica del Hospital General de Massachusetts (EU), uno de los responsables de la investigación. “Obviamente, distintos órganos tienen diferentes necesidades”, añade.

Librando los obstáculos

Los estudiosos han encontrado dos obstáculos para recrear órganos adultos completos: el elevado riesgo de muerte celular (faltan oxígeno y nutrientes) y la dificultad de obtener estructuras en tres dimensiones. El proceso creado por Taylor en la creación del corazón artificial, soluciona esos dos problemas.

Primero se tiene que obtener un órgano, el hígado en su caso, quitarle las células, dejando sólo “la matriz que lo sustenta”. Esto se dice fácil, pero para conseguirlo es necesario “lavarlo” con detergentes enzimáticos, después mediante perfusión, se puebla de células nuevas hasta llegar a la estructura original que sea compatible con el paciente.

Aun queda mucho trabajo por hacer, antes de ver la aplicación de estas novedosas técnicas en el ser humano. Fueron tres semanas de trabajo las que el equipo investigador dedicó a realizar, con éxito, el implante de un hígado en ratas, lo hicieron funcionar durante ocho horas en varios especímenes. El hígado de laboratorio continuo el trabajo 24 horas más “ex vivo”, para poder analizarlo con mayor detalle.

“Creo que esto es un gran logro de la ingeniería tisular hepática; hemos desarrollado la plataforma básica para alcanzar lo que antes no era posible. Pero aún que mucho camino por delante”, concluye Korkut Uygun.
 
 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: