Un accidente en casa se puede prevenir

Las lesiones causadas en el hogar provocan discapacidades y heridas de todo tipo, especialmente en niños y adultos mayores.

27/07/2010 9:26
AA

Cuando los niños están en casa, a veces el hogar se convierte en un real campo de batalla, juguetes en lugares inesperados, corretizas entre hermanos y la irremediable curiosidad infantil que por lo regular no mide las consecuencias de un acto, por eso en época de vacaciones debemos poner cuidados extremos y enseñarles a los pequeños, sin asustarlos, a medir el peligro.

Las lesiones en el hogar son causa de discapacidades y heridas de todo tipo, además de cobrar un gran número de vidas cada año.

Los accidentes caseros son la segunda causa de mortalidad principalmente en los menores de edad y en los adultos mayores, de acuerdo con el Centro Nacional para la Prevención de Accidentes (CENAPRA).

Los accidentes en el hogar se definen como aquellos acontecimientos inesperados que ocurren tanto en la vivienda propiamente dicha como en el patio, el jardín, el garaje, el acceso a pisos o escaleras.

Es necesario que los adultos identifiquen las situaciones peligrosas y enseñen a los niños a comprenderlas y evitar accidentes.

Aprende a ser precavido

Según CENAPRA, las quemaduras ocupan el primer lugar de accidentes seguidos de los ahogamientos y envenenamientos y los niños son los más propensos a sufrir este tipo de lesiones.

Los accidentes son evitables en más del 90% de los casos, por lo que es necesario seguir una serie de recomendaciones.

Según explica CENAPRA, la introducción de aparatos eléctricos, la gran cantidad de medicamentos que se almacenan, los productos de limpieza, los plaguicidas y, en general todo aquello que proporciona bienestar y progreso, pueden convertir al hogar en una trampa, muchas veces, mortal.

Un accidente no es casualidad

Los accidentes no se producen por casualidad, sino que son la consecuencia predecible de una combinación de factores humanos y ambientales. Lo importante es conocer las causas que los provocan para poder prevenirlos y, así, dejar el mínimo margen a la casualidad.

En un accidente intervienen tres elementos:

• La persona que sufre el accidente.

• El agente, es decir, el objeto, elemento o mecanismo que desencadena el accidente y que puede ser peligroso por sí mismo (enchufe, cable, pesticida, etc.) o que lo es debido a un defecto de diseño o de fabricación, o bien a una utilización incorrecta.

• El entorno, que es la situación o circunstancia en que se produce el accidente; puede ser de naturaleza física, social, económica, cultural o psicológica.

¿Cómo evitar accidentes?

En SUMEDICO te invitamos a conocer cuáles son los accidentes más frecuentes en el hogar, y te damos consejos para prevenirlos.

Asfixias  consiste en la obstrucción de las vías respiratorias, lo que impide que el aire llegue a los pulmones.

Consejos para evitarlas:

• No instale calentadores ni estufas de gas en el interior de los baños ni en las habitaciones pequeñas y mal  ventiladas.
• Evite que los bebés y los niños jueguen y manipulen objetos de tamaño reducido.
• No utilice ropa de cama que pueda provocar estrangulamiento.
• Impida que los niños usen bufandas demasiado largas.
• No deje recipientes con agua cerca de los niños, sobre todo antes del año y medio de edad.
• Procure que los niños aprendan a nadar.
• Proteja las áreas de almacenamiento de agua (albercas, estanques, pozos, cisternas y lavaderos).
• Vigile a los niños que circulan cerca de los lugares con agua.

Caídas pueden ser causantes de hematomas, esguinces, luxaciones o fracturas.

Para prevenir las caídas:

• Mantenga el suelo libre de obstáculos, sobre todo en las zonas de circulación.
• Evite las superficies resbaladizas.
• Coloque alfombras antideslizantes en el baño.
• Revise que las escaleras tengan barandilla de altura no inferior a los 90 cm y que dispongan de pasamanos.
• Proteja aquellas ventanas que se encuentren a menos de 1 metro del suelo mediante  defensas apropiadas (barandillas, rejas) que impidan la caída de las personas.
• Instale un sistema de bloqueo en puertas, balcones y ventanas que den acceso a zonas de riesgo de caída para impedir que los niños los abran.
• No utilice escaleras de mano defectuosas ni descienda por ellas de espaldas.
• Fije las estanterías  contra la pared.
• No permita que los niños trepen a los muebles y permanezcan de pie sobre ellos.
• Impida que los niños jueguen en las escaleras, se sienten o corran por ellas.
•Revise que los pantalones y camisas de los niños no sean demasiado largos y que los zapatos no les queden muy grandes o estén mal amarrados.
• Evite que los niños trepen a la parte superior de mesas, sillas, bancos y superficies altas.
• No permita peleas o juegos violentos dentro de la casa.

Intoxicaciones, alergias e irritaciones es el efecto que se produce cuando una sustancia tóxica es ingerida, inhalada o entra en contacto con la piel, los ojos o las membranas mucosas.
Dichas sustancias pueden ser medicamentos (como la penicilina), alimentos (como el huevo), polen o productos químicos. La reacción se manifiesta con síntomas respiratorios, cutáneos o nerviosos, y en casos extremos, puede ser mortal.

Entre los principales agentes causantes de estos accidentes (sobre todo por ingestión y, muy rara vez, por inhalación o contacto con la piel) destacan:

• Medicamentos
• Productos de limpieza
• Insecticidas
• Productos de jardinería
• Pinturas, solventes y adhesivos
• Combustibles (y productos derivados de la combustión)
• Productos de perfumería y cosmética
• Bebidas alcohólicas.

Cómo prevenir las intoxicaciones, alergias e irritaciones:

• Guarde en un lugar seguro, fuera del alcance de los niños, los productos que representen algún riesgo.
• Etiquete debidamente los recipientes y, de ser posible, mantenga los productos en sus envases originales.
• No almacene conjuntamente distintos tipos de productos (alimenticios, tóxicos, etc.)
• Guarde bajo llave los medicamentos y nunca los almacene en los burós.
• Aléjese de habitaciones tratadas con insecticidas hasta que haya transcurrido el tiempo indicado.
• No coloque calentadores de gas en cuartos de baño o en áreas mal ventiladas.
• No mantenga el coche en marcha en el interior de garajes pequeños y mal ventilados.
• Cierre la llave de paso del gas al finalizar su utilización y por la noche.
• Si percibe olor a gas no accione interruptores eléctricos ni encienda cerillos o encenderos, ya que la chispa puede provocar una explosión.

Quemaduras es el daño o destrucción de la piel o de tejidos más profundos, como los músculos y los huesos, por calor o frío. Es producida por agentes externos, ya sean físicos, químicos, eléctricos y cualquiera de sus combinaciones, y provoca una deshidratación súbita y potencialmente mortal.

Cómo prevenir las quemaduras:

• Coloque protecciones alrededor de los objetos calientes que están al alcance.
• Utilice guantes o manoplas aislantes para mover objetos calientes o manipularlos.
• Mientras cocina utilice cubiertas o tapaderas para evitar las salpicaduras.
• Evite que los mangos de sartenes, cacerolas y ollas sobresalgan de la estufa.
• Aleje a los niños de la cocina y el área donde se plancha.
• Sitúe los objetos calientes o con llama viva fuera del alcance de los niños.
• Impida que los niños jueguen con cerillos, velas o encendedores.
• Evite los cohetes y, por ningún motivo, permita que los niños jueguen con ellos.

Electrocuciones son las lesiones que se producen por la acción de la energía eléctrica al entrar en contacto con el cuerpo, lo que ocasiona daños severos, sobre todo porque se atacan nervios, vasos y músculos, los cuales son buenos conductores de la electricidad.
Las áreas con más riesgo de presentar estos accidentes son: el cuarto de baño, el lavadero, la cocina y cualquier otro sitio de la casa después de fregar el suelo o regar.

Cómo prevenir las electrocuciones:

• No conecte aparatos que se hayan mojado.
• Procure no usar ni tocar aparatos eléctricos si está descalzo (incluso si el suelo está seco).
• Utilice enchufes giratorios o de enclavamiento profundo para proteger a los niños.
• Cerciórese de que el cableado de la casa esté en buenas condiciones y, cada vez que se requiera, reemplace cables raídos y clavijas en mal estado.
• Desconecte los aparatos eléctricos si no están en uso. Si esto no resulta práctico, asegúrese  de que los cables estén fuera del alcance de los niños para evitar que se los lleven a la boca o que tiren los aparatos.
• Enseñe a los niños a no introducir llaves, alfileres u otros objetos de metal en los orificios de los contactos.
• No permita que los niños usen aparatos eléctricos cerca del agua.

Accidentes por arma de fuego. Asegúrese de que estén descargadas y tenga especial cuidado de guardarlas bajo llave y fuera del alcance de los niños.
Las balas también deben guardarse bajo llave y en un lugar por separado del arma. Es importante manipular siempre las armas como si estuvieran cargadas y nunca apuntar a alguien con ellas.
 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: