¿Eres matutino o vespertino?

Las personas matutinas se levantan más temprano, mientras que las vespertinas, tienen un retraso

06/05/2016 4:02
AA

Cuando vas a trabajar o realizar tus actividades cotidianas, ¿en qué momento del día te sientes con mayor disposición?, ¿la mañana o la tarde?

Existe una razón por la que te desempeñas mejor en ciertos horarios del día, algo que se puede explicar gracias a la cronopsicología (disciplina que estudia las variaciones en el desarrollo psíquico e intelectual de una persona durante toda su jornada).

Juan Francisco Díaz Morales, investigador y profesor de la Facultad de Psicología de la Universidad Complutense de Madrid, señala que la cronopsicología estudia los ritmos psicológicos de manera paralela a la cronobiología que se centra en los ritmos circadianos de 24 horas como los de vigilia sueño y la temperatura corporal, así como los períodos mensuales, que son el ciclo menstrual o los cambios estacionales, y los que duran menos de un día como el ritmo cardíaco y la respiración.

“El ritmo más interesante de 24 horas es el ritmo vigilia-sueño, que es el más estudiado por sus consecuencias sobre la organización diaria de la actividad y que establece diferencias individuales en su interacción con el ciclo luz-oscuridad”, menciona.

Este rimo de luz-oscuridad, se relaciona más con las personas matutinas, quienes se caracterizan por levantarse más temprano y estar en mayor sincronía con el entorno, mientras que las vespertinas, tienen un retraso en este ciclo.

El reloj biológico es de los principales actores para que nos adaptemos a la mañana o tarde y utiliza al ojo para que reciba la luz y así pueda sincronizarnos con el medio ambiente. Se podrías decir que la luz pone a la hora nuestro reloj.

En el núcleo supraquiasmático del cerebro, se alberga nuestro reloj, que en realidad está próximo a las 25 horas, lo que ayuda a que nos adaptemos a las variaciones del ciclo-oscuridad.

“La mayoría de personas no somos ni matutinos ni vespertinos sino que nos adaptamos según las tareas que realizamos y la mayoría de nosotros guarda cierto equilibrio, sólo existen entre un 10% y un 20% de vespertinos y un porcentaje similar de matutinos”, menciona.

Dicho reloj no se mantiene igual todo el tiempo. De niños, solemos ser más matutinos, pero al llegar a la adolescencia, con los cambios hormonales, se altera y nos convierte en vespertinos, lo que llega a causar problemas en la escuela si las clases son temprano, ya que a esa hora se presenta la somnolencia.

Conforme vamos creciendo, retomamos nuestro estado matutino porque nos incorporamos al trabajo y recibimos más luz. El cambio se vuelve a presentar a los 45 años.

“Cuando una persona es un tipo matutino o vespertino extremo, cuesta mucho cambiar este rasgo. En general, la heredabilidad de este rasgo es del 50%”, dice.

Añade que en la actualidad, se debe aprender a identificar como adaptarnos a una sociedad matutina sin que represente un riesgo para las personas vespertinas, quienes pueden sufrir depresión, ansiedad, consumos de estimulantes como el alcohol y tabaco así como una mala calidad de vida.

(Con información  de Infosalus)


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: