Videojuegos estimulan la concentración

Encuentran que este tipo de entretenimiento estimula el desarrollo de atención y habilidades visuales.

12/08/2013 5:02
AA
Los videojuegos no vuelven a las personas más distraídas, como se pensaba, pero sí reducen su capacidad para inhibir el comportamiento impulsivo. Esta fue la conclusión de la Universidad Estatal de Iowa que realizó el primer estudio combinado sobre efectos positivos y negativos de los videojuegos y lo presentó el pasado 4 de agosto en la 121 Reunión Anual de la Asociación Americana de Psicología, en Honolulu, Hawai.
 
Según el primer análisis de resultados, las personas que usan videojuegos en los que se simulan situaciones de tiroteos y disparos en primera persona, como Halo o Unreal Tournament debe tomar decisiones rápidamente, lo cual estimula el desarrollo de atención y habilidades visuales en los jugadores, pero tiene un costo. Según la investigación encabezada por el doctor Craig Anderson, estos videojuegos reducen la capacidad de las personas para inhibir el comportamiento impulsivo. 
 
“Esta reducción en lo que se denomina Control Proactivo de Ejecución parece ser una forma en que los juegos de video violentos pueden incrementar el comportamiento agresivo”, indicó el reporte del estudio en el que se estudiaron  voluntarios que no eran jugadores frecuentes de videojuegos y se dividieron en tres grupos: una tercera parte participó en jugos de tiroteos tipo Unreal Tournament, otra tercera parte usó juegos de construcción y planeación tipo Sims y el resto no jugó ningún juego. 
 
El experimento duró once semanas, donde aquellos que estaban en grupos con videojuegos dedicaron por lo menos 50 minutos diarios a esta actividad, mientras que el resto estaba en otras actividades que no involucraban a consolas para jugar en video. Al principio y al final del estudio se les hicieron exámenes sobre niveles de atención y control de impulsos. 
 
El hallazgo fue que en los dos grupos de personas que usaron videojuegos se elevó la capacidad de concentración visual, pero en aquellos donde el usuario debería realizar disparos, en escenarios virtuales, para sobrevivir, el control de impulsos bajó.
 
Craig Anderson, es el Director del centro para el estudio de la violencia en la Universidad Estatal de Iowa. Explica que la capacidad de las personas para anular los impulsos agresivos depende en gran parte la capacidad del buen Control Proactivo de Ejecución.
 
Para entender ese tipo de control,  psicólogos sociales están buscando cómo una variedad de factores -incluyendo el alcohol, la ira y la exposición de los medios de comunicación- afectan esa capacidad. 
 
Dos tipos de procesos de control cognitivo juegan un papel importante: proactivo y reactivo. El control cognitivo proactivo implica mantener información activa en la memoria a corto plazo para su uso en acciones posteriores. A su vez, el control reactivo es más de un tipo de decisión súbita o just in time que no necesariamente se apoya en la memoria de corto plazo.
 
Televisión y violencia
En otro estudio, Anderson y Edward Swing, también de la Universidad Estatal de Iowa, evaluaron los hábitos de TV y videojuego de 422 personas  para examinar los vínculos entre el tiempo de la pantalla y problemas relacionados con la atención y la agresión.
 
De acuerdo con las investigaciones en esta área, encontraron que la exposición a programas violentos sí tiene una asociación directa con mayor agresividad, hostilidad y ataques de ira, mientras que la exposición a programación de TV convencional no se relacionó significativamente con agresión.
 
La agresividad impulsiva, por definición, es un comportamiento que ocurre automáticamente, o casi automáticamente, sin evidencia de cualquier inhibición o pensamiento sobre si se debe llevar a cabo, dice Anderson. 
 
Los experimentos hallaron que los problemas de atención interfieren con la capacidad de las personas para inhibir inadecuado comportamiento impulsivo, dice Anderson.
 
“La mayoría de los contenidos que actualmente se consumen a través de pantallas, como la televisión, películas y videojuegos son de ritmo rápido y esencialmente entrenan el cerebro para responder rápidamente a los cambios rápidos en imágenes y sonidos”, dice Anderson.
 
“Los juegos de video violentos, en particular, están diseñados para exigir una respuesta rápida a los cambios en la pantalla. Lo que esos medios trepidantes no entrenan es cómo inhibir la primera respuesta casi automática”, concluyó. 

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: