Utensilios de cocina aumentan colesterol

Un estudio encontró que los químicos utilizados para recubrir las vajillas y otros materiales de cocina aumentan el colesterol malo en niños.

07/09/2010 1:16
AA

Los químicos utilizados para recubrir utencilios de cocina y otros materiales ap rueba de agua aumentan el colesterol en los niños, de acuerdo con lo encontrado en un estuidio realizado por investigadores estadounidenses.

Al comparar el nivel de coloesterol entre niños cque han estado en menor contacto con estós químicos, la medición de los más exúestos arrojaban números mucho mayores de colesterol total y de liporproteína de baja densidad, conocida como colesterol malo.

Los resultados no prueban que la exposición a estos químicos, llamados ácidos perfluoroalquilos, provocó las mayores lecturas de colesterol, pero muestran una relación y sugieren la necesidad de más estudios, señalaron Stephanie Frisbee, de la West Virginia University, y colegas. Los hallazgos fueron publicados en Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine.

Los investigadores estudiaron otras sustancias como el ácido perfluorooctanoico (o PFOA) y el sulfonato de perfluorooctano (PFOS). Las cuales llegan a las personas a través del agua, el polvo, los envases de alimentos, el aire, las palomitas de maíz para microondas y la exposición en el lugar de trabajo, y pasan por la leche materna y el cordón umbilical, según los expertos.

Además, un estudio realizado en animales sugirieron que el ácido perfluoroalquilo puede afectar el hígado, lo que podría generar cambios en los niveles de colesterol.

Frisbee y sus colegas examinaron los niveles de colesterol en muestras de sangre tomadas a más de 12 mil niños de la zona del valle del Río Ohio, en Estados Unidos, los cuales entraban en contacto con el PFOA a través del agua que bebían.

Los chicos y adolescentes que participaron de la investigación presentaban más PFOA en sus cuerpos que el promedio nacional, mientras que las concentraciones de PFOS se mantenían cerca de la lectura media del país norteamericano.

Los niños y jóvenes con la mayor concentración de PFOA tenían niveles de colesterol total 4.6 puntos mayores y de LDL 3.8 puntos por encima de aquellos con las menores cantidades del ácido.

Bernard Weiss, de la University of Rochester en Nueva York, experto en toxinas que no participó de la investigación, manifestó que los ácidos perfluoroalquilos son una neurotoxina conocida.

“Interfieren en el desarrollo cerebral, lo que deja su marca en las funciones conductuales, como el desempeño cognitivo”, indicó Weiss en un comunicado.

Los potenciales efectos sobre la salud de diversos químicos, como el bisfenol A presente en el plástico usado en biberones y otros productos, se están volviendo una preocupación creciente entre las autoridades sanitarias estadounidenses, canadienses y europeas.


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: