Unión familiar para evitar maltrato infantil: UNAM

El desarrollo de políticas gubernamentales que promuevan la convivencia sana y la comunicación en la familia evitará el maltrato contra niños.

30/04/2013 8:58
AA

El maltrato infantil en México afecta o vulnera a alrededor de 39 millones de niños y adolescentes, el problema es que los hogares, en donde niños y jóvenes deberían sentirse protegidos componen el escenario de la violencia, señaló Silvia Solís San Vicente, de la Escuela Nacional de Trabajo Social (ENTS) de la UNAM.

La especialista refirió que para controlar esta situación, es necesario que los gobiernos generen políticas sociales que fomenten la convivencia familiar basada en el respeto y la buena comunicación, lo que a su vez generará relaciones sanas entre los individuos y los miembros de la familia.

De acuerdo con cifras de UNICEF México, el 60% de los niños ha sufrido alguna clase de violencia familiar, o bien, dentro de la escuela.

La especialista señaló que esto es producto de un problema cultural, ya que no existe responsabilidad respecto al bienestar de los menores, ni hay un ambiente de comunicación y respeto dentro de los hogares.

Otra situación se desprende del fenómeno, relacionándose con el aspecto cultural, ya que en muchos casos ambos padres de familia deben ausentarse de casa para trabajar y los niños se quedan al amparo de cuidadores, por lo que “el niño pierde el sentido de autoridad. En la mayoría de los casos, las personas a cargo no tienen el cariño, atención, dedicación y sensibilidad para atenderlos adecuadamente”, indicó Silvia Solís.

Maltrato físico y emocional

Los castigos físicos son, de acuerdo con la especialista, la forma más común de expresión de violencia infantil en México, situación que afecta también el aspecto emocional del niño, ya que no existe comunicación entre padres e hijos.

Indicó también que este tipo de manifestaciones revelan que los padres de familia ventilan sus frustraciones en sus hijos, lo que orilla a los niños a no tener un buen desarrollo personal ni emocional.

Pero no son sólo los golpes, sino que los apodos e insultos que les profieren “dejan cicatrices emocionales, que repercuten en el desarrollo de la personalidad, que se gesta en los dos primeros años de vida. A partir de esta edad, los padres son responsables de respetarla, cultivarla y motivarla”, explicó la especialista.

Esta situación tiene repercusiones en la vida social y académica del niño, ya que se vuelven niños inseguros, que terminan siendo víctimas de bullying en sus escuelas y su rendimiento escolar va en detrimento.

Sin conciencia de su sexualidad

Otra manifestación de violencia infantil, considerada como la más lacerante, es el abuso sexual, el cual consiste no sólo en la violación sino en tocamientos a los que es obligado el niño, el cual no tiene aún una conciencia respecto a la sexualidad.

Respecto a esto, la experta indicó que si bien en estos casos los niños optan por guardar silencio, existen diversas manifestaciones con las que se expresan quizás inconscientemente, como: no controlar sus esfínteres, aislarse del núcleo familiar, rehusarse a ser tocados, no querer ir a la escuela ni relacionarse con otros niños, señales ante las cuales los padres deben poner especial atención.

Finalmente, la especialista señaló que es necesario desarrollar programas educativos para fomentar entre los niños y los jóvenes “la importancia de organizar un proyecto de vida con metas claras, que inculquen la relevancia del ejercicio de la paternidad responsable y la importancia de conocer y ejercer sus derechos, además de asumir responsabilidades, concluyó”. (Fuente: UNAM)


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: