Anorexia y bulimia no son los únicos trastornos alimenticios

Suelen surgir por llenar vacíos, frustración, enojo o como forma de autoagresión

09/04/2018 2:05
AA
trastornos alimenticios o de la conducta alimentaria

Al pensar en trastornos alimenticios, inmediatamente vienen a nuestra mente la anorexia y la bulimia; sin embargo, existen otros trastornos que pocos conocen y que afectan a una gran parte de la población mundial, sobre todo a los más jóvenes.

¿Qué son los trastornos alimenticios?

“Los trastornos alimenticios se define como una alteración de conducta al comer, que generalmente no eson saludable y que provoca diversos daños a la salud física y emocional”, explica Karen Betech Hanono, nutrióloga en la Fundación Atención Psicológica de Trastornos Alimentarios (APTA).

La especialista indica que generalmente los trastornos de la conducta alimentaria surgen por llenar vacíos, frustración, enojo o como forma de autoagresión, aunque en realidad, las causas son diversas.

“Puede surgir por la forma de crianza, los mensajes que se difunden en el hogar, el vínculo afectivo con los padres, una mala relación con la madre, presión social y por parte de los medios de comunicación o por tener baja autoestima”, detalla.

Te recomendamos: Tu tipo de sangre te predispone a estas enfermedades

Tipos de trastornos de la conducta alimentaria

Actualmente se conocen distintos tipos de trastornos, pero sólo tres son reconocidos como tales en los manuales:

Anorexia: ocurre por un profundo miedo a subir de peso, por lo que se evita a toda costa la comida. Es el trastorno más difícil y quien lo padece se percibe con más kilos de los que realmente tiene. Se dice que se tiene anorexia cuando no se come por lo menos tres veces por semana durante tres meses.

Bulimia: se manifiesta con atracones de comida extremos para posteriormente vomitar todo lo ingerido. Esta es una conducta compensatoria donde el sentimiento de la culpa predomina. Quien la padece, suele recurrir a laxantes, productos para purgar o hace ejercicio extremo. Vomitar por lo menos tres veces a la semana, indica que se tiene el trastorno.

Comedor compulsivo: en este caso, la persona come grandes cantidades de alimentos en poco tiempo, por lo menos tres veces por semana durante tres meses seguidos. Aquí no se busca perder peso ni la persona se percibe con sobrepeso, sino que al contrario, suele verse con menos kilos de los que realmente tiene.

Otros trastornos alimenticios

Betech Hanono indica que si bien estos son los trastornos de la conducta alimentaria más reconocidos en los manuales médicos, hay otros cinco que han surgido como derivación o combinación de los mismos, y que infortunadamente están poniendo en riesgo la vida de millones de personas.

Alcohorexia: la persona deja de comer para tomar más alcohol y es una consecuencia de una conducta compensatoria.

Vigorexia: se caracteriza por hacer ejercicio en exceso por un tiempo mayor a lo normal. Se tiene obsesión por tener una figura perfecta.

Pregorexia: es una forma de anorexia que ocurre en el embarazo, por temor a subir de peso más de lo normal.

Orthorexia: también es variante de la anorexia que ocurre por el deseo excesivo de comer sano. Quienes lo padecen, se limitan de muchos alimentos como el gluten o los lácteos, ya que se basan en información poco confiable que afirma que son dañinos para la salud.

Diabulimia: lo padecen quienes tienen diabetes, quienes para no subir de peso se inyectan menos insulina. Si comen de más, se aplican mayor cantidad del fármaco para compensar el daño.

Conoce más sobre: ¿De qué se enferman las mujeres mexicanas?

Riesgos o daños de los trastornos alimenticios

Sin importar que trastorno se padezca, todos causan graves daños al organismo como son:

  • Daño psicológico, alteración de la imagen personal
  • Enfermedades renales y cardíacas
  • Desnutrición
  • Desequilibrio de electrolitos (cuando se vomita con frecuencia)
  • Insuficiencia renal
  • Pérdida de masa muscular
  • Daño cerebral
  • Menor frecuencia cardíaca
  • Disminución de capacidades intelectuales
  • Sobrepeso y obesidad (en caso de atracones)
  • Diabetes
  • Hipertensión
  • Síndrome metabólico

Síntomas de los trastornos de la conducta alimentaria

La especialista indica que cuando una persona tiene algún trastorno, suele presentar algunos síntomas como son:

  • Pretextos como “ya comí”, “no tengo hambre”, “me duele el estómago”, “comeré con alguien más”, etc.
  • Dejan de comer lo que más les gustaba y fingen que no se les antoja.
  • Desaparecen por mucho tiempo después de que comen.
  • Tienes envases vacíos entre sus cosas o desaparece la comida, en caso de atracones.
  • Hacen ejercicio en exceso.
  • Visten con muchas prendas para ocultar su peso.

Para ayudar a alguien con trastorno, añade, el apoyo de la familia es incondicional. Debe haber amor, cariño y comprensión, sin agredir, regañar o discutir diciendo “no estás gordo” o “tú solo te lo buscaste”

“Es una enfermedad como cualquier otra que se da por múltiples factores pero la familia no reconoce que son parte del problema y que muchas veces son ellos quienes lo agravan”, menciona.

Por ello, si se detecta a un ser querido con alguno de estos síntomas, es importante acudir con un especialista para que brinde la ayuda necesaria.

“No hay que esperar a que el problema sea grave. Hay que empezar a tratarse desde que se observan los primeros síntomas”, concluye.


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: