Vejiga hiperactiva daña estilo de vida

La urgente necesidad de ir al baño impide a muchas personas dar un mejor rendimiento laboral o daña su vida sexual.

29/02/2012 10:10
AA

La vejiga hiperactiva es un síndrome en el que el paciente tiene una urgencia por orinar, la necesidad es frecuente y ocurre de día y de noche, en el 30% de los casos hay incontinencia urinaria y no se alcanza a llegar al baño.

En entrevista con SUMEDICO, el especialista José Luis Campos (*) señaló que en Estados Unidos y Europa el 17% de la población lo presenta, en las mujeres después de la menopausia es un problema que se acentúa por razones hormonales, y en el hombre cuando tiene problemas de próstata agrandada.

Asimismo señaló que hay dos tipos de vejiga hiperactiva, la idiopática en donde no se conoce la razón por la que se presentó y la neurológica, cuando es consecuencia de la Enfermedad vascular cerebral o los infartos.

Esta enfermedad se asocia mucho con la tercera edad y por ello es que muchas personas mayores, “lo ven como normal y no se tratan porque creen que forzosamente es una condición de la edad y no es así”, afirmó el especialista.

Sin embargo es también una enfermedad que puede ser presentada por niños, adolescentes y jóvenes, y sin importar la edad del paciente, este comienza a aislarse y a quitarse oportunidades y vivencias cuando se percata que la presenta, afirmó el doctor.

 “Las personas empiezan a acudir solo a sitios en donde saben que hay un baño cerca, que los traslados no son muy grandes, empiezan a no salir, a eliminar su vida social, no hacen ejercicio e incluso dejan de trabajar porque no pueden desatender sus labores por estar acudiendo al baño con tanta frecuencia”, dijo.

El especialista además agregó que “en lo familiar y lo social no quieren ni subirse al carro porque ya saben que se van a mojar, o en las noches por estarse levantando no descansan y por lo tanto su rendimiento al otro día es bastante malo”.

Pero no solo eso, sino que el doctor Campos recordó el caso de una paciente que rechazó una beca en el extranjero terminando su carrera, porque le daba pena tener que estar tan seguido en el baño.

Vejiga hiperactiva puede destruir parejas

Otro de los problemas mencionados por el especialista cuando se tiene este problema es que las personas empiezan a deteriorar su vida de pareja porque no pueden tener relaciones sexuales, tanto porque huelen a orina y les da pena, como por que no puedan terminar el acto sexual sin tener que interrumpirlo varias veces para ir a orinar.

Y aunado a todos los problemas que esta situación les causa en su vida personal y social, también les afecta medicamente, porque al permanecer mojados o usar pañales, aumenta el riesgo de presentar infecciones urinarias, incluso los riñones pueden verse comprometidos porque puede ocurrir un reflujo de la orina hacia estos por lo apretado que está el esfínter o la vejiga.

¿Cuál es la alternativa?

El especialista señaló que para tratarlo hay píldoras que relajan de forma muy eficiente la vejiga y que sirven maravillosamente para aquellos pacientes que presentan la enfermedad de tipo idiopático, y que es la única que podría curarse.

Pero a quienes presentan la enfermedad neural, pueden servirles o no, pero es un tratamiento que no puede tomarse de por vida porque causa boca seca o estreñimiento que en realidad también perjudican la calidad de vida del paciente.

Y para los casos en donde las píldoras de antiomuscarinicos, no funcione o no pueda combinarse con tratamientos para diabetes o hipertensión por ejemplo se aplica la toxina botulínica A, Botox, directamente inyectando la vejiga o el esfínter para que se relaje.

Este tratamiento advirtió el médico necesita de anestesia porque son de 20 a 30 piquetes en la zona por medio de una sonda que se introduce por la uretra.

“Muchos pacientes se ponen sondas para orinar, pero no logran vaciar la vejiga por completo, y con el tratamiento de la toxina logran introducirla con más facilidad y logran vaciar completamente la vejiga”.

El especialista afirmó que los pacientes del tipo idiopático con dos aplicaciones podrían quedar curados, mientras que los neurales tendrían que aplicarse el tratamiento de por vida, y es cada nueve meses aproximadamente.

El tratamiento está disponible en el IMSS e ISSTE, está cubierto por los seguros de gastos médicos mayores particulares, y en caso de no contar con ningún tipo de protección el paciente gasta alrededor de cuatro mil 500 pesos por un vial de 100 unidades.

(*) Dr. José Luis Campos
Médico urólogo
Miembro de la Sociedad Mexicana de Urología
dr.campos@gmail.com
 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: