Un mal tratamiento de brackets pueden dañar los dientes

Por los componentes de los sistemas de adhesión, al desprenderlos podrían causar microfracturas, acumulación de placa bacteriana y caries.

19/01/2015 8:07
AA

Los brackets son aditamentos usados para alinear los dientes; sin embargo, al ser despegados pueden dañar el esmalte dental, aseguró Jacqueline Adelina Rodríguez Chávez, estudiante asociada al Instituto de Física de la UNAM.

Por los componentes de los sistemas de adhesión, al desprenderlos podrían causar microfracturas, acumulación de placa bacteriana y, eventualmente, caries.

Un buen tratamiento no debe provocar daño a las piezas, pero en el mercado hay sistemas que, pese a estar aprobados clínicamente, pueden generar afectaciones, añadió Rodríguez Chávez, cirujana dentista por la Universidad de Guadalajara.
 
El ortodoncista se enfoca en el paciente, sin saber qué sistemas adhesivos de los frenos son la mejor opción, ni qué pasará con los dientes con tal material.
 
Como a simple vista no se ve, la universitaria emplea un microscopio electrónico de barrido para determinar si hay pérdidas de esmalte con esquemas de uso común.
 
La joven busca determinar cuál sistema adhesivo (Transbond MIP 3M, Transbond Plus 3M, Enligth ORMCO y Stylus Ahkimpeach) es el más adecuado para su aplicación en la clínica.
 
Para ver cómo se fractura el esmalte al desprendimiento, Rodríguez Chávez realiza análisis cristalográficos del esmalte dental, constituido en un 95 por ciento de material inorgánico, 4 por ciento de agua y 2 por ciento de material orgánico.
 
Como la estructura básica (materia inorgánica) está formada por cristales de hidroxiapatita —cuya estructura se compone de átomos de hidrógeno, fósforo, calcio y oxígeno—, elabora modelos para ver cómo se organizan y rompen sus enlaces.
 
Éstos se cotejan con las imágenes de la superficie, tomadas antes y después del retiro, proceso que debe ajustarse a normas y protocolos.
 
Los dientes deben tener —como máximo— seis meses de haberse extraído; son limpiados, puestos en una solución fisiológica y almacenados a cuatro grados de temperatura. Deben ser premolares y de pacientes de entre 13 y 15 años, pues erupcionan entre los 11 y 13 años de edad y no han tenido contacto con flúor u otras soluciones; “eso influirá en cómo se rompan los cristales o se pierda el esmalte”.
 
Este proceso consiste en poner ácido fosfórico en el diente por 15 segundos. Luego se coloca el adhesivo, después la resina y los brackets y, posteriormente, con una lámpara, se fotopolimeriza y se provoca una reacción química.
 
Una vez colocados, son sometidos a una temperatura de 37 grados para simular las condiciones de la boca. A las 24 horas de haber sido puestos, se desprenden con una máquina de pruebas universales Instron, para determinar la fuerza necesaria. Posteriormente, se verifica si hubo caída de esmalte.
 
Vía microscopía electrónica de barrido, a altos aumentos, se constata dónde hay pérdida y se analizan los planos cristalinos preferenciales de ruptura de los cristales de hidroxiapatita.
 
Después, se toman fotos para clasificar cuál diente, de qué grupo, tuvo afectaciones, y con AutoCAD (software usado por los arquitectos) se hacen mediciones para determinar si la pérdida es estadísticamente significativa. 
 
Si el paciente no se cepilla los dientes, eso propiciará ácidos que atacarán la pieza y generarán caries.
 
El esmalte, reiteró, no se regenera y aunque hay resinas para restañar la dentina, aún no se consigue hacerlo con algún biomaterial para el tejido adamantinado referido, porque la orientación de sus cristales es compleja (Con información de la UNAM).

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: