Vasectomía: ¿qué es y cuántos tipos hay?

En el 90 por ciento de los casos, esta operación es reversible

17/11/2017 2:07
AA

En la actualidad el proceso de vasectomia no es doloroso y la recuperación es inmediata.

La vasectomía es una intervención sobre los conductos que permiten que los espermatozoides se trasladen desde los testículos hasta el resto de estructuras que conducen a la uretra. Sólo el 10 por ciento del semen está formado por espermatozoides.
La cirugía interrumpe el paso de los espermatozoides por el conducto deferente, que impulsa el esperma hacia afuera por las contracciones de músculo liso sin afectar al resto del líquido seminal que se forma en el resto de estructuras del sistema reproductivo, hasta su salida en la eyaculación.

¿La vasectomía afecta la vida sexual?

Natalio Cruz, coordinador Nacional del Grupo de Andrología de la Asociación Española de Urología, explicó que luego de la cirugía, el funcionamiento sexual continúa, ya que el semen se constituye 90 por ciento por fluidos y el 10 restante por espermatozoides.
Añadió que para muchos hombres la intervención supone una mejora en sus relaciones sexuales, pues los libera de la necesidad de uso del preservativo.
El proceso no puede revertirse e implica la imposibilidad de ser padre, aunque el porcentaje de éxito en las operaciones supera el 90 por ciento y es posible rescatar los espermas que el organismo sigue produciendo para utilizarlos en procesos de reproducción asistida.

¿Cómo se realiza la vasectomía?

La vasectomía dura aproximadamente 20 minutos y tiene un postoperatorio con pocas molestias dolorosas en las primeras 24 horas, molestias leves dentro de las 48 horas y mínimas en los siguientes días. Existen diferentes tipos clasificados según la manera en que se realiza:

Vasectomía clásica: Consiste en un par de incisiones realizadas en el escroto, una a cada lado, que permiten localizar el conducto deferente, seccionarlo y ligar ambos extremos. Se realiza con anestesia local, no tiene complicaciones, sólo pequeñas molestias o moretones pequeños.

Vasectomía sin bisturí: Se utilizan un par de pinzas, una de ellas con terminaciones afiladas y la otra con extremos que forman un anillo, con ellas se consigue realizar una mínima punción en el escroto para localizar el conducto deferente que se exterioriza, se secciona y se liga. No existen puntos ni sutura.

Vasectomía sin bisturí ni agujas: Se utiliza un dispositivo que infiltra anestesia con aire comprimido a alta presión atravesando la piel y alcanzando la profundidad suficiente para adormecer la zona necesaria para realizar luego una cirugía sin bisturí. Así, se minimizan las molestias para el paciente.

Con la vasectomía, el organismo autodestruye los pocos espermatozoides que se producen a medida que “envejecen” y se deja espacio para los más “jóvenes” que van quedando inactivos, aunque pueden ser rescatados en el futuro para posible tratamiento de fecundación in-vitro.
Luego de dos o tres meses de la intervención, se realiza un análisis del semen para comprobar que no existen en él espermatozoides y retirar todo método anticonceptivo.
En ese sentido, el especialista señaló que esta operación es reversible en un 90 por ciento de los casos, a través de una vasovasostomía, una microcirugía en la que se realiza una recanalización de los conductos deferentes del paciente al que se le practicó una vasectomía, restaurando su fertilidad.

1 comentario

    mercedes rolon noviembre 4, 2016 a las 12:28 am

    es posible que se haya realizado vasectomia en un solo escroto? es posible que se haya realizado un corte unico como basectomia?en que parte se corto si se realizo de esa forma.

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: