Un millón de mexicanos se automedica contra dolor

Esta práctica deriva en padecimientos como gastritis, úlceras, hemorragias y perforaciones intestinales, advierte experto.

16/08/2010 6:16
AA

Recientemente, ante farmacéuticos y representantes de laboratorios, el secretario de Salud, José Ángel Córdova, dijo que que la aplicación de la ley para vender antibióticos con receta médica no es necedad, sino una necesidad avalada por el Sistema Nacional Sanitario, con lo que se revertirá el hecho de que el 85% de las automedicaciones no son necesarias y si crea problemas de salud que pueden derivar en la muerte.

Y es que en México por lo menos un millón de habitantes consume de manera crónica medicamentos para el dolor y la inflamación, sin prescripción alguna, según Albeiro Restrepo, médico cirujano y miembro de la Asociación Mexicana de Endoscopia Gastrointestinal.

El especialista aseguró que esta práctica deriva en padecimientos como gastritis, úlceras, hemorragias y perforaciones intestinales que pueden terminar en la sala de operaciones o en la muerte.

Restrepo refirió que la automedicación de este tipo de fármacos fomentada por amigos y conocidos, e incluso por los laboratorios, ha motivado que alrededor de mil 200 personas sufran complicaciones gastrointestinales severas y mortales.

Fármacos comunes en el botiquín de la casa o del trabajo como la aspirina o ácido acetilsalicílico, el naproxen, diclofenaco, piroxicam e ibuprofeno “tienen una función muy específica, pero su consumo continuo, sin vigilancia médica, desencadena efectos secundarios y adversos en cualquier organismo”, comentó.

La automedicación, reconoció Uriah Medardo Guevara López, de la Asociación Mexicana para el Estudio y Tratamiento del Dolor, es muy común en nuestro país, de hecho, los analgésicos ocupan gran porcentaje del gasto de bolsillo. “Tenemos los fármacos en casa, en la oficina, en cualquier lugar”.

“Tenemos pacientes que llegan 10 años después, con cáncer avanzado o bien otra enfermedad crónica degenerativa que los lleva a la muerte”, añadió Jorge A. Aldrete, ex director del Departamento de Anestesiología de la Universidad de Colorado.

“Hay pacientes a los que se les da morfina, metadona, remerón, pero a la cuarta semana reaparece el dolor, el paciente cree que la enfermedad está volviendo y agrega otro medicamento o el médico aumenta la dosis.

“Ese escalamiento de fármacos causa hiperalgesia: una sensación elevada a estímulos dolorosos que no se controlan con ningún medicamento, porque ya se hicieron tolerantes”. (Con información de Milenio)
 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: