Várices, cuando la sangre no regresa al corazón

Los síntomas son: dolor, pesadez, ardor, venas inflamadas, calambres, sensación de hormigueo y fatiga, explica experto a SUMEDICO.

26/05/2011 10:04
AA

Expertos antropólogos afirman que uno de los costos del ser humano al evolucionar,  erguirse para  adquirir una posición bípeda, colocándose así al  corazón  a una mayor altura, son las várices.

Así lo refirió en entrevista con SUMEDICO el  especialista Miguel Angel Sierra Juárez, integrante de la Sociedad Mexicana de Angiología y Cirugía Vascular, al precisar que la posición bípeda provoca que cueste un mayor trabajo para sistema circulatorio  el que la sangre retorne de la base de los pies al corazón.

Incluso, una de las bases más sólidas para esta hipótesis, es que los mamíferos que andan en cuatro patas, no sufren de várices.

El angiólogo, certificado por el Consejo Mexicano de Cirugía,  explicó que las venas primarias, es decir las periféricas,  son las encargadas de retornar la sangre de los pies  hacia el corazón, “pues en el pie no hay una bomba, entonces la suma de factores como la altura hasta el corazón,  la cantidad de sangre y la fuerza gravitacional, hace que la sangre de las venas se colapse en las piernas y  se formen unos callitos venosos que llamamos várices”

Esta irregularidad provoca síntomas molestos como:

  • Dolor
  • Generación de venas tortuosas (inflamadas)
  • Aparición de un cordón venoso
  • Pesadez y ardor
  • Calambres
  • Sensación de hormigueo
  • Hinchazón del tobillo
  • Sensación de estar hinchado
  • Picazón
  • Fatiga

Apuntó que clínicamente no se ha establecido una causa de la formación de várices, pero sí se reconoce el factor de la herencia, esto es que de acuerdo a la genética familiar existe la posibilidad de que no se cuenten con un tejido de colágeno suficiente en las venas, por lo que estas se hacen laxas y van a dejar de funcionar tempranamente.

Precisó: “La sangre no regresa de forma súbita del pie al corazón, hay varias puertas que llamamos válvulas las cuales están compuestas de colágeno; si estas válvulas se descomponen, en lugar de permitir que el fluido de sangre se mantenga uniforme hacia arriba, lo que va a suceder es que al no poder subir porque las válvulas están semi cerradas, pues su recorrido  va a ser descendente.

“De hecho la enfermedad venosa se basa en un concepto muy claro que es la hipertensión venosa,  donde hay presión de las venas por retorno de la sangre y por eso se forman los vasos dilatados que llamamos várices”.

A esto se agregan factores coadyuvantes, es decir causas externas que pueden favorecer el acelerado desarrollo de esta enfermedad, como son:

  • Obesidad, pues el exceso de peso abdominal aumenta la presión en las venas
  • La falta de actividad física, que facilite la circulación
  • Permanecer sentado o de pie por mucho tiempo

El doctor Miguel Angel Sierra refirió que si bien no hay una cura como tal para las várices, sí es posible detener su crecimiento con cuidados personales, como:

  • Mantenerse en su  peso, de acuerdo a estatura y edad, para no aumentar la presión venosa
  • Utilizar una media con presión especial
  • Ejercicio aeróbico basado en la caminata
  • Evitar estar mucho tiempo en una sola posición, sea sentado o de pie

La alimentación no tiene relación con la enfermedad venosa, sólo en caso de obesidad.


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: