Unen fuerzas medicinas alópata y tradicional

Para poder encontrar cura o aliviar síntomas a padecimientos como la diabetes o el cáncer, hoy trabajan conjuntamente médicos y curanderos.

24/09/2010 10:20
AA

Se acabó el divorcio entre la medicina alópata y tradicional;  hoy,  las capacidades de los fármacos se fusionan con los beneficios de la herbolaria, la acupuntura, mesoterapia y otras ramas de la medicina tradicional, con un mismo fin: aliviar los síntomas  de enfermedades graves, e incluso la posibilidad de su cura.

Así,  en diversos hospitales del IMSS y la Secretaría de Salud médicos, hierberos  y curanderos, intercambian sus conocimientos, comparten sus experiencias y avanzan conjuntamente en mayores descubrimientos.

Así  lo refirió en plática con SUMEDICO la jefa del Herbario del IMSS, Abigail Aguilar Contreras: “Estamos en un tiempo muy interesante, en el que la medicina va a ser una medicina más holística, es decir se va a tomar de todo tipo de medidas  para curar un padecimiento, que puede ser la acupuntura, la mesoterapia, la homeopatía, la alopatía, la herbolaria”.

Destacó que esta fusión se ha dado ante la necesidad de encontrar la cura a padecimientos cada vez más complejos y al resurgimiento de epidemias, con virus y bacterias más fuertes; pero existen antecedentes a nivel internacional de esta modalidad médica, como en China, donde en una misma clínica familiar hay médicos alópatas, hierberos, acupunturistas, quienes ven conjuntamente a un paciente y determinan cuál es el tratamiento a seguir, en ocasiones incluso determinan que sólo uno de ellos debe atenderlo.

Los antecedentes se registran desde hace años, “de hecho, desde el siglo pasado, desde el último cuarto de siglo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) saca un documento que dice que para que se tenga salud hay que promover, promocionar y desarrollar de la medicina tradicional de los pueblos y, por ende, sus recursos terapéuticos herbolarios”, apuntó la experta.

Actualmente, en diversos pueblos ya existen los hospitales mixtos en donde está la medicina alopática y la tradicional herbolaria, e incluso en algunos casos se practica ya el temazcal,  ejemplo es  el Hospital General de Zona en Campeche de la  Secretaría de Salud, que tiene un Hospital donde trabajan conjuntamente los curanderos mayas y los médicos alópatas; otro similar hay en Nayarit; y en Puebla son cinco los nosocomios  con esta modalidad. 

Herbolaria, una práctica para siempre

Aún con los avances de la biomedicina y la genética, la herbolaria siempre será una herramienta útil y necesaria en la atención médica; “siempre estará vigente, aunque exista todo lo nuevo, dentro de la medicina, la herbolaria es parte de lo que ha sido nuestro bagaje cultural en el aspecto de la medicina tradicional popular”, sostuvo Abigail Aguilar Contreras.

Recordó que en el seno familiar siempre la mamá, un tío o los abuelos saben de plantas medicinales y siempre existe en la alacena los tés de mayor uso como de manzanilla, hierbabuena, tila, etcétera.

Destacó que el origen de las medicinas se encuentran en las plantas, “por ejemplo, la famosa disprina que todo mundo utiliza, pues sale del sauce, que es un arbolito del cual se saca el ácido acetil salicílico (…) Hay otro medicamento que se usa ahora mucho en el cáncer, aunque es muy caro, pero viene de otro árbol que es un tacsus, la medicina alopática, sus bases principales, sus fármacos principalmente, están fundamentados en los principios activos de las plantas”.

Cuidado con la dosis

Precisamente porque tienen sustancias activas, es necesario tener precaución. “Hay una frase muy común que dice, no pues tomate un tecito de tal planta,  porque como es natural, si no te hace bien, tampoco te hace mal, cuidado, cuidado, las plantas no son inocuas (…) por lo tanto hay que darlas en su justa medida, en su justa dosis y no abusar de ellas”.

El Herbario del IMSS ha realizado un trabajo desde hace 30 años, es el primer herbario floral de México y del mundo y cuenta con el registro de 15 mil 485 plantas medicinales, más otro documento sacado en bibliografía.

Sin embargo, acotó Abigail Contreras, todavía no se conoce toda la herbolaria mexicana, pues es sumamente extensa,  sólo se debe considerar que es el  cuarto país con mayor riqueza herbolaria y floral.

Trabajo en conjunto

Por esta razón ha existido una estrecha relación con los curanderos, “son los maestros, el herbolario ha realizado  investigación etnobotánica, que  estudia la relación del hombre con las plantas y cómo las aprovechamos como medicamentos (…) Hay que ir con el curandero y curandera, entablar una amistad con ellos, recolectar con ellos las plantas medicinales para que no haya pierde, que tengamos algún error, posteriormente se  buscan nombres científicos de la planta, con la identificación botánica, podemos  ver si ha sido trabajada a nivel mundial o nacional en el aspecto experimental y entonces ya formulan sus modelos farmacológicos”.

Destacó la importancia de esta labor para evitar errores, como en investigaciones realizadas en Estados Unidos, donde se fueron a buscar por todo el mundo plantas para la cura del cáncer, el problema es que en cada etnia el significado de “cáncer” es diferente, en algunos puede ser una cortada, una lesión interna, y no tumoraciones como se conoce en la medicina alopática.

Diferencias entre medicinas alópatas y hierbas

De acuerdo a la documentación de la Secretaría de Salud y del IMSS, las plantas curan basándose en pócimas, debiéndose conocer la forma en la que deben de prepararse, por lo que no cualquier persona puede hacerlo.

En esta combinación de plantas y/o flores sólo hay una sustancia en específico que sirve para aliviar o curar un determinado padecimiento o dolencia, y hace sinergia con el resto de los componentes, esto es lo que la hace efectiva como medicamento.

Por su composición, la pócima es más suave en sus sustancias y, por ende, también es más lenta en la cura de un padecimiento.

En cambio, la medicina moderna lo que hace es obtener de una planta específica sus diversas sustancias y las analiza, aquella  que encuentra dentro de su análisis experimental de farmacología realiza pruebas de protocolos con animales y si se demuestra su eficacia, se procede a la elaboración del fármaco, que es más rápido porque no tiene combinaciones y ataca directamente a la enfermedad.

 

*Abigail Aguilar Contreras, maestra en Ciencias y en Etnobotánica, fundadora del primer herbario medicinal de México y de América Latina. Actualmente es jefa del Herbario de la Coordinación de Investigación en Salud del Instituto Mexicano del Seguro Social, el cual fundó ella misma en 1981.

Es integrante de la Sociedad Botánica de México, del Comité de Productos Naturales de la Farmacopea Herbolaria de la Secretaría de Salud, y de la International Society of Ethnobiology, de la Economic Botany Society, de la Sociedad de Historia y Filosofía de la Medicina, vicepresidenta de la Asociación Mexicana de Etnobiolgía, entre otros organismos. 

Es autora de cuatro libros de plantas medicinales y tóxicas de México y de diversos artículos relacionados con el tema.
 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: