La traumatóloga del IMSS que impactó a los alemanes

La doctora Fryda Medina es la primera mujer que dirige la UMAE en Magdalena de las Salinas

16/04/2019 8:10
AA

Cuando era niña, Fryda Medina Rodríguez disfrutaba jugar con sus muñecas, pero lo hacía de una manera diferente, les quitaba los brazos y las piernas para descubrir qué tenían. Esa curiosidad que mostraba desde pequeña es la que la llevó a ser actualmente la directora de la Unidad Médica de Alta Especialidad Dr. Victorio de la Fuente Narváez en Magdalena de las Salinas y a dejar sorprendidos a médicos alemanes con su trabajo.

“Yo creo que ya lo traía, tanto lo que es el gusto por la medicina como por trauma y ortopedia”, dice sonriendo mientras recuerda los inicios de su carrera. Cuando era menor de edad también disfrutaba practicar gimnasia, natación y atletismo, fue ahí donde se dio cuenta que le interesaba conocer cómo se curaban las lesiones.

Fue el 1 de marzo de 1988 cuando entró al hospital Magdalena de las Salinas del Instituto Mexicano del Seguro Social, donde ha realizado toda su carrera médica. La doctora afirma que en esa época era más difícil para las mujeres estudiar trauma y ortopedia, que se consideraba exclusiva para hombres.

“De hecho cuando yo empecé con la especialidad, éramos dos mujeres en mi generación y así como que nos decían: ‘¿Ustedes para qué? ¿Fue para lo que alcanzaron?’. A veces sí como que nos invitaban a denostar esto, pero no, uno firme,  porque me gusta, esto es lo que yo quería hacer”.

Aunque le decían que se dedicara a la ortopedia pediátrica, la doctora optó por el politrauma, que hasta la fecha es su fascinación, porque “todo es sorpresivo, todo es diferente. puede estar fracturado de ambos brazos o de ambas tibias y las dos fracturas son totalmente diferentes y se van a comportar totalmente distinto, entonces esto lo hace totalmente apasionante”.

«Seguí operando por feeling»

Ese amor por su trabajo la ha llevado a ganar reconocimiento a nivel internacional,  pero una de las experiencias más representativas es la que vivió en Alemania, a donde la invitaron para compartir sus conocimientos después de verla realizar una operación a un paciente que tenía una fractura de tibia.

Cuando la doctora Medina Rodríguez llegó al país europeo no pensó que iba a causar revuelo entre los médicos de ahí por hacer lo que normalmente realizaba en México.

Ese día todo iba bien en la cirugía, pero en un momento el intensificador de imágenes se descompuso, quienes estaban en el quirófano empezaron a movilizarse para buscar otro aparato, pero en ese tiempo ella continuó con la operación como si nada sucediera.

“Quién sabe qué tanto decían. Yo, como buen mexicano, acostumbrada a que aquí tienes chamba y no te puedes parar porque tenemos pacientes que están esperando, seguí operando y, por feeling,  empecé a buscar el agujero, pasé el tornillo, se lo puse, calculé, en el otro igual bloquee los dos termos distales del clavo

“Qué iba a saber que iban a traer otro intensificador de imágenes. Cuando lo traen y lo colocan, toman la placa y ven que el clavo está bloqueado, entonces fue como ‘¿qué pasó? ¿Quién lo hizo? ¿Cómo lo hizo? ¿Por qué lo hizo?’ Fue realmente espectacular, porque ellos nunca se imaginaron y no sabían ni cómo”, relata con orgullo la especialista.

Sonriendo, comenta que 15 años después, cuando regresó a Alemania, el médico con el que trabajó en esa operación tenía en un cuadro la radiografía que tomaron ese día, porque para él es el primero y el único clavo que alguien logró bloquear sin intensificador de imágenes.

Otro de los casos que marcó su carrera fue aquí en México, cuando llegó a sus manos un trailero a quien ya le habían dicho que le iban a  amputar la pierna debido a un accidente que sufrió, pero a quien ella le ofreció otra oportunidad de vida. Narra que tras revisarlo le dijo: “Pues mira, lo más que puedes perder es el pie” y desde ese momento comenzó la lucha para evitar que eso sucediera.

La doctora le apostó al arsenal de herramientas tecnológicas que tiene el hospital del IMSS para salvarle la pierna al paciente, quien después retomó sus actividades y volvió a trabajar como trailero.

Sin embargo, fue en un congreso cuando uno de sus colegas le hizo ver lo que había hecho, cuando al escuchar el caso le comentó: “Es que no te has dado cuenta de lo que hiciste, Fryda, no ves que a este paciente le devolviste la vida”. Por esa razón Medina Rodríguez recuerda con cariño ese caso, el cual fue un parteaguas en su trayectoria porque marcó su camino y la impulsó a salvar más extremidades.

Rompe el techo en el IMSS

La doctora Medina Rodríguez es la primera mujer que dirige la Unidad Médica de Alta Especialidad en Magdalena de las Salinas y una de las dos  que ocupan un cargo de ese tipo en el IMSS, lo que para ella representa un honor, ya que ese hospital es como su segundo hogar.

Lo curioso es que a pesar de sus logros en la medicina, tanto en el país como en el extranjero, ella recuerda que se autodescartaba y que nunca se planteó la posibilidad de estar en el cargo que ocupa actualmente, porque creía que no era como para una mujer.

“Ahora estar de este lado, romper el paradigma, pues es algo que como mujer y como representante de mis compañeras ortopedistas nos enseña a saber que sí se puede y que no es tan difícil, hay que ser constantes, muy profesionales”, enfatiza.

Desde que asumió ese puesto, muchas cosas han cambiado en la UMAE Dr. Victorio de la Fuente Narváez, ahora tiene una nueva fachada, la primera ludoteca para el adulto mayor que hay en el IMSS, se remodeló la capilla y se atiende a los pacientes con el material más innovador y de mejor calidad.

Con orgullo, asegura que su mayor logro ha sido “cambiar la fisonomía de mi hospital, la imagen. A mí me daba mucha tristeza ir envejeciendo junto con él, entonces por qué si de repente te puedes pintar el pelo, te puedes poner botox, por qué al hospital no lo podíamos también hermosear”.

Sin embargo, el principal avance, al que ella denomina como “la cereza del pastel” de las mejoras que se han hecho,  es la creación de un sistema de gestión hospitalaria que realizó en conjunto con dos ingenieros y del cual le cedieron los derechos al IMSS.

Con este programa se han logrado eficientar los procesos internos y tener un mejor control de lo que sucede, ya que muestra los datos de los pacientes ingresaron al hospital  a lo largo del día, permite rastrearlos para saber en qué etapa de atención están y también se puede conocer su situación.

Asimismo, facilita el proceso si requieren hospitalización, porque el sistema muestra el estatus de las camas de cada piso, es decir, si están vacías, ocupadas o si se tienen que limpiar.  Detalla que con este sistema también logran medir la atención que se brinda, ya que en promedio atienden entre 500 y 550 pacientes al día.

La doctora Medina Rodríguez afirma que los planes a futuro en Magdalena de las Salinas son “seguir creciendo” y que continuará impulsando las mejoras en beneficio de los derechohabientes. “Todavía tengo una lista enorme (de acciones), por prioridades, por expertise”, destaca.


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: