Vida equilibrada da buena salud

Mantener un balance entre las áreas de la vida como trabajar, descansar y dormir generan satisfacción y buena salud, dijo especialista.

21/06/2012 9:15
AA

Cuando no hay equilibrio entre las principales fases de la vida de una persona, como dormir, trabajar y divertirse, es posible que se desaten malestares y algunas enfermedades como ansiedad, depresión y estrés, señaló a SUMEDICO la psicóloga Patricia Molina (*), especialista en Psicología del Trabajo. 

En el siglo XIX, un carpintero neozelandés, llamado Samuel Parnell, aseguró que “los hombres tienen ocho horas para trabajar, ocho horas para dormir y ocho horas que deben ser para su recreación y para ellos mismos”, sentencia que obligó a las autoridades de aquel entonces a considerar una reducción en las horas de trabajo.

Por su parte, Ignacio Buqueras, Presidente de la Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles, asegura que la prioridad debe ser lo personal y posteriormente lo laboral, sin que esto afecte la productividad de las empresas.

“Es verdad que el ser humano debe trabajar, dormir y descansar o divertirse para lograr una buena salud física o emocional, sin embargo, considerar que deben ser ocho horas para cada una de dichas actividades es arriesgado, ya que hay personas que pueden dormir un poco menos de ocho horas y tener un sueño reparador, y hay quienes necesitamos dormir más para poder descansar”, aseguró la especialista.

La terapeuta, especialista en psicología laboral, añadió que lo importante en este caso es tener un equilibrio, para poder tener un buen estado de salud general.

“Si nos vamos a la definición de salud, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se trata de un estado de bienestar en los aspectos físicos, mentales y sociales, y esto es el conjunto de recursos para vivir bien, de ahí que se diga que las personas tienen que cuidar varias áreas de su vida, entre ellas trabajar, dormir y descansar”, explicó.

De acuerdo con la especialista, a la mayoría de la gente el trabajo nos hace sentir bien, productivos, satisfechos, realizados, motivados, sobre todo si estamos en un empleo que nos gusta, en donde se nos valora y hay planes y programas para la motivación y la satisfacción; no obstante es importante cuidar el equilibrio de las diferentes áreas de la vida.

“Salud es igual a bienestar. Una persona con bienestar es quien procura estar en orden en todos los aspectos, tanto en el trabajo como con la familia y cuestiones financieras, espirituales, saludables y mentales. Se divierte, pero también tiene tiempo para sí misma. Aquí entran muchos factores para el bienestar y cada persona le da el tiempo necesario, de acuerdo a sus prioridades, tratando de buscar sentirse bien y satisfecho. Entendemos entonces que el bienestar de las personas está relacionado con cómo puede manejar estas áreas y el grado de satisfacción que tiene en general”, señaló.

Dormir ocho horas puede ser más que suficiente para algunas personas, no obstante, según la especialista, entre adultos existen personas cuyo descanso se completa en cinco horas.

“Todos tenemos un termómetro interno que te dice si estás cansado o no, si te gusta algo o no, si estás contento o triste, estresado o confiado, pero uno le da la prioridad a las diversas áreas según lo que necesites. Puedes pasar más de ocho horas en el trabajo, por una cuestión intempestiva, y haces la excepción, también cuando vas a una reunión y duermes poco, pero a la mañana siguiente te sientes bien, vas compensando los tiempos y la importancia, pero alrededor de esto, lo que queda claro, es que necesitamos motivaciones para poder vivir bien”, señaló la psicóloga.

De las diferentes áreas de la vida, la que más debe sobresalir es el trabajo, ya que se tienen que cumplir ciertas horas para recibir un sueldo y poder sobrevivir; dormir también es esencial, aunque existen casos de personas que prefieren dormir menos; y en el caso del ocio y la diversión, hay cierta importancia porque puedes pasar el tiempo con tu familia, informándote o haciendo otro tipo de cosas que generen ese balance importante.

Sin embargo, cuando el equilibrio no existe, es posible comenzar a sentir algunos malestares, síntomas, más que enfermedades en sí, pero que deben ser atendidos.

“Cuando no existe un balance entre las áreas de tu vida, ésta puede verse afectada por problemas de salud que comienzan como llamadas de atención, por ejemplo, puedes sentirte irritado, cansado, con actitudes negativas, mostrando siempre mucho pesimismo, y esto se traduce con dolores de cabeza, baja concentración, y algunas enfermedades que se generan a partir del desequilibrio, como pueden ser estrés, ansiedad y depresión, que son las más frecuentes”, señaló.

Finalmente, la psicóloga hizo hincapié en equilibrar los momentos y las necesidades, más que ser estricto en el tiempo que se va a dedicar a ciertos momentos de la vida, compensando tiempos pero tratando de mantenerse felices y saludables.

(*) Psic. Patricia Molina
Especialista en Psicología del Trabajo
paty.molinaa@hotmail.com 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: